Durante el último año, ha habido un incremento ingente en la visibilidad de las situaciones de acoso escolar, aumentando el número de personas a las que se hace partícipe de estas circunstancias. Concretamente, los Psicólogos son los profesionales más citados, por detrás de los directores o los jefes de estudios de los centros educativos, incrementándose las consultas en más de un 30% en tan sólo un año.

Así lo afirma la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) en su nuevo Estudio sobre bullying y ciberbullying según los afectados, elaborado de forma conjunta con la Fundación Mutua Madrileña, con el objetivo de combatir esta problemática que afecta a cada vez más niños y adolescentes.

El propósito de esta II edición es el de conocer la evolución del acoso escolar y del ciberbullying entre las víctimas, así como los cambios producidos en su entorno durante el último año; para tal fin, se han comparado los resultados del primer informe (que se correspondían con datos entre los años 2013 y 2015) con las cifras obtenidas este año 2016, considerando paralelamente el contexto social de cambio de actitudes, impulsado en gran parte, por las campañas de sensibilización emprendidas en los últimos años.

A continuación presentamos las principales conclusiones del estudio:

Aumento de llamadas

Mientras que en el año 2015, se atendieron un total de 23.230 llamadas relacionadas con el acoso escolar, en 2016, la cifra de llamadas ha ascendido a 52.966, lo que supone un incremento considerable. En los casos de ciberbullying, concretamente, destaca el aumento en las llamadas de adultos solicitando atención, en comparación con las que vienen directamente de niños y/o adolescentes (74,7% frente a 28,9%).

Mayor apoyo a las víctimas

En función de los datos extraídos, los autores destacan un mayor apoyo a las víctimas por parte de sus iguales –amigos o compañeros–. Mientras que, hasta el años 2015, en tan sólo un 22,8% de los casos, había habido alguna reacción por parte de amigos y compañeros, actualmente, suponen más de la mitad (51,8%), una cifra que se detecta en casos de acoso escolar, y que se eleva en situaciones de ciberbullying, alcanzando un porcentaje de 68,3%.

Mayor visibilidad en las situaciones de acoso

En otro orden de cosas, también se percibe una mayor comunicación o visibilidad de las situaciones de acoso escolar, haciendo partícipe de estos casos a cada vez más personas en un 95,2% de los casos. Estas personas proceden del entorno escolar, siendo mencionados los psicólogos en segundo lugar, después de los directores o los jefes de estudio del centro educativo.

Si bien los autores especifican que tan sólo una parte de los psicólogos que se mencionan pertenecen a centros educativos, se hace eco del aumento exponencial en el número de consultas a estos profesionales, pasando, en tan sólo un año, de un 2,6% a un 39,9% en situaciones de acoso escolar, y de 2,8% a un 33,3% en casos de ciberbullying.

Mayor percepción del acoso

Se detecta un incremento en la percepción del acoso, que lleva a la toma de medidas en los centros escolares –si bien, aún no son suficientes-, apreciándose un mayor control del acoso en las aulas, que se traslada a los lugares de ocio y durante el tiempo de descanso entre clases.

Como consecuencia, las valoraciones hacia el profesorado han mejorado, aunque todavía son habituales las calificaciones negativas (en el 53,3% de los casos de bullying).

Aumento de la violencia

La violencia continúa siendo muy frecuente, incluso con ligeros aumentos en el último año: aunque los más habituales son los insultos u ofensas de palabra (71,1% de casos), siguen siendo muy usual el maltrato físico “fuerte”: (golpes y patadas) (51,5%), junto con aislamiento (29,7%), empujones (22,6%), amenazas (22,2%) y robo o rotura de cosas (14,7%).

El porcentaje de problemas psicológicos sigue siendo muy elevados (los padecen más del 90% de las víctimas). Los niños sufren especialmente: tristeza, ansiedad y miedo. En un segundo plano, se observa aislamiento, soledad, diferencias con compañeros, baja autoestima y agresividad o rabia. Por último, también son reseñables los problemas asociados al rendimiento y habilidades sociales.

Sin embargo, a pesar de la importante presencia de problemas psicológicos, y del aumento de casos en los que se informa al psicólogo de las situaciones de acoso escolar, sólo un 18% de las víctimas recibió atención psicológica durante el año 2016, una cifra levemente superior a la de años anteriores. Esta intervención se realizó sólo en un 17,5% de las víctimas de Ciberbullying.

Los autores destacan también la gravedad de que los problemas psicológicos se hayan extendido al ámbito familiar, con aumentos muy apreciables en las mismas consecuencias que en las víctimas: ansiedad, miedo y tristeza.

Ciberbullying

El informe dedica un apartado especial este tipo de acoso, dada la gravedad que entraña, aún mayor que en el acoso “tradicional”. Para los autores, si bien su evolución y frecuencia ha mejorado ligeramente en 2016, la gravedad del ciberbullying sigue siendo preocupante.

Entre los actos específicos de ciberbullying aparecen: difusión de fotos y vídeos comprometidos (20,2%), difusión de información personal (11,7%) y el pirateo de una cuenta personal (8,5%), generalmente a través del teléfono móvil y mediante WhatsApp.

Los actos del perpetrador son más graves y violentos -implican insultos (71,6%), amenazas (38,9%), aislamiento (28,4%) y golpes y patadas (22,1%)-, y tienen mayores repercusiones en las víctimas, pudiendo suscitar una reacción desproporcionada y violenta entre las víctimas, debida, a juicio de los autores a “un cierto cansancio o saturación que fuerza a intentar salir del sufrimiento de una forma más directa”. El mayor avance en las reacciones de las víctimas se ve favorecido por un mayor apoyo de amigos y compañeros, y por un entorno que conoce más y mejor el problema.

El informe finaliza reiterando que luchar contra la violencia escolar, ha de ser una constante en nuestra sociedad. El primer paso para hacerlo, es "sin duda reconocerla y no justificarla, ni normalizarla en ninguna de sus múltiples formas".

El informe puede descargarse desde la página de la Fundación ANAR o bien directamente a través del siguiente enlace:

II Estudio sobre Acoso Escolar Y Ciberbullying según los afectados

Artículos Relacionados
El Congreso aprueba una PNL relativa a la prevención y detección del acoso escolar así como de atención a las víctimas
La necesidad de implementar programas validados para prevenir el acoso escolar – Entrevista a Maite Garaigordobil
Pasado y presente del acoso escolar: contribuciones y retos de la Psicología
I Estudio sobre el Bullying según los afectados y líneas de actuación-Día mundial contra el acoso escolar
Programa KiVa, una forma eficaz para prevenir el acoso escolar. Entrevista a Christina Salmivalli
MyBullying: una herramienta online para detectar posibles casos de acoso escolar
“La detección e intervención en situaciones de acoso escolar corresponde a toda la comunidad educativa”-Entrevista a Andrés González Bellido
La Asamblea de Madrid aprueba solicitar el reconocimiento legislativo del acoso maternal
El acoso escolar debe abordarse desde un enfoque multidisciplinar, según un informe
La mejora de la convivencia debe ser un objetivo prioritario para luchar contra el acoso en los centros educativos, según una PNL
El porcentaje de acoso escolar en los niños con TEA cuadruplica al de la población general
Es prioritario emprender medidas para detectar y prevenir el acoso escolar, según una PNL
Desarrollo de habilidades sociales y emocionales y de valores para prevenir el acoso escolar, nueva guía de la CEAPA
Desarrollo de habilidades sociales y emocionales y valores para prevenir el acoso escolar, nueva guía de la CEAPA