Fuente: La Nueva España, 26 de junio de 2005

Resúmen de la noticia:

Los hijos de la parricida de Vetusta están recibiendo ayuda psicológica desde el mismo día en que sucedió la tragedia.

El pasado día 13 de Junio, los menores, de 10 y 14 años, quedaron huérfanos a raíz del apuñalamiento del padre por la mujer y del posterior suicidio de ésta. Desde ese mismo día, el psicólogo José Ramón Prado, miembro del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica General de Oviedo, perteneciente a la Consejería de Educación, están atendiendo a los niños.

En declaraciones recogidas por el periódico local La Nueva España, del 24 de Junio afirma que: en situaciones como esta el primer paso es «poner todos los esfuerzos para tratar de recuperar lo antes posible la normalidad que se ha visto rota por la tragedia; hay que tener en cuenta que ambos han pasado de una situación de normalidad, segura, estable y predecible, a todo lo contrario».

Ver noticia completa