Con el fin de facilitar y promover la elaboración de políticas sanitarias que tengan en cuenta a los supervivientes de cáncer, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha presentado el Plan Integral de Atención a los Largos Supervivientes de Cáncer. El documento, que ha sido elaborado conjuntamente con pacientes y profesionales de distintas ramas de la ciencia, incluida la Psicología, identifica los problemas que deben abordarse para mejorar la calidad de la atención que se presta a este colectivo, así como define las principales necesidades que presentan los afectados en distintos ámbitos: recursos, organización, investigación, formación y sensibilización.

“Cada año curamos más tipos de cáncer y contamos con más supervivientes que requieren un seguimiento especial y coordinado con otras especialidades”, ha declarado Juan Jesús Cruz, presidente de la SEOM. En concreto, se calcula que la población española de largos supervivientes de cáncer, -definidos como aquellos pacientes libres de enfermedad, que ya no reciben tratamiento y que al menos ha transcurrido un periodo de cinco años desde el diagnóstico-, asciende al millón y medio en la actualidad.

“Tras la etapa oncológica intensiva, los supervivientes de cáncer suelen atravesar un periodo de transición en el que, a la vez que van disminuyendo las preocupaciones relacionadas con el pronóstico y el tratamiento, van a apareciendo nuevas inquietudes sobre el seguimiento a largo plazo, el control de la toxicidad diferida, el manejo de las secuelas físicas y psicológicas, la rehabilitación y la promoción de la salud y de los hábitos saludables”, ha informado el presidente de la SEOM. De ahí la urgencia de dar respuesta a los nuevos problemas, necesidades y demandas de esta población.

El Plan identifica los siguientes objetivos prioritarios en la atención a supervivientes de cáncer:

  • La detección y manejo de los problemas comunes que suelen afectar a los supervivientes: cansancio, dolor, depresión, relaciones interpersonales, adaptación emocional, social y laboral, y complicaciones reproductivas.
  • Monitorización de efectos secundarios de los tratamientos.
  • Detección de recidivas y segundos tumores.
  • Calidad de vida e identificación de necesidades del largo superviviente no cubiertas.
  • Satisfacción de los pacientes.
  • Optimización de los recursos asistenciales, evitando duplicidades, con la máxima accesibilidad al sistema sanitario por parte del paciente.

Asimismo, el Plan señala la importancia de la formación de los profesionales, la coordinación asistencial, la investigación, la participación del paciente en las decisiones sobre su tratamiento e incluye la elaboración de una Guía de Práctica Clínica dirigida especialmente al seguimiento de los largos supervivientes de cáncer de mama, colorrectal y próstata (al ser los tumores que registran un mayor número de largos supervivientes).

El marco de trabajo integral y multidisciplinar que plantea la SEOM recoge las demandas que plantean estos pacientes, que solicitan no sólo la atención de su sintomatología física, sino la atención de los aspectos psicológicos, sociales y laborales, que influyen directamente en su bienestar y calidad de vida.

Más información en :

SEOM

Artículos Relacionados
El dolor irruptivo oncológico o la Cenicienta revelada
Intervención psicosocial en adolescentes con cáncer: 15 de febrero - Día Internacional del Niño con Cáncer
Salud mental y malestar emocional en pacientes con cáncer
ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO EN PADRES DE NIÑOS CON CÁNCER
CONSEJOS PARA AFRONTAR LOS EFECTOS DERIVADOS DE LOS TRATAMIENTOS ONCOLÓGICOS
ESTRÉS ASOCIADO A DETERIORO COGNITIVO EN PACIENTES CON CÁNCER DE MAMA
SALUD MENTAL Y ENFERMEDADES FÍSICAS CRÓNICAS
VALORACIÓN DEL FUNCIONAMIENTO COGNITIVO EN MUJERES CON CÁNCER DE MAMA ANTES DE INICIAR EL TRATAMIENTO ONCOLÓGICO
“LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES CON CÁNCER MUESTRAN UN BUEN FUNCIONAMIENTO PSICOLÓGICO” - ENTREVISTA A COVADONGA CHAVES