El pasado mes de febrero, la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales en el Congreso de los Diputados debatió y aprobó una Proposición No de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Popular, sobre una nueva Estrategia Nacional de Atención Sociosanitaria.

Como ya informó Infocop Online en su momento, el PP justificaba su iniciativa haciendo referencia a las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) -que estiman que “el porcentaje de personas mayores de 65 años pasará del 20% de la población en el año 2020 y superará el 30% en el año 2050”, previendo también un incremento en la población mayor de 80 años, hasta cifras del 6,6% en 2035 y del 11,2% un quindenio después-, para poner de relieve el progresivo envejecimiento de la población española y la cronificación de las condiciones de salud, así como los importantes retos de futuro que se plantean en torno a nuevos cuidados y la atención que serán demandados en los próximos años.

A este respecto, en opinión del Grupo Popular, si bien España ha experimentado un gran desarrollo en cuanto al Estado del Bienestar, siendo el segundo país del mundo con mayor esperanza de vida después de Japón, este incremento en la longevidad plantea un enorme reto, al traducirse en “mayor cronicidad, en incremento de pluripatologías y en mayor número de tratamientos”.

En esta línea, aportaba datos del Libro Blanco de la coordinación sociosanitaria en España (2011), según los cuales las enfermedades crónicas se erigen como el primer motivo de demanda asistencial en los centros sanitarios (80% de consultas de Atención Primaria y 60% de ingresos hospitalarios) y serán la principal causa de discapacidad y dependencia en 2020, doblando su incidencia en mayores de 65 años en 2030.

Teniendo en cuenta lo anterior, el Grupo Popular resaltó la necesidad de que los pacientes crónicos, así como de otras enfermedades, cuenten con una atención integral “desde el punto de vista sanitario y social que garantice unos cuidados continuos adaptados a la evolución de las necesidades de estos pacientes”, para lo que se requeriría una actuación coordinada desde todos los ámbitos, que permita una amplia oferta equitativa y eficiente en recursos y servicios.

En esta línea, señaló, “el Gobierno y las Comunidades Autónomas están trabajando en la elaboración de una Estrategia en el Sistema Nacional de Salud para una atención integral sociosanitaria que sea capaz de afrontar los nuevos retos demográficos y sociales”.

Por este motivo, y en base a todo lo anterior, el PP presentó su Proposición no de Ley a través de la cual el Congreso insta al Gobierno a “seguir avanzando, junto con las Comunidades Autónomas, en el desarrollo de una nueva Estrategia Nacional de Atención sociosanitaria, con la finalidad de garantizar la asistencia sanitaria y social en función de las necesidades de cada paciente mejorando la capacidad de respuesta de los distintos dispositivos asistenciales”.

Durante el debate, el Grupo Parlamentario Socialista señaló la carencia de contenidos de esta propuesta, considerándola más como “un reconocimiento de la falta de iniciativa del Ministerio en esta materia”, y recordando que la materialización de esta propuesta se esperaba desde hace 3 años. Sin embargo, mostró su acuerdo con la necesidad de contar con una Estrategia de esta índole, que coordine los sistemas social y sanitario, dados los problemas de envejecimiento, cronicidad y dependencia que afectan a la sociedad española, y subrayó que esta estrategia afectaría no solo a personas mayores, sino a otras personas, como los niños y niñas que requieren de una Atención Temprana, enfermos de salud mental o personas con enfermedades raras.

El Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea manifestó su extrañeza ante esta iniciativa por parte del PP, dada su tendencia a la “privatización de los sistemas públicos sanitarios” y desmantelamiento de los servicios sociales, declarando, consecuentemente, su rechazo a la propuesta.

Ciudadanos, por su parte, puso de relieve la vacuidad de contenidos de la iniciativa e incidió en dos requisitos fundamentales en su planteamiento: una suficiente financiación y un cumplimiento de la equidad y de la igualdad de todos los españoles.

Tras el debate, la iniciativa quedó finalmente aprobada con una enmienda transaccional entre el PP y el Grupo Socialista, por 27 votos a favor, 7 en contra y 3 abstenciones, quedando redactada como sigue:

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a seguir trabajando en el seno de ambas Conferencias Sectoriales del Sistema Nacional de Salud y de Servicios Sociales, junto con las Comunidades Autónomas, en el desarrollo de una nueva Estrategia Nacional de Atención Sociosanitaria, con la finalidad de garantizar la asistencia sanitaria y social, en función de las necesidades de cada paciente mejorando la capacidad de respuesta de los distintos dispositivos asistenciales, dotándola de los recursos necesarios”.

Para acceder a la sesión de debate, pincha el siguiente enlace (pág. 43):

Proposición No de Ley sobre una nueva estrategia nacional de Atención Sociosanitaria

Artículos Relacionados
Es imprescindible desarrollar una nueva Estrategia Nacional de Atención sociosanitaria, según una PNL
Aprobada una PNL relativa a la coordinación sociosanitaria en el abordaje de las adicciones
El Ministerio de Sanidad presenta la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el SNS
EL MINISTERIO DE SANIDAD ANUNCIA UNA ESTRATEGIA PARA EL ABORDAJE DE LOS PACIENTES CRÓNICOS