Aproximadamente el 72% de los cuidadores de personas con esquizofrenia, son los principales o los únicos responsables de atenderlos, lo que conlleva una gran carga emocional y física.

Esta es una de las conclusiones preliminares de una encuesta internacional llevada a cabo por la EUFAMI (European Federation of Associations of Families of People with Mental Illness-Federación Europea de Asociaciones de Familiares de Personas con Enfermedad Mental) en colaboración con la Universidad de Lovaina (Bélgica), cuyos resultados iniciales se presentaron el pasado mes de octubre, en el marco del Día Mundial de la Salud Mental.

Tal y como ya informó Infocop Online en su momento, esta encuesta se está realizando actualmente en 25 países, con el propósito de recopilar información sobre las necesidades de los personas implicadas en el cuidado de familiares o amigos con problemas de salud mental (apoyo recibido, bienestar general, etc.).

Los primeros resultados difundidos se basan en las respuestas proporcionadas por más de 400 cuidadores de España, Reino Unido, Australia, Canadá, Francia, Alemania e Italia. En ellos, queda patente la importancia del rol que juegan las personas que cuidan de familiares o amigos con esquizofrenia, así como el considerable impacto que tiene esta tarea en todas las áreas de su vida.

La presión psicológica a la que se ven sometidos los cuidadores viene avalada por los datos, que señalan cómo aproximadamente 4 de cada 10 cuidadores temen ser incapaces de soportar “la ansiedad constante” que supone tener a alguien a su cargo, e indican que un tercio de los encuestados manifiesta sentirse deprimido y estar “al borde del colapso”.

En cuanto al grado de implicación, el tiempo personal invertido desempeñando su tarea como cuidadores sería equiparable a un trabajo a tiempo parcial (una media de 23 horas semanales).

Las cifras muestran que la media de edad de los cuidadores encuestados es de 61 años. De estos, el 84% manifiesta estar cuidando de un hijo o una hija y revela una preocupación constante por el futuro de sus hijos “cuando ellos ya no estén”.

Por lo que se refiere a la ayuda percibida, la tónica dominante es un alto grado de insatisfacción ante la falta de apoyo por parte de los profesionales de la salud (referida por el 92% de los cuidadores). A este respecto, declaran su deseo de sentirse más implicados en todo lo que se refiere al tratamiento e intervención del familiar, así como de “estar mejor equipados” para influir en las decisiones que se puedan llevar a cabo en este sentido.

Para los autores del estudio, la solución es clara, y debe pasar porque los profesionales de la atención sanitaria reconozcan el papel trascendental que desempeñan los cuidadores, integrándoles en las decisiones sobre el tratamiento y colaborando con ellos para lograr mejores resultados para los pacientes.

A pesar de que los resultados de esta encuesta son preliminares, no dejan de enfatizar la urgente necesidad de que, tanto los gobiernos como la sociedad, emprendan acciones orientadas a reconocer el papel de los cuidadores, su contribución y la necesidad de proporcionar “apoyo y esperanza para su futuro”.

La encuesta permanecerá abierta hasta finales de este mes de noviembre, y se prevé que los resultados definitivos se publiquen durante el primer trimestre de 2015.

Para ver los resultados de esta encuesta, pincha el siguiente enlace:

Estudio EUFAMI

Artículos Relacionados
Nueva encuesta europea dirigida a cuidadores de personas con trastorno mental
Respaldada la Declaración de Dublín sobre la salud mental y los derechos de sus familias