Los usuarios de los servicios de salud asturianos consideran que se debe aumentar el número de psicólogos clínicos, con el objetivo de mejorar la atención a los usuarios (frecuencia de las citas) y evitar la sobremedicalización de las enfermedades mentales. Ésta es una de las conclusiones de un informe publicado por la Sociedad de Psicología Clínica de Asturias (SOPCA), bajo el título de El ejercicio profesional de la psicología clínica en el servicio de salud del Principado de Asturias: análisis de la situación y propuestas para su normalización. En dicho informe, se analizan las necesidades y demandas del sistema sanitario del Principado de Asturias (SESPA) y se comparan con el entorno nacional y europeo. Además, se proponen una serie de recomendaciones para mejorar la calidad de la atención que se presta en los servicios de salud de esta Comunidad Autónoma.

Tal y como muestran los autores del informe, la necesidad y demanda de atención psicológica es una reinvidicación constante que se recoge tanto en la Ley General de Sanidad, como en otros documentos y estrategias nacionales, europeas y mundiales.

En una encuesta realizada a profesionales de la salud, profesionales de la educación, miembros de asociaciones de pacientes y usuarios de servicios, -y recogida en el documento elaborado por la SOPCA-, la práctica totalidad de los encuestados considera que los tratamientos psicológicos son beneficiosos y eficaces, y que los psicológos deberían estar presentes de manera generalizada en todos los recursos y no únicamente en los centros de salud mental y en los hospitales. A este respecto, los encuestados consideran que la figura del psicólogo resultaría muy útil y necesaria en los servicios de emergencias, en los centros de Atención Primaria, en los servicios de pediatría, en los equipos de hospitalización a domicilio, en las unidades de dolor y también en otros centros vinculados con el ámbito laboral (equipos de salud laboral), educativo o social (como centros de planificación familiar o centros residenciales de menores, personas mayores o víctimas de maltrato).

La Sociedad de Psicología Clínica de Asturias reclama, basándose en el escaso número de psicólogos clínicos contratados en el SESPA en comparación con el resto de comunidades y de países europeos, la necesidad urgente de desarrollar el potencial de la psicología clínica en esta comunidad para mejorar de manera efectiva la calidad de las prestaciones asistenciales. Con esta finalidad, los autores del informe consideran que se debe aumentar el número de plazas de psicología ofertadas para el PIR, dotar con puestos de psicologo clínico a todos los dispositivos de salud mental (por ejemplo, unidades de hospitalización de agudos), reducir la eventualidad en los puestos de trabajo de psicología clínica, -que actualmente ronda el 50%-, y favorecer la implementación de psicoterapia como tratamiento de elección en muchos trastornos de salud mental en los servicios públicos de salud mental, entre otros aspectos.