El pasado 6 de junio la Comisión Europea adoptó la nueva Estrategia Europea de Salud y Seguridad en el Trabajo 2014-2020, que identifica los principales retos y objetivos estratégicos para la seguridad y salud en el trabajo, así como las acciones para hacerles frente. Esta nueva Estrategia pretender afianzar el compromiso de los Estados miembros en materia de promoción de la salud de los trabajadores, siguiendo la línea de la Estrategia Europea 2020. Para ello, identifica tres principales retos en materia de salud y seguridad en el trabajo:

  1. Mejorar la aplicación de las actuales normativas de seguridad y salud laboral, en particular, mediante la mejora de la capacidad de las “micro” y pequeñas empresas para poner en marcha estrategias eficaces y eficientes de prevención de riesgos.
  2. Mejorar la prevención de las enfermedades relacionadas con el trabajo para hacer frente a los nuevos y emergentes riesgos, sin descuidar los riesgos existentes.
  3. Tener en cuenta el envejecimiento de la fuerza laboral en el entorno de la Unión Europea.

Asimismo, la nueva normativa propone abordar estos retos mediante una serie de acciones enmarcadas en los siguientes objetivos estratégicos:

  • Consolidar aún más las estrategias nacionales de salud y seguridad laboral a través de, por ejemplo, la coordinación de políticas y el aprendizaje mutuo.

  • Proporcionar apoyo práctico a las “micro” y pequeñas empresas para ayudarles a cumplir mejor con las normativas sanitarias y de seguridad.
  • Mejorar la aplicación de la normativa por parte de los Estados miembros mediante, por ejemplo, la evaluación de la actuación de las inspecciones de trabajo nacionales.
  • Simplificar la legislación vigente, en su caso, para eliminar las tareas administrativas innecesarias, y preservar al mismo tiempo la protección de la salud y seguridad de los trabajadores.

  • Abordar el envejecimiento de la mano de obra europea y la mejora de la prevención de las enfermedades relacionadas con el trabajo para hacer frente a los riesgos existentes.
  • Mejorar la recopilación de datos estadísticos para desarrollar pruebas y herramientas de evaluación más eficaces.
  • Reforzar la coordinación con las organizaciones internacionales (como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y partes asociadas, para contribuir a la reducción de los accidentes de trabajo y de las enfermedades profesionales y para la mejora de las condiciones de trabajo en todo el mundo.

Si bien la nueva estrategia reconoce que la salud y seguridad en el ámbito laboral son cuestiones clave para garantizar una recuperación económica sostenible, especialmente en estos momentos en que se está produciendo un aumento del envejecimiento de la fuerza de trabajo, algunos organismos, como la Fundación para el Trabajo (The Work Foundation) y la Coalición Europea Fit for Work, han manifestado su preocupación ante la falta de énfasis en algunas cuestiones que tienen un impacto significativo en la salud de los trabajadores y en el desarrollo de las empresas. A este respecto, en un comunicado conjunto, ambas organizaciones han advertido que la nueva estrategia no debería centrarse exclusivamente en las enfermedades profesionales, sino considerar también los problemas de salud pre-existentes o los problemas de salud comórbidos de los trabajadores, que también se pueden ver afectados por el entorno laboral y dar lugar a un aumento del absentismo y las bajas por incapacidad. Del mismo modo, el clima laboral y el bienestar psicológico de los trabajadores deberían ocupar un mayor protagonismo, ya que también tienen un gran impacto en la productividad laboral. En cuanto a las acciones a realizar, para estas entidades, la nueva estrategia debería centrarse en la importancia de realizar acciones dirigidas a adaptar los puestos de trabajo a las condiciones de los trabajadores que así lo requieran, a promocionar las estrategias basadas en el mantenimiento del empleo en los trabajadores con enfermedades crónicas o de larga duración, así como en difundir buenas prácticas de intervención temprana en el entorno laboral.

Más información en:

Estrategia Europea de Salud y Seguridad en el Trabajo 2014-2020

Artículos Relacionados
Nuevos recursos sobre estrés laboral de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo
Da comienzo la campaña Trabajos saludables: Manejando el estrés y los riesgos psicosociales en el trabajo
Fibromialgia: la importancia de distinguir entre Simulación y Exageración
Guía de la campaña Manejando el estrés en el trabajo, de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo
“Manejando el estrés y los riesgos psicosociales en el trabajo”, nueva campaña de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo
Proyecto piloto del Parlamento Europeo sobre la seguridad y la salud de los trabajadores mayores
La mitad de los trabajadores europeos soporta estrés laboral
Las empresas europeas no están preparadas para hacer frente a la violencia, acoso y estrés laboral
Recursos para la prevención de riesgos y promoción de hábitos saludables en escolares
GUÍA PRÁCTICA SOBRE LIDERAZGO EN LA GESTIÓN DE LA PREVENCIÓN DE RIESGOS
GUÍA SOBRE ESTRATEGIAS EFICACES PARA MEJORAR LA PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES