El pasado 19 de diciembre de 2011, la Comisión Europea sometió al Parlamento Europeo y al Consejo de Europa una propuesta de modernización de la Directiva Europea de Cualificaciones Profesionales (European Qualification Directive –EQD) 2005/36/EC. Esta Directiva, aprobada en el año 2005 por el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa, abordaba la problemática de la libre circulación de prestadores de servicios entre los Estados miembros, estableciendo unas normas para el reconocimiento mutuo de cualificaciones profesionales.

Sin embargo, inicialmente, en esa primera regulación la EQD se mostró restrictiva a la hora de permitir la movilidad entre profesionales (en 2009, tan sólo el 2,4% de la población de la Unión Europea trabajaba en un Estado miembro diferente al de su nacionalidad). Por esta razón, la Comisión Europea se ha planteado la necesidad de reformar este sistema de reconocimiento de títulos profesionales.

Como ya informó Infocop en su momento, el objetivo general de esta propuesta de modernización es el de simplificar las normas, haciendo el reconocimiento de cualificaciones más fácil y rápido en aras de promover la movilidad de los profesionales en la Unión Europea, y de establecer un sistema de alertas en los casos de malas prácticas.

Si bien la EFPA (European Federation of Psychologists Associations - Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos) está de acuerdo con el espíritu de esta modernización y con sus modificaciones, y reconoce su potencial para incrementar la movilidad de los psicólogos y otros profesionales en Europa, cree que en la propuesta existen algunas limitaciones y déficits que necesitan cierta atención. Por este motivo, ha planteado algunas enmiendas adicionales para garantizar su implicación como organización que representa a los psicólogos y psicólogas a nivel europeo en el nuevo sistema de reconocimiento.

En la actualidad, no existen unos estándares de cualificación uniformes para la psicología, y, a diferencia de otras profesiones cubiertas y protegidas por el denominado Sistema General, la profesión del psicólogo no es elegible para el reconocimiento automático. Dada esta situación, con las enmiendas propuestas se facilitaría la introducción de estándares uniformes para las cualificaciones educacionales de los psicólogos y abriría la oportunidad de un reconocimiento automático.

La EFPA destaca el papel de las organizaciones que representan a los profesionales a nivel europeo y considera que deberían ser consultadas tanto para establecer los estándares y los procesos de evaluación, como a la hora de proponer certificados, con el fin de evitar la confusión entre la población y los profesionales y utilizar adecuadamente su experiencia.

Dichas organizaciones, entre ellas la EFPA, poseen un nivel de experiencia relacionado con las respectivas profesiones a las que representan tanto en lo que se refiere a los requisitos de la educación profesional, como al entrenamiento y la práctica, así como también al asesoramiento a los profesionales en relación a los mencionados requisitos. Algunas de estas organizaciones profesionales han desarrollado ya en Europa amplios sistemas de certificación y/o de implantación de carnés profesionales como es el caso de FEANI´s Engineering Card o el EuroPsy de la EFPA, que, como ya saben nuestros lectores, es el sistema de certificación desarrollado específicamente para la profesión de psicólogo.

En opinión de la EFPA, la participación de las organizaciones profesionales y la creación de un interface entre sus carnés y el Carnet Profesional que propone la Comisión pueden ser relevantes para la efectividad de la nueva Directiva. En el caso del EuroPsy, destaca la importancia de que los requisitos para su solicitud y obtención sean compatibles con los de la EQD, ya que esto podría acelerar de forma considerable el reconocimiento de la cualificación profesional del psicólogo.

La propuesta de la Comisión Europea se encuentra actualmente bajo revisión. Por este motivo, y antes de que la CMI -Comisión del Mercado Interior- del Parlamento Europeo emita su informe final, la EFPA ha instado a las Asociaciones Miembros que la constituyen, entre ellas España, a que contacten con los representantes y Gobiernos de sus respectivos países, con el fin de informarles de las posibles implicaciones que la modernización de la Directiva tiene para la profesión del psicólogo, y para solicitarles que apoyen la inclusión de las enmiendas.

La EFPA por su parte, comunicará su posición y enmiendas a la CMI y a los partidos con representación en el Parlamento y continuará trabajando, junto con CEPLIS y otras organizaciones profesionales, para desarrollar una actividad de influencia en el proceso.

Para consultar las enmiendas propuestas por la EFPA, pincha el siguiente enlace: Propuesta de la EFPA