29 millones de personas presentan problemas asociados con las drogas, pero sólo una de cada seis recibe tratamiento para este problema. Este es uno de los datos aportados en el Informe Mundial sobre las Drogas-2016 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que muestra un repunte, por primera vez en seis años, en el número de personas adultas con trastornos asociados con las drogas.

El informe, publicado en junio, se compone de dos capítulos. En el primero, se analiza la situación actual respecto a la oferta y consumo de opiáceos, cocaína, cannabis, estimulantes de tipo anfetamínico y nuevas sustancias psicoactivas, así como sus efectos en la salud y los datos científicos disponibles sobre el policonsumo de drogas, la demanda de tratamiento para los problemas de abuso de cannabis y la progresión de consumo de esta sustancia en diferentes países en relación con su legalización. El segundo capítulo del informe aborda las implicaciones de estos resultados respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tal y como se describe en el documento, “el impacto del consumo de drogas en lo que respecta a sus consecuencias para la salud sigue siendo devastador”. En concreto, el informe establece que 1 de cada 20 adultos (lo que equivale a 250 millones de personas entre 15 y 64 años) consumieron por lo menos una droga en el año 2014, siendo el número de muertes asociadas a este problema de 207.400 (es decir, 43,5 muertes por millón de personas). Dentro del grupo de consumidores, se calcula que al menos 29 millones de personas tienen trastornos relacionados con el consumo de drogas y que 12 millones son consumidores por inyección (de los cuales el 14% presenta VIH).

Algunos de los resultados del informe muestran que:

  1. El consumo de heroína (la droga que provoca una mayor mortalidad por su asociación con muerte por sobredosis) se ha visto aumentado en los últimos dos años especialmente en algunos países de América del Norte, Europea Occidental y Central.
  2. El consumo de cannabis continúa liderando la lista sobre drogas más consumidas con un cálculo estimado de 183 millones de personas consumidoras de cannabis, seguida de las anfetaminas.
  3. La legalización del cannabis ha ido acompañada de una mayor aceptación social de esta droga y de un aumento de su consumo, elevándose también el número de personas que han acudido a consulta en busca de tratamiento para este problema.
  4. Se observa una fuerte asociación entre el consumo de estimulantes por inyección y prácticas sexuales de riesgo e infección con VIH.
  5. Los centros penitenciarios se identifican como uno de los contextos en donde el consumo de drogas es especialmente elevado y problemático por sus consecuencias para la salud y el elevado riesgo de contagio de enfermedades como VIH, hepatitis C y tuberculosis.
  6. Los hombres presentan una mayor probabilidad de consumir cannabis, cocaína o anfetaminas frente a las mujeres que presentan una tendencia mayor hacia el consumo de opioides y tranquilizantes sin prescripción médica. Si bien el porcentaje de consumidores de drogas es prioritariamente masculino, los expertos señalan con preocupación el patrón de consumo observado en el grupo de mujeres, por sus efectos especialmente nocivos para la salud.

Teniendo en cuenta estos datos, el informe resalta la importancia de invertir mayores esfuerzos en la prevención y tratamiento del consumo de drogas para asegurar el logro de los compromisos recientemente adoptados en la Sesión Especial  de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el problema mundial de drogas. A la luz de los datos, el número mundial de muertes sigue siendo “inaceptable y evitable”, destaca el informe.

El documento puede descargarse en el siguiente enlace:

Informe Mundial sobre Drogas-2016

Artículos Relacionados
Estudio sobre conducción y drogas: factores subyacentes a conductas de riesgo
Novedades en la evaluación de las adicciones
Se reduce el consumo de drogas en general entre la población adolescente-Encuesta ESTUDES 2014-2015
Guía metodológica para la implementación de una intervención preventiva selectiva e indicada en drogodependencias
Las personas tratadas por drogodependencias cada vez son más jóvenes
Se crea la Biblioteca Iberoamericana sobre Drogas y Adicciones (BIDA)
Relación entre consumo de drogas y disfunción eréctil