En septiembre de 2011, la Organización de las Naciones Unidades (ONU) celebró la Cumbre Mundial sobre Enfermedades No Contagiosas, a la que asistieron los principales jefes de estado y otros representantes políticos de alto nivel para elaborar estrategias mundiales de urgencia contra los problemas que plantea la tasa cada vez mayor de enfermedades crónicas no contagiosas. Este conjunto de patologías, -entre las que se encuentran los trastornos cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes-, constituyen la causa más prevalente de fallecimiento en el mundo (en concreto, son responsables del 63% de todas las causas de muerte a nivel mundial) pero, sobre todo, son la principal causa de fallecimientos "evitables".

Coincidiendo con la celebración de esta Cumbre Mundial (la segunda en la historia de la ONU que se centra en un problema de salud), la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo público un informe sobre la situación de las enfermedades no contagiosas en 193 países, entre los que se incluye España. El documento incluye información detallada sobre el porcentaje de muertes asociadas a este conjunto de enfermedades, así como el porcentaje de fumadores y de población inactiva y la tendencia poblacional de una serie de indicadores de riesgo para estas patologías en los últimos 30 años (tales como colesterol, presión arterial, índice de masa corporal y nivel de azúcar en sangre).

Los datos sobre nuestro país evidencian que el grado de impacto de estas enfermedades supera la media mundial. En concreto, en España las muertes prematuras por enfermedades no contagiosas constituyen el 91% de todas las causas de fallecimiento, de las cuales el 33% se deben a enfermedades cardiovasculares, el 27% a cáncer, el 9% a enfermedades respiratorias y el 3% a diabetes.

Otros resultados del informe muestran que alrededor del 26% de la población española es fumadora y el 52,1% no realiza ningún tipo de ejercicio físico de manera regular. En relación con la tendencia poblacional de algunos índices metabólicos de riesgo se observa que, si bien los niveles de presión arterial y de colesterol en sangre han disminuido desde la década de los 80, los niveles de azúcar en sangre y el índice de masa corporal han experimentado un notable incremento entre los españoles.

Tal y como señala Ala Alwan, miembro del Departamento sobre Enfermedades No Contagiosas y Salud Mental de la OMS, el informe pone en evidencia la necesidad de que los gobiernos adopten medidas centradas en la prevención y tratamiento de este conjunto de dolencias, ya que hoy en día constituyen la principal causa de muerte en el mundo y suponen un grave impacto para el desarrollo económico y social de los países.

Para acceder al informe completo pincha en el siguiente enlace:

Noncommunicable Diseases Country Profiles 2011

Artículos Relacionados
LA OMS SEÑALA LA NECESIDAD DE PREVENIR EL AVANCE DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS NO CONTAGIOSAS
LA DEPRESIÓN, PRINCIPAL RETO DE LA SALUD EN EL MUNDO
TRABAJAR CON CORAZÓN – 27 DE SEPTIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN
LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES, PRIMERA CAUSA DE MUERTE EN 2007
LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS, EN EL PUNTO DE MIRA DEL CONSEJO EUROPEO
MEDIDAS PARA COMBATIR LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS EN EUROPA
CUMBRE MUNDIAL DE LA ONU: UN IMPULSO PARA LA PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS