El pasado mes de septiembre, falleció el neurofisiólogo José Manuel Rodríguez Delgado, importante figura de la neurociencia nacional y mundial, que contribuyó con su trabajo al conocimiento del cerebro.

Rodríguez Delgado, que nació en Ronda en 1915, se trasladó a Madrid para cursar la carrera de medicina. Durante la Guerra Civil trabajó como médico, aunque tras la contienda tuvo que obtener de nuevo su título. Más tarde, cursó el doctorado en el Instituto Cajal de Madrid y, ya en 1946, se trasladó a EE.UU., a la Universidad de Yale, donde trabajó con el prestigioso filósofo John Fulton. En los años 70 regresó a España, para incorporarse a la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, y luego pasó a ser el director del departamento de investigación del centro Ramón y Cajal. En los últimos años, decidió regresar con su mujer a San Diego (California), donde vivió hasta su muerte.


José Manuel Rodríguez Delgado

Su experimento más conocido, publicado por The New York Times, es el que realizó para controlar las embestidas de un toro bravo mediante la estimulación eléctrica cerebral, a través de electrodos implantados. Fue, así, pionero en la implantación de electrodos cerebrales con el objeto de estimular eléctricamente zonas específicas cerebrales. Su hipótesis de partida consistía en que, con la estimulación cerebral de las zonas adecuadas, se podrían inducir o modificar conductas básicas de manera previsible (como la agresividad y el placer). Ahora sabemos que esto es así, y la estimulación cerebral profunda es una de las más nuevas alternativas terapéuticas en el tratamiento del dolor, Parkinson o depresión.

Uno de los sueños de este profesor, fue establecer comunicaciones directas entre el cerebro y el ordenador. Décadas después, el desarrollo de sistemas que permiten a parapléjicos operar brazos robóticos y otros artilugios mediante la conexión cerebro-ordenador, es una realidad.

En su libro más conocido, Control físico de la mente (1969), esboza cómo la neurociencia puede influir en la sociedad moderna y describe algunos de sus múltiples hallazgos en el campo de la neurología. Esta obra ha sido traducida a varios idiomas y reeditada en varias ocasiones.