El Servicio de Atención Psicológica (SAP) de la Universidad de Málaga (UMA) ha cumplido veinticinco años. El SAP es una Unidad Docente-Asistencial que nació en 1986 con el objetivo de ofrecer asistencia psicológica de carácter gratuito a la comunidad universitaria de la UMA, así como con el de desarrollar una formación clínica especializada a los alumnos de grado y postgrado de psicología.

Dada la larga andadura del SAP de la UMA y la importancia que tiene este tipo de servicios que ofrecen ya la mayoría de las universidades de este país, Infocop entrevista a Margarita Ortiz-Tallo, actual directora del Servicio de Atención Psicológica de la UMA y profesora en dicha Universidad. 

 
Margarita Ortiz-Tallo

ENTREVISTA

El Servicio de Atención Psicológica (SAP) de la Universidad de Málaga (UMA) abrió sus puertas hace ya 25 años. ¿Cómo se fraguó un proyecto como este? ¿Qué motivó la creación de un servicio como este?

El Servicio de Atención Psicológica de la Universidad de Málaga nace en 1986 para dar respuesta a una doble demanda. Por un lado, para cubrir la formación de alumnos de últimos cursos de psicología y, por otro, para atender los problemas de tipo psicológico que se plantean en la población universitaria y que, a menudo, pueden repercutir en el rendimiento académico o profesional de quienes lo sufren. Es la profesora Aurora Gavino quien comienza y desarrolla el proyecto inicial.

Este servicio cuenta ya con un cuarto de siglo, ¿cómo ha ido evolucionando desde sus comienzos hasta la actualidad? ¿Cuál es el status que el Servicio de Atención Psicológica de la UMA tiene en la actualidad?

En 1993, el servicio dependía de la Dirección General de Servicios Asistenciales de la Universidad de Málaga. Un importante incremento presupuestario permitió la contratación en régimen de prestación de servicios de cuatro profesionales para consolidar la labor asistencial. Se había producido un creciente número de demandas, tanto en cuanto a las necesidades de ayuda terapéutica para alumnos, profesores y Personal de Administración y Servicios (PAS), como en cuanto a la petición de orientación y colaboración con la escuela infantil de la Universidad.

También se institucionalizó la labor formativa con la colaboración en la docencia de la asignatura del prácticum de psicología y las prácticas de los alumnos del Curso de Experto (y posterior Master) en Psicología Clínica y de la Salud.

Se emprendieron proyectos de colaboración con otras instituciones públicas malagueñas (Policía Local, Instituto de la Mujer, Centros de Formación del Profesorado, etc.) y, lo que es más importante, se dotó al SAP de un reglamento que regularizaba su funcionamiento. Este reglamento fue aprobado por la Junta de Gobierno en su sesión del 15 de junio 1993.