La Federación Europea de Asociaciones de Familias de Personas con Enfermedad Mental (EUFAMI-European Federation of Associations of Families of People with Mental Illness) -una organización internacional sin ánimo de lucro orientada a mejorar la atención y el bienestar de las personas con trastorno mental-, ha publicado una guía dirigida a cuidadores implicados en la atención de personas con depresión.

Tal y como indica el documento, la depresión es una condición compleja con una amplia mezcla de síntomas -emocionales, físicos, cognitivos y sociales-, que puede afectar a las personas de diferentes maneras. Ante esto, subraya la importancia de la prevención, el tratamiento y la recuperación, poniendo de relieve su eficacia cuando se da un esfuerzo colaborativo en el que participan pacientes, su familia, amigos, proveedores de servicios, profesionales de la salud y empleadores.

Concretamente, los cuidadores informales desempeñan un rol clave en la atención a las personas y/o familiares con depresión.

Sin embargo, este papel tiene un impacto considerable en sus propias vidas: invierten en el desempeño de su tarea como cuidadores una media de 22 horas semanales (equiparable a un trabajo a tiempo parcial), normalmente de forma ininterrumpida, y su salud, tanto física como mental, puede llegar a verse comprometida.

Por este motivo, EUFAMI ha elaborado la guía titulada Caring for someone with depression: caring for two? (cuidando a alguien con depresión, ¿cuidando de dos?), donde recomienda una serie de pasos para ayudar a los cuidadores a aprender de cuidar de sí mismos tanto como a su ser querido.

A continuación, recogemos las recomendaciones que el documento ofrece para aprender a cuidar bien de uno mismo:

En primer lugar, ponerse “la máscara de oxígeno” antes de ayudar a los demás

Paso 1: Asegurarse de contar con un tiempo para uno mismo: este paso es fundamental, ya que cuidar bien de uno mismo es clave para el propio bienestar y la capacidad para cuidar a los demás.

Paso 2: Proteger los propios límites: en ocasiones, la tarea de cuidador puede conllevar momentos difíciles, con numerosos altibajos. Por ello, es necesario conocer los propios límites, y tener en cuenta las señales de advertencia en caso de sentirse desbordados.

Paso 3: Manejar los tiempos difíciles como cuidador: para ello, es recomendable establecer metas realistas, mantener líneas de comunicación abiertas con la persona que se cuida, así como con otros cuidadores, buscar apoyo social, establecer metas de salud personal o tomarse un descanso siempre que sea posible.

Paso 4: Construir un sistema de apoyo personal: contar con una lista de amigos, familiares y compañeros que puedan ayudar. Aprovechar los muchos recursos y herramientas disponibles en la actualidad y que pueden ser de utilidad para brindar la atención que requiere una persona con depresión.

La guía completa puede descargarse directamente desde la página Web de Eufami o bien a través del siguiente enlace:

Caring for someone with depression: Caring for two?

Artículos Relacionados
“Experiencias de los cuidadores familiares de personas con trastorno mental severo”-Conclusiones de la encuesta EUFAMI
El papel de los familiares cuidadores de personas con esquizofrenia, primeros resultados Encuesta EUFAMI
Nueva encuesta europea dirigida a cuidadores de personas con trastorno mental