Cada año, el 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras asociaciones de todo el mundo celebran el Día Mundial sin Tabaco, dedicado a resaltar los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco y promover políticas eficaces para reducir su consumo. El tabaco es la principal causa prevenible de defunción en el mundo. Esta epidemia mundial mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600.000 son no fumadores que mueren por respirar humo ajeno.

Con motivo de la celebración de este día, la OMS ha querido hacer un llamamiento a todos los países para que se preparen para el empaquetado neutro de los productos de tabaco. Se trata de una medida para reducir la demanda y prevenir el consumo, disminuyendo el atractivo de los paquetes y aumentando la eficacia de las advertencias sanitarias.

Ante los alarmantes datos de muertes y enfermedades causadas por el consumo de tabaco, se hace urgente que se tomen medidas preventivas dirigidas principalmente a los jóvenes, con el objetivo de proteger a las generaciones presentes y futuras. Y es que la adolescencia y el comienzo de la edad adulta, son las épocas en las que las personas son más susceptibles de empezar a consumir tabaco. Según las estadísticas casi el 90% de los nuevos fumadores comenzaron antes de los 18 años, y el 99% antes de los 26. Existen algunos factores que explican esta vulnerabilidad de los jóvenes: son más influenciables por la publicidad, están más dispuestos a correr riesgos, tienen mayor deseo de aceptación de sus iguales o de parecerse a personas que son presentadas como atractivas o rebeldes, o es menos probable que piensen en las consecuencias a largo plazo de sus conductas.

Según la Oficina de Tabaco y Salud del CDC (Office on Smoking and Health, Centers for Disease Control and Prevention), todos estos datos no pasan desapercibidos para la industria tabacalera que diseña productos atractivos para los jóvenes, con empaquetados con un fuerte impacto visual y publicidad especialmente dirigida a la captación de consumidores nuevos.

Por todo ello el CDC propone medidas de prevención para jóvenes desde diferentes frentes: incluir programas de psicoeducación basados en la evidencia en las escuelas, tomar medidas políticas de control de publicidad o prohibición de consumo en sitios públicos, crear campañas contra el tabaquismo en medios de comunicación masivos, implicar a los padres para que ayuden a sus hijos a escoger opciones saludables,…

Como vemos, el empaquetado neutro, medida promovida por la OMS este año 2016, forma parte de una estrategia integral para prevenir que los adolescentes y adultos jóvenes consuman tabaco, y de esta forma controlar esta epidemia mundial.

Fuente:

Centers for Disease Control and Prevention

Artículos Relacionados
Manejo de contingencias con incentivos y conductas durante el tratamiento en una intervención para dejar de fumar
La Red Académica de la Ciencia de la Prevención premia a jóvenes investigadores en prevención
Las personas tratadas por drogodependencias cada vez son más jóvenes
El consumo de alcohol aumenta entre los jóvenes y las mujeres, según un informe de la OCDE
Por unos lugares de trabajo sanos y sin humo, campaña de la Agencia europea para la salud y seguridad en el trabajo
El aumento del precio del tabaco, una medida eficaz para reducir su consumo - Informe del CNPT
Nuevos estándares de calidad del NICE para la valoración y prevención del riesgo cardiovascular
Medidas eficaces para el control del impacto del tabaco, según la OMS - Día Mundial contra el Tabaco
Nueva directiva de la Unión Europea sobre el tabaco y productos relacionados
La OMS solicita que los cigarrillos electrónicos sean considerados un problema de salud pública
Las advertencias en las etiquetas de los cigarrillos pueden persuadir a los fumadores
Guía del NICE sobre reducción del daño asociado al tabaco
Los profesionales sanitarios se posicionan en contra de la modificación de la Ley antitabaco