De acuerdo con la sabiduría popular casi todos los autistas son retrasados mentales, sin embargo  investigaciones recientes ponen en entredicho esta extendida creencia. Así lo refleja un artículo publicado recientemente en la página web de la revista science.

Normalmente, los profesionales de la salud evalúan a los autistas utilizando un test de CI estándar conocido como el Test Wechsler. Esta prueba requiere que los niños entiendan las órdenes verbales, un rasgo con el que muchos niños autistas tienen problemas.

El neurocientífico cognitivo Laurent Mottron del Hospital Rivière-des-Prairies, en Montreal y sus colaboradores se dieron cuenta de que, aún cuando estos niños obtenían malos resultados en la parte de comprensión verbal del test, los resultados eran opuestos en la parte que medía inteligencia no verbal y razonamiento. Esto les llevó a utilizar otro test más centrado en la escritura, el Test de las Matrices progresivas de Raven. Mediante esta prueba, los autistas verbales obtuvieron mayores puntuaciones que con el test anterior.

Hicieron lo mismo con un autista mudo, tipo de autista que se encuentra entre los que tienen una ejecución más baja en este aspecto y alcanzó bajas puntuaciones en el Test de Wechsler, tal y como se predecía, pero alcanzó una puntuación por encima del percentil 90 en el Test de Raven.

 

 

Laurent Mottron

Los investigadores saben que la gente sana utiliza las habilidades verbales para realizar este último test, pero a la vista de estos resultados cabe pensar que la gente autista puede estar utilizando distintas habilidades, como la percepción visual, la menos así lo piensa Mottron, tal y como recoge el artículo. Esta idea se ve corroborada por los estudios de imagen cerebral, en los que la gente sana usa áreas lingüísticas del cerebro para resolución de problemas mientras que los autistas usan sus áreas de procesamiento visual.

Otros investigadores encuentran estos resultados reveladores. "Se asume que los niños que sufren de autismo son retrasados mentales, pero eso es porque no sabíamos cómo evaluar su talento", indicaba el genético del comportamiento Irving Gottesman de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, a la misma revista. 

Artículos Relacionados
LOS NIÑOS CON AUTISMO PRESENTAN PROBLEMAS ESPECÍFICOS DE MEMORIA
LAS “NEURONAS ESPEJO” DE LOS NIÑOS AUTISTAS Y SU RELACIÓN CON LA FALTA DE INTERACCIÓN SOCIAL