Vicente Ponsoda

El pasado 29 de junio se celebró el cuarto seminario de la cátedra Modelos y Aplicaciones Psicométricos en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. El tema elegido este año fue el de Avances en medición de competencias. En los tres años anteriores, los asuntos centrales fueron la detección del falseamiento en los test de personalidad (2009), los test innovadores (2010) y los test administrados por Internet (2011).

El Instituto de Ingeniería del Conocimiento y la Universidad Autónoma de Madrid crearon en 2008 la cátedra de patrocinio MAP. Uno de sus objetivos es fomentar la medición en Psicología y ciencias afines, y facilitar a los profesionales de dichos campos el acceso a los últimos desarrollos en medición y evaluación. El seminario es la principal vía para alcanzar ese objetivo y acercar, en especial a los profesionales de los Recursos Humanos, los últimos avances en nuestro campo de especialización.

El número de asistentes este año fue apreciablemente mayor que el de los años anteriores (alrededor de 150), un indicador más del interés que despiertan las competencias. La conferencia invitada Concepto y medida de las competencias profesionales fue impartida por el profesor de la Universidad Complutense Santiago Pereda. En cuanto al concepto, explicó qué son y qué no son las competencias, y enfatizó su relación causal con un desempeño de calidad en un puesto de trabajo y organización concretos. En cuanto a la evaluación, expuso las ventajas e inconvenientes de las principales estrategias disponibles, como las pruebas situacionales (juego de roles, método del caso, los juegos de empresa, ejercicios de bandeja, ejercicios de presentación…), las pruebas profesionales, las discusiones de grupo, la entrevista de competencias, los centros de evaluación y los cuestionarios psicométricos. Finalizó su intervención con la recomendación de que todas las estrategias de evaluación tienen su sitio según sean las competencias a evaluar y las circunstancias.

Tras la sesión de posters y café, en un primer bloque con título Nuevos tipos de test para la medición de competencias, intervinieron David Aguado, Director de Innovación en Gestión del Talento del Instituto de Ingeniería del Conocimiento, y Carlos Pérez-Beltrán, Director de Recursos Humanos de Prosegur. David Aguado centró su intervención en los últimos desarrollos de los test informatizados innovadores, como son los test multimedia situacionales, los ejercicios de bandeja informatizados y los test de evaluación objetiva, y, brevemente, también comentó los test de realidad virtual. Se centró más en los test de evaluación objetiva, que son mini-juegos de los que se extraen indicadores de competencias transversales como la asunción de riesgo, tolerancia a la frustración, minuciosidad… Algunos de estos test se han incorporado al sistema de selección de Prosegur. Carlos Pérez-Beltrán informó de sus principales características y dio detalles de algunos de los nuevos test que se han incorporado recientemente al sistema.

Los ponentes del segundo bloque, Medición de competencias mediante procedimientos alternativos a los test, fueron la profesora Silvia Moscoso, de la Universidad de Santiago de Compostela, y Javier Sáez, Director General del departamento de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. La profesora Moscoso centró su intervención en los centros de evaluación y, especialmente, en la entrevista conductual estructural, de la que es una experta muy reconocida. Organización, comunicación oral, comunicación escrita, tolerancia al estrés, liderazgo, habilidades interpersonales… son algunas de las competencias que pueden evaluarse bien en los centros de evaluación. Los indicadores de validez de los centros de evaluación están entre los mejores disponibles para la predicción del rendimiento en el puesto de trabajo. Por su parte, con la entrevista conductual estructurada se pueden evaluar las competencias críticas específicas para un puesto. Se generan preguntas sobre cómo el candidato ha actuado en ciertas situaciones (incidentes críticos) y varios evaluadores evalúan las respuestas mediante una escala con anclajes conductuales. Estas entrevistas tienen una alta validez predictiva, pero requieren entrenamiento de los evaluadores y su puesta en marcha es más costosa. Javier Sáez expuso los buenos resultados obtenidos con la entrevista conductual estructurada para la selección de policías locales de Vitoria-Gasteiz. Las correlaciones operativas con diversas medidas de desempeño resultaron muy altas (alrededor de 0.6).

Como en las tres anteriores ediciones, los asistentes al seminario fueron, mayoritariamente, cualificados profesionales del mundo de las Organizaciones y algunos profesores universitarios interesados en la evaluación y/o medición de las características psicológicas. En este seminario tuvimos por primera vez una sesión de posters y más tiempo para el debate tras las presentaciones, pudiendo todos disfrutar de las atinadas observaciones y comentarios de la audiencia.

Más detalles de los contenidos expuestos en los seminarios pueden encontrarse en la página Web de la cátedra.