Dos tercios de la población mundial continúan expuestos a los riesgos asociados al consumo de tabaco. Esta es una de las conclusiones del último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la Epidemia Mundial de Tabaquismo -2013, donde se analiza la implantación de las medidas recomendadas por la OMS para reducir el impacto del consumo de tabaco de la población.

Tal y como se recoge en el texto, publicado el mes de junio, el tabaco constituye la principal causa de las muertes prevenibles en el mundo, siendo el responsable del fallecimiento de 6 millones de personas y de una pérdida económica de medio billón de dólares al año. Debido a la envergadura del problema, calificado de “epidemia”, en el año 2008 se constituyó el Convenio Marco para el Control del Tabaco, donde la OMS dio a conocer seis medidas básicas que han demostrado una buena relación coste-eficacia para combatir el impacto del tabaco en la población.

Estas seis medidas de control del tabaco basadas en la evidencia, que han resultado ser muy eficaces para reducir el consumo de tabaco, son conocidas como medidas “mpower” e incluyen:

  • Controlar y vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención.
  • Proteger a la población del humo de tabaco (a través de la creación de espacios libres de humo).
  • Ofrecer a la población ayuda para dejar de fumar.
  • Advertir a la población de los peligros del tabaco.
  • Hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.
  • Aumentar los impuestos del tabaco.

Desde la creación del Convenio Marco para el Control del Tabaco, la OMS ha realizado diferentes informes de evaluación sobre el grado de implantación de estas medidas a escala mundial.

De acuerdo al cuarto y último informe de esta serie (elaborado con los datos recogidos durante los años 2011 y 2012), se observa que si bien el número de países que ha implantado satisfactoriamente alguna de estas medidas con el máximo rigor se ha duplicado en menos de 10 años, en la mayoría de los países el establecimiento de este tipo de acciones sigue presentando lagunas importantes. En concreto, la OMS estima que dos tercios de la población mundial continúan “desprotegidos” del impacto del consumo de tabaco –es decir, que en los estados en los que habitan no se han implantado estas medidas de protección con el adecuado rigor y exigencia- y que el número de países donde las medidas se han implantado en su totalidad constituyen todavía menos de la mitad en el mundo.

Respecto a España, los datos evidencian que nuestro país cumple satisfactoriamente con la mayor parte de estas medidas, excepto en lo que respecta a la puesta en marcha de campañas en contra del consumo de tabaco (“advertir a la población sobre los riesgos asociados al tabaco”). De acuerdo a los resultados, entre los meses en los que se llevó a cabo la evaluación, España no implementó ninguna campaña nacional de al menos tres semanas de duración en este ámbito, a pesar de ser uno de los países de la Unión Europea en los que la prevalencia de consumo de tabaco diario todavía es moderada-alta (el 26% de la población española afirma consumir tabaco diariamente).

La comparación de los resultados de España con los del anterior informe de evaluación, muestra que nuestro país se mantiene en los mismos niveles de exigencia. Desde que entró en vigor en España la nueva Ley de Control del Tabaco (Ley 42/2010), se han producido notables avances en la reducción del porcentaje de fumadores y en la eliminación de la exposición al humo del tabaco en lugares públicos y en los centros de trabajo.

Estos buenos resultados, no obstante, se encuentran empañados ante la incertidumbre existente en la actualidad sobre la posible modificación de la ley antitabaco. El anuncio del Gobierno de introducir cambios para permitir fumar en los casinos del futuro complejo de Eurovegas ha sido recibido con preocupación por parte del Comité de la Alianza Europea por la Salud Pública (European Public Health Alliance – EPHA), que ha alertado al Ejecutivo sobre el grave retroceso que implicaría este cambio en la política sobre tabaco en nuestro país.

Por su parte, la OMS también insiste en la necesidad de que se avance a escala mundial para lograr el máximo grado de protección contra el tabaco, de tal manera que se pueda frenar la epidemia del tabaquismo y salvar millones de vidas. Tal y como señala el texto, “es preciso intensificar en todos los países los esfuerzos desplegados para incorporar todas las disposiciones del Convenio Marco de la OMS en los programas nacionales de control del tabaco”.

El documento está disponible en el siguiente enlace:

WHO report on the global tobacco epidemic, 2013

Artículos Relacionados
Carta de la Alianza Europea por la Salud Pública a Mariano Rajoy para que no se modifique la Ley antitabaco
Guía del NICE sobre reducción del daño asociado al tabaco
Los profesionales sanitarios se posicionan en contra de la modificación de la Ley antitabaco
La cronificación de los problemas de salud y el papel de la psicología
Alertan sobre aplicaciones para móviles que fomentan la adicción al tabaco
La UE publica el Eurobarómetro sobre actitud de los europeos hacia el tabaco
DÍA MUNDIAL SIN TABACO – LA IMPORTANCIA DEL PAPEL DE LOS PSICÓLOGOS
NUEVO INFORME DE LA OMS SOBRE EL ESTADO DEL CONSUMO DE TABACO EN EL MUNDO
“LOS EX-FUMADORES NO ABANDONAN”, NUEVA CAMPAÑA DE LA UNIÓN EUROPEA CONTRA EL CONSUMO DE TABACO
DÍA MUNDIAL SIN TABACO 2011, 31 DE MAYO