La revista de la Asociación Mundial de Psiquiatría (World Psychiatric Association), World Psychiatry, dedica el número de octubre de 2014, a la revisión de la evidencia científica sobre la aplicación de la terapia psicológica cognitivo-conductual (TCC) en pacientes con trastorno mental grave. La revisión se acompaña de 8 artículos más, en los que diferentes investigadores debaten sobre el tema.

Los artículos recogidos en este volumen de la revista World Psychiatry, ponen de relieve el creciente interés de la Psiquiatría hacia la aplicación de intervenciones psicológicas, ante las limitaciones y la falta de nuevos fármacos que actúen eficazmente en el tratamiento de los trastornos mentales graves.

El artículo principal (The promise of cognitive behavior therapy for treatment of severe mental disorders: a review of recent developments) proporciona un resumen del estado actual de la TCC, así como sugiere direcciones para la investigación futura. En el resumen de dicho artículo, se señala que “La terapia cognitivo-conductual, ejemplificada por el modelo de psicoterapia desarrollado por A.T. Beck y sus colegas y perfeccionado en los últimos 40 años, es uno de los tratamientos de primera elección para los trastornos depresivos y de ansiedad ambulatorios. Durante las últimas décadas, se han hecho esfuerzos vigorosos para adaptar la TCC al tratamiento de los trastornos mentales más graves, como la esquizofrenia y los trastornos del estado de ánimo más crónicos o refractarios a tratamiento. Estas iniciativas han evaluado la TCC como tratamiento adyuvante, es decir, en combinación con la farmacoterapia. Teniendo en cuenta las severas limitaciones de las farmacoterapias en la actualidad, la demostración de que la TCC tiene efectos clínicos añadidos podría tener importantes implicaciones para la mejora de la salud pública.

El artículo de revisión confirma la elección de la TCC como primera elección para el tratamiento de la depresión y la ansiedad clínica, así como concluye que la evidencia muestra un beneficio clínica y estadísticamente significativo como adyuvante para el tratamiento de los pacientes con esquizofrenia severa o con trastornos del estado de ánimo resistentes a los fármacos.

Estas mejoras significativas observadas con la TCC, si bien pueden ser aún mayores en el futuro en la medida que se investigue más en el campo, son comparables a las observadas entre los fármacos de nueva generación y el placebo en los estudios clínicos controlados. De esta manera, los autores del citado artículo no dudan en afirmar que “aunque siempre hay un margen para mejorar, estamos encantados de poder ofrecer a nuestros pacientes un complemento no farmacológico que, efectivamente, puede ayudar a reducir los síntomas, mejorar la calidad de su respuesta, o mantener la duración de los efectos tras el tratamiento”.

Asimismo, los autores señalan que “los cambios en la prestación de la TCC están reduciendo el coste y aumentando poco a poco la accesibilidad al tratamiento, lo que eventualmente cambiará la ecuación coste-efectividad, de tal manera que el tratamiento combinado pueda ser recomendado para la mayoría de los pacientes que no responden rápidamente a las intervenciones de primera elección”.

Tanto el artículo principal, como los artículos de debate son de libre acceso. Estos otros artículos presentan títulos como “los tratamientos no farmacológicos y farmacológicos actúan en el mismo cerebro”, “la terapia cognitivo-conductual para pacientes con trastorno mental grave: un gran producto que es está en peligro de expansión”, “¿se han malvendido los posibles beneficios de la terapia cognitivo-conductual para los trastornos mentales graves?”, “la utilidad para la prevención de los trastornos mentales graves debe desempeñar un papel central en el futuro desarrollo de la terapia cognitivo-conductual” o “la terapia cognitivo-conductual para los trastornos psicóticos: más allá de los meta-análisis y directrices – es el momento de ponerla en práctica”, entre otros.

Más información en :

World Psychiatry

Artículos Relacionados
La terapia cognitiva, una alternativa eficaz para los pacientes que no quieren tomar medicación antipsicótica
Beneficios de la Terapia Cognitivo-Conductual en el Trastorno Dismórfico Corporal
El NICE recomienda la terapia cognitivo-conductual para personas en riesgo de psicosis, en vez de fármacos
TCC con mindfulness integrado
El NIMH reconoce las limitaciones de los antipsicóticos a largo plazo y avala la terapia cognitivo-conductual
Intervenciones eficaces en esquizofrenia, informe de la London School of Economics
Se debería ofrecer tratamiento psicológico a las personas con psicosis y esquizofrenia, según el NICE
LA TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL ES MÁS EFICAZ Y EFICIENTE QUE LOS FÁRMACOS PARA EL TRATAMIENTO DE LA ANSIEDAD Y DEPRESIÓN