Según el Informe del Defensor del Profesor, un servicio de atención al profesorado del sindicato ANPE para atender las denuncias de docentes víctimas de violencia en las aulas, uno de cada diez profesores que llamaron al servicio se plantearon renunciar a su puesto de trabajo por este motivo.

El servicio, que comenzó en noviembre de 2005, ha visto aumentadas notablemente el número de llamadas de profesores, recibiendo actualmente una media de diez llamadas al día.

Este último año, los principales motivos de queja de los docentes españoles han sido, de mayor a menor prevalencia, los problemas de acoso y amenazas por parte de los padres de los alumnos (28%), las faltas de respeto del alumnado (27%), los problemas o dificultades para poder dar las clases (25%), las falsas acusaciones de padres o alumnos (22%), las denuncias de los padres (19%), las situaciones de amenaza o acoso de alumnos (16%), los comportamientos agresivos entre alumnos (14%), así como las agresiones recibidas por sus propios alumnos (7%) o padres (1%).

Los profesores de Educación Primaria y Secundaria son los que más han hecho uso de este servicio, siendo los responsables del 40% y del 39% de las llamadas, respectivamente, seguidos de los docentes de Infantil (7%) y de Ciclos Formativos (6%).

Los datos reflejan un aumento notable, en comparación con años anteriores, del número de profesores que se siente impotente ante determinadas situaciones conflictivas y se plantea dejar su puesto de trabajo.

El sindicato ANPE señala que uno de los mayores obstáculos para proteger al profesorado de estas situaciones de conflicto es la baja consideración social que se tiene de esta figura profesional, agravada por “las declaraciones desafortunadas de la Administración, donde se cuestionaba ante la sociedad su formación y preparación”.

Asimismo, este sindicato asegura, que si bien las llamadas al servicio se han visto aumentadas, todavía hay un gran número de docentes que no se atreve a denunciar las agresiones que están recibiendo, y que presenta serios problemas de ansiedad, depresión y tienen más probabilidad de causar baja laboral.

Finalmente, el informe da cuenta del impacto negativo de las nuevas tecnologías en los problemas de violencia en el contexto educativo. La difusión de mensajes amenazantes, insultos y otros tipos de abuso a través de la Red, amparándose en el presunto anonimato que aparentemente proporciona, ha ido en aumento con respecto al año anterior, representando un 7% de los casos.

Fuente:

El Defensor del Profesor

Artículos Relacionados
En las aulas, es imposible separar la educación de la salud
Un sistema educativo incapaz de responder eficazmente a la violencia escolar - Entrevista a María Pérez Solís
La violencia en las aulas. Análisis y propuestas de intervención
La atención a alumnos con necesidades educativas especiales, una de las principales preocupaciones de los docentes españoles – Informe TALIS
El sector educativo reclama la necesidad de profesionalizar los servicios de orientación educativa - Conclusiones del IX Desayuno de Infocop
Mapa profesional de la Psicología en los servicios de orientación educativa por Comunidades Autónomas - resultados preliminares