Profesionales expertos en Salud Mental de Reino Unido han manifestado, nuevamente, su inquietud ante los recortes acaecidos en los Servicios de Salud Mental Infanto-juvenil (CAMHS-Children and Adolescent Mental Health Services), donde vienen desarrollando su labor.

Así lo ha señalado en su página Web la Sociedad Británica de Psicología (BPS-British Psychological Society) para hacerse eco, una vez más, de las principales consecuencias derivadas de las reformas que, en los últimos años, se han llevado a cabo en el Sistema Nacional de Salud de Reino Unido y, concretamente, en los centros de Salud Mental.

Tal y como ha puntualizado la Sociedad, algunas de estas preocupaciones se han perfilado a través de una encuesta realizada el pasado año 2014 a psicólogos clínicos, -miembros todos ellos de la División de Psicología Clínica infanto-juvenil de la BPS-, integrados en 43 CAMHS de Reino Unido.

El panorama que trazan los entrevistados es bastante desalentador: aumento de los tiempos de espera, falta de servicios adecuados a la edad del paciente y pobremente preparados para realizar intervenciones tempranas, etc., una situación que, en opinión de los encuestados, conlleva que niños y adolescentes presenten dificultades más complejas y difíciles de tratar cuando finalmente son atendidos.

La BPS ha querido resaltar algunos de los principales resultados obtenidos, que recogemos a continuación:

  • El 71% de los profesionales manifiesta que su servicio había endurecido los criterios y elevado los umbrales de gravedad para atender a los pacientes.

  • El 54% de los encuestados están preocupados por el deterioro en la prestación de servicios a jóvenes y familias en crisis psiquiátrica o que requieren un tratamiento intensivo.

  • El 46% admite no disponer en su área de ningún servicio de urgencias fuera del horario habitual.

  • El 66% aprecia una notable reducción en la calidad de la prestación de los servicios en general.

  • El 56% lamenta la reducción que se ha dado, en los últimos 3 años, en la disponibilidad de las terapias psicológicas.

  • El 53% advierte de una tendencia creciente a realizar más diagnósticos basados en enfoques medicalizados.

En relación con lo anterior, el presidente electo de la BPS, Jamie Hacker Hughes ha manifestado en declaraciones a la cadena BBC: "Nos preocupa seriamente que más de la mitad de los encuestados reportó una tendencia a realizar más diagnósticos basados en enfoques medicalizados, a pesar del importante peso de la evidencia a favor de las intervenciones psicológicas para la mayoría de los problemas de salud mental infantil”.

"La Sociedad acoge con satisfacción el enfoque renovado del informe del grupo de trabajo relativo al SNS de Reino Unido y al departamento de Salud, sobre la priorización de las CAMHS. Nuestro representante en este grupo de trabajo ha hecho hincapié en la necesidad de una reforma. Hemos insistido en esto en la respuesta emitida por la Sociedad a la consulta pública de la Comisión de Salud sobre la Salud Mental Infanto juvenil y los CAMHS.

En particular, acogemos con satisfacción el reconocimiento tanto de la magnitud del problema como de la necesidad de hacer un replanteamiento radical de la manera en que se conceptualizan, representan y se prestan actualmente los servicios para los niños y jóvenes con problemas de salud mental”.

La preocupación ante el efecto de los recortes en Sanidad, no sólo se limita a Reino Unido, sino que son muchos los países –entre los que se encuentra España-, que han dado la alarma sobre las graves consecuencias que están teniendo los recortes presupuestarios en el Sistema Sanitario, tanto a corto como a largo plazo, y que han subrayado la ineficacia de las medidas de ahorro previstas inicialmente para la reducción de gastos, dado que, lejos de mejorar la situación, están constituyendo un aumento considerable de los costos económicos, emocionales y sociales.

En nuestro país, concretamente, el impacto de estas medidas de austeridad, ha sido verificado por el Comisionado de derechos humanos del Consejo de Europa, y detallado a través de un informe mediante el cual insta a las autoridades españolas a prestar especial atención a la salud mental de niños y adolescentes, expresando su inquietud ante el exceso de medicación que se está dando a niños con problemas psicosociales, y advirtiendo, entre otras cosas, de las dificultades para acceder a los recursos de Salud Mental y de la falta de coordinación entre los Servicios Sociales y los de Salud.

Fuente: British Psychological Association

Artículos Relacionados
El Consejo Europeo advierte sobre la excesiva prescripción de psicofármacos en los niños españoles
MÁS DE 65 ASOCIACIONES PIDEN AL CONSEJO EUROPEO QUE FRENE LOS RECORTES SANITARIOS
Es necesario invertir en terapias eficaces y más rentables, según un informe
Los recortes en sanidad ponen en riesgo la salud física y psicológica de los españoles, según un estudio