El pasado mes de octubre, la Comisión de Justicia aprobó una Proposición no de Ley relativa a combatir la difusión de sitios Web que fomentan trastornos de la conducta alimentaria entre los jóvenes, presentada por el Grupo Parlamentario Popular en la Mesa del Congreso de los Diputados, y publicada en el Boletín del Congreso en marzo de 2015.

Tal y como ya informó Infocop Online en su momento, el Partido Popular justificaba esta propuesta ante el incremento de datos que dan cuenta del grave cariz que están adquiriendo dos trastornos de la alimentación: la anorexia y la bulimia, y su elevado diagnóstico entre niños y adolescentes.

Como prueba de ello, señalaba las cifras recogidas por la Asociación Nacional de la Anorexia Nerviosa de Estados Unidos, que alertan de un preocupante descenso en la edad de inicio en los enfermos en los últimos años -siendo los 12 años la más frecuente en la actualidad-, o las difundidas por la directora de prevención y promoción de la salud de la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB), que revelan cómo el 6% de las chicas jóvenes y adolescentes de doce a veinticuatro años sufren un trastorno de la conducta alimentaria, y el 11 % está en alto riesgo de sufrirlo”.

Según expresaba el PP en su texto, si bien “las causas que provocan este tipo de enfermedades no están del todo claras”, sí hay una idea que comparte toda la comunidad médica, y es que “los factores que la desatan, promueven y refuerzan, son ambientales y del entorno”. Por ende, la rápida expansión de las nuevas tecnologías ha intensificado la difusión de cánones de belleza irreales, adquiriendo matices más inquietantes con la aparición de diversos sitios Web en los que “se hace apología de estas enfermedades y se defienden como un estilo de vida”.

En palabras del grupo parlamentario, el peligro de las páginas pro-anorexia (pro-ANA) y pro-bulimia (pro-MIA), radica en el elevado porcentaje de visitas que generan y en la alta participación de menores (constituyen el 75% de las personas que consultan estos contenidos) que intercambian información relativa a “técnicas“, que pueden poner en riesgo su integridad.

Durante la sesión de la Comisión de Justicia, en la cual se debatió intensamente esta PNL, el PP se reiteró en su argumento, lamentando la inexistencia de un marco claro que regule esta situación que está preocupando a psicólogos, médicos, familiares y a la sociedad en su conjunto, por lo que subraya la necesidad de que todos los poderes públicos lleven a cabo “todas las actuaciones posibles dirigidas a prevenir, evitar y cuidar este tipo de enfermedades”, comenzando por detener esta información tan nociva, y “hacer que las grandes plataformas que alojan estás páginas Web y las redes sociales se impliquen en la retirada inmediata de estos contenidos”.

A este respecto, el PP afirmó que, en nuestro país, ya se han comenzado a implementar una serie de acciones para tal fin, tales como el establecimiento de medidas específicas en el Plan estratégico nacional de infancia y adolescencia 2013-2016, o la creación y puesta en marcha (establecida en el Plan de confianza digital de la Agenda Digital para España), de un grupo de trabajo de colaboración público-privada para la protección del menor en la red. Este grupo de trabajo, se creó en junio de 2014 con el propósito principal de “compartir actuaciones, explorar vías de colaboración futuras en acciones dirigidas siempre a la protección del menor en Internet, como por ejemplo el acceso de los menores a contenidos inadecuados o comunidades peligrosas”.

Entre los objetivos de este grupo, se encuentra la elaboración de un estudio general comparativo de la normativa vigente española en relación con la que existe a nivel internacional, acometiendo cuestiones tales como el refuerzo de la protección penal y, en su caso, administrativa de los derechos de los menores usuarios en Internet, el impulso y la mejora de la investigación de los delitos cometidos contra menores como usuarios de Internet, etc.

Asimismo, el Grupo Popular adelantó que, en los próximos meses, se continuará trabajando, “abordando diferentes realidades y tipos de ciberacoso”.

La iniciativa, que ha sido aprobada por unanimidad en sus propios términos, reza así:

"El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a profundizar en el estudio de la protección de los menores en Internet frente a la difusión de sitios web que fomenten trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes, entre los riesgos que ya está abordando el grupo de trabajo que integra el Ministerio de Justicia".

Para ver la PNL pincha el enlace siguiente (pág. 16):

http://www.congreso.es/public_oficiales/L10/CONG/DS/CO/DSCD-10-CO-900.PDF#page=16

Artículos Relacionados
Presentada una PNL contra la difusión de sitios Web que fomentan trastornos de la conducta alimentaria entre los jóvenes
TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA Y CONSUMO DE DROGAS EN POBLACIÓN ADOLESCENTE
¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN LOS ADOLESCENTES QUE TIENEN UN MAYOR RIESGO DE DESARROLLAR UN TRASTORNO DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA DE LOS QUE TIENEN UN MENOR RIESGO?
En 2014 aumentaron los casos nuevos de anorexia y bulimia
No hay evidencia a favor del uso de antipsicóticos de segunda generación para la anorexia nerviosa
Cómo modificar el autoconcepto físico cambiando nuestro entorno
Cómo mejorar fácilmente la eficacia del tratamiento de la anorexia severa
Materiales educativos para proteger a los menores contra los riesgos de internet