La clave para evitar el extremismo violento consiste en aumentar la resiliencia y el empoderamiento de los jóvenes para que se conviertan en agentes activos en la sociedad. Así lo establece el informe de la Comisión Europea, titulado The contribution of youth work to preventing marginalisation and violent radicalisation (La contribución del empleo joven para la prevención de la marginalización y la radicalización violenta).

El texto, que ha sido elaborado por un grupo de expertos dentro del marco del Plan de Trabajo de la Unión Europea (UE) para la juventud 2016-2018, tiene por finalidad difundir buenas prácticas y políticas que favorezcan el empleo de los jóvenes y la educación no formal para disminuir el impacto de la marginalidad y la radicalización violenta en el entorno europeo, que suponen una seria amenaza a los valores democráticos.

A este respecto, los autores del informe establecen las posibles contribuciones del empleo juvenil en cada uno de los tipos de prevención (universal, selectiva e indicada) para prevenir la radicalización. En este sentido, instan a los Estados miembro a apoyar más firmemente medidas que contribuyan al empleo juvenil, puesto que esta medida “puede marcar la diferencia apoyando a los jóvenes, especialmente a los que están en riesgo de marginación y exclusión social, a hacer frente a sus problemas y capacitándolos para afrontar los desafíos de crecer en una sociedad moderna y compleja y pluralista”.

El informe cuenta con una guía práctica que proporciona orientación y recomendaciones a los trabajadores en el ámbito de la juventud sobre medidas para detectar los primeros signos de radicalización en los jóvenes, estrategias para aumentar el pensamiento crítico y acciones con diferentes sectores para prevenir la radicalización violenta. Asimismo, incluye una serie de recomendaciones para los responsables de la formulación de políticas públicas, tanto a nivel nacional como europeo.

El documento solicita a las autoridades públicas de los diferentes países a que presten atención a los desafíos que plantea la radicalización  juvenil y a que establezcan medidas eficaces para frenar su impacto, favoreciendo la cooperación intersectorial entre el ámbito laboral, de seguridad, de justicia, el sector social y el sistema de educativo.

El documento puede consultarse en el siguiente enlace:

The contribution of youth work to preventing marginalisation and violent radicalisation

Artículos Relacionados
Construir la resiliencia para manejar la exposición indirecta al miedo, según la APA
Los psicólogos europeos ofrecen su experiencia en la crisis de los refugiados en Europa-Comunicado de la EFPA
LA VIOLENCIA TERRORISTA, EL MALTRATO A LA MUJER Y LA PREVENCIÓN PRIMARIA EN PSICOSIS, TEMAS DE LA PENÚLTIMA JORNADA DEL 9 CONGRESO EUROPEO DE PSICOLOGÍA
Menores expuestos a violencia de género
La prevención de la violencia en la infancia debería ser prioridad mundial, según un informe
Es necesario incrementar la concienciación sobre los delitos de odio, según una PNL
El Congreso aprueba combatir los delitos de odio como nueva forma de violencia
Aprobada PNL sobre el desarrollo de un Proyecto de Ley Integral contra los Delitos de Odio
Presentada una PNL sobre el desarrollo de un Proyecto de Ley Integral contra los Delitos de Odio
El Ministerio del Interior elabora el Protocolo de actuación ante los delitos de odio