El pasado sábado 10 de septiembre de 2011 se celebró el Día Mundial de la Prevención del Suicidio. Aunque se carecen de datos y estadísticas fiables que ayuden a comprender la magnitud real de este problema, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de un millón de personas en todo el mundo muere por suicidio al año. En Europa, como consecuencia de la crisis económica actual, se han elevado notablemente los índices de suicidio, tal y como advierten los últimos informes al respecto (Stuckler y cols., 2011).

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, la Federación Mundial para la Salud Mental (World Federation for Mental Health; WFMH) en colaboración con la Asociación Mundial para la Esquizofrenia y los Trastornos Asociados (World Fellowship for Schizophrenia and Allied Disorders), han puesto a disposición del público general un manual sobre Enfermedad Mental y Suicidio: guía para la familia para poder enfrentar y reducir los riesgos.

Dado que más del 90% de los casos de suicidio está asociado a trastornos mentales tales como la depresión, la esquizofrenia o el consumo excesivo de alcohol, el objetivo de esta interesante guía de la WFMH es proporcionar a los familiares y cuidadores de personas con enfermedad mental grave consejos y estrategias de actuación básicas para abordar y prevenir el suicidio en el entorno familiar.

La guía, elaborada con un lenguaje accesible para el público general, recopila información muy valiosa y completa sobre el abordaje del suicidio, basada en la evidencia científica y en la experiencia personal de numerosas familias, por lo que puede resultar de interés tanto para los afectados y familiares, como para otros profesionales de la salud en contacto con este problema.

De esta manera el manual incluye información sobre las causas de la ideación suicida o los mitos asociados al suicidio, pero también proporciona pautas básicas para identificar señales de alarma de aumento del riesgo de suicidio en personas con problemas de salud mental, habilidades de comunicación para manejar el tema del suicidio con el familiar afectado, así como estrategias de actuación para prevenir la ocurrencia del mismo (búsqueda de ayuda profesional, estrategias de protección frente a pensamientos suicidas, eliminación de armas u objetos peligrosos, elaboración de un plan de crisis familiar previo, etc.). Además, incluye dos capítulos sobre cómo actuar después de un intento fallido de suicidio en el entorno familiar (sentimientos comunes de las familias y afectados que han sobrevivido a un intento de suicidio y consejos de actuación) o después de un suicidio consumado (recuperación de los familiares tras la pérdida, manejo del estigma, etc.). El contenido específico de la guía se puede consultar en la Tabla 1.

Tabla 1. Índice de la guía sobre Enfermedad Mental y Suicidio