La Asociación para la Divulgación Fibromialgia (adfm) ha editado la Guía Debut en Fibromialgia, dirigida a los pacientes que acaban de ser diagnosticados de esta enfermedad. El documento ha sido elaborado por un equipo interdisciplinar de profesionales de la medicina, la enfermería, la psicología y la psiquiatría, entre otros.

La fibromialgia, caracterizada por dolor generalizado, cansancio, alteraciones del sueño, dificultades cognitivas y alteraciones del estado de ánimo, se estima que afecta aproximadamente entre al 2 y al 6% de los pacientes que acuden a los servicios de Atención Primaria y entre al 10 y al 20% de los pacientes que consultan al reumatólogo. No obstante, y a pesar de su elevada prevalencia este cuadro médico a menudo es confundido con otros diagnósticos como el síndrome del intestino irritable, el hipotiroidismo subclínico, el síndrome de las piernas inquietas o los trastornos de ansiedad y depresión. La ausencia de pruebas médicas objetivas que puedan confirmar el diagnóstico constituye uno de los primeros obstáculos para poder identificar este problema médico por parte de los profesionales de la salud.

Tal y como señalan los autores de la guía, la fibromialgia, asociada o no a otras enfermedades, constituye “una de las patologías más frecuentes y más desconocidas”, por lo que la elaboración de este tipo de materiales supone una valiosa aportación para mejorar la comprensión del problema y la calidad de las intervenciones que se realizan con las personas que presentan este problema médico.

El nuevo recurso, además de ofrecer información básica sobre qué es la fibromialgia, dedica un capítulo a cada uno de los aspectos a tener en cuenta para hacer frente a esta enfermedad: Atención Primaria, el tratamiento psicológico, la actividad física, la fisioterapia, los hábitos saludables y la relación con el entorno social cercano. Asimismo, ofrece algunas líneas futuras de intervención y contiene un apartado de preguntas frecuentes, para responder a las necesidades de información de los pacientes que se inician en este proceso.

Si bien actualmente no se dispone de un tratamiento curativo para esta enfermedad, es posible disminuir el impacto que puede generar la fibromialgia en el funcionamiento diario del paciente. Según se indica en la guía, se recomiendan los tratamientos multicomponente, que suponen la combinación de al menos dos terapias no farmacológicas con un abordaje multidisciplinar.  De esta manera y de acuerdo con la evidencia científica, los tres pilares básicos del tratamiento para las personas con fibromialgia son el ejercicio físico aeróbico, la terapia psicológica y algunos fármacos.

En relación con el tratamiento psicológico, se recomienda el tratamiento cognitivo-conductual con el objetivo de modificar los pensamientos, emociones y conductas que pueden agravar la sintomatología, así como la terapia de Aceptación y Compromiso. Así, por ejemplo, los estudios recientes muestran que la tendencia catastrofista ante el dolor (tendencia a pensar que el dolor va a derivar en terribles consecuencias), está asociado a un peor pronóstico de la enfermedad. Por este motivo, los tratamientos multicomponente y adaptados a las características personales del paciente pueden tener mayores garantías de éxito.

Además de para los propios pacientes, esta guía puede ser de utilidad para todos los profesionales que trabajan en contacto directo con este colectivo.

Las personas interesadas pueden acceder a la guía en el siguiente enlace:

Guía Debut en Fibromialgia

Artículos Relacionados
Intervenciones psicoterapéuticas para el dolor crónico. Día Mundial de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica
Guía de Orientación para la Valoración de la Discapacidad en Fibromialgia – Día Mundial de la Fibromialgia
Fibromialgia: la importancia de distinguir entre Simulación y Exageración
Fibromialgia, el reto se supera
Impacto familiar, socio-laboral y económico de la fibromialgia: Estudio EPIFFAC
Eficacia de la Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de los síntomas de ansiedad en pacientes con fibromialgia