Cristian Ochoa1,2,3 y Ana Casellas-Grau1,4

1Institut Català d’Oncologia, Barcelona

2Universitat de Barcelona, Barcelona

3Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL), Barcelona

4Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona

Los medios de comunicación informan, desde hace ya unos años, de los importantes avances médicos para el tratamiento del cáncer,  así como de las crecientes tasas de supervivencia.  Esta mayor supervivencia, sin embargo, no se traduce directamente en un mayor bienestar o calidad de vida. De hecho, más de un tercio de los pacientes de cáncer manifiestan un  grado de malestar psicológico mantenido importante. Por este motivo, la psicooncología, tradicionalmente, ha centrado sus esfuerzos en tratar estos síntomas para reducirlos, regularlos o controlarlos.

En los últimos años, y ligado al movimiento de la psicología positiva, el foco de atención psicológica en cáncer se ha ampliado de lo disfuncional o deficitario a elementos clave del funcionamiento psicológico positivo en la adversidad, como son las fortalezas y virtudes humanas o la capacidad de dar cambios vitales positivos (crecimiento) en la enfermedad.

Estos cambios vitales positivos se han descrito mediante conceptos como el de crecimiento postraumático (CPT). Este fenómeno tiene especial cabida en el cáncer, dado que describe los cambios personales positivos que pueden aparecer tras una experiencia potencialmente traumática, como puede ser esta enfermedad. Estos cambios se agrupan en cinco áreas –consideración de nuevas posibilidades en la vida, mejora en las relaciones personales, mayor importancia a la propia espiritualidad, mayor fortaleza personal y mayor apreciación por la propia vida – y se han vinculado a una mayor adaptación a la enfermedad, menor malestar emocional y menos sintomatología postraumática.

En ese sentido, han surgido preguntas como: ¿hay personas más propensas a desarrollar crecimiento postraumático que otras? Así parece. Los estudios realizados señalan algunas características personales, sociales y médicas facilitadoras de este crecimiento. Así, los pacientes para los que el cáncer significa una mayor ruptura de sus planes de vida (personas jóvenes), o que tienden a mostrar una mayor afectación emocional (generalmente mujeres) desarrollan crecimiento más fácilmente. De igual forma, contar con un soporte social de calidad es un facilitador del desarrollo de CPT, al igual que tener algún tipo de afiliación religiosa, dado que ésta habitualmente supone también mayor soporte emocional por parte de los otros creyentes y de la propia creencia en Dios. Las características médicas no parecen tener un rol tan claramente inductor de crecimiento, aunque parece que los pacientes en estadios medios de la enfermedad (estadios II y III) se encuentran con una combinación de incertidumbre y amenaza potencial que también fomenta la realización de cambios vitales positivos.

Por otro lado, desde la psicología se plantea un reto fundamental en este ámbito: ¿se puede facilitar el crecimiento en supervivientes de cáncer a través de un tratamiento psicológico? Nuestro grupo de investigación así lo ha constatado. En 2010 desarrollamos el programa de psicoterapia positiva grupal  en cáncer (PPC), con el objeto de facilitar la adaptación psicosocial fomentando el crecimiento en pacientes, cuidadores y otras personas significativas. Se trata de un programa de 12 sesiones semanales de 90-120 minutos que se lleva a cabo en grupos de 8-12 supervivientes de cáncer con problemas de adaptación. La terapia está dividida en cuatro módulos: los dos primeros favorecen lo que se llama el proceso de asimilación de la experiencia oncológica, es decir, se busca un re-equilibrio emocional y un mejor afrontamiento de lo vivido; los dos módulos restantes es dónde se potencia el crecimiento facilitando los procesos de acomodación y transformación personal tras la enfermedad. En esta fase se promueven los cambios profundos en la visión de uno mismo, de los otros y del mundo como resultado del cuestionamiento que la enfermedad produce (mortalidad, relaciones significativas…).

Los resultados de la PPC son prometedores, dado que, además de favorecer el desarrollo de crecimiento, reduce los niveles de estrés postraumático y de malestar emocional (Ochoa, Casellas-Grau, Vives, & Font, 2017). Incluso, resultados preliminares que estamos pendientes de publicar muestran que la PPC puede inducir esta reducción de una forma más eficaz que otras terapias cognitivo-conductuales centradas en el control o manejo del estrés.

Cabe decir que las ventajas que conllevan estos resultados van más allá del incremento del crecimiento y la reducción de malestar y estrés postraumático, ya que las personas que desarrollan crecimiento tienden a mostrar mejor calidad de vida,  adoptar estilos de vida más saludables, y  cuidar más de los aspectos médicos en relación a la enfermedad que han sufrido.

El artículo completo puede encontrarse en la Revista International Journal of Clinical and Health Psychology:

Ochoa, C., Casellas-Grau, A., Vives, J., Font, A. y Borràs, J.M. (2017). Positive psychotherapy for distressed cancer survivors: Posttraumatic growth facilitation reduces posttraumatic stress. International Journal of Clinical and Health Psychology, 17:28-37. doi: 10.1016/j.ijchp.2016.09.002.

Cristian Ochoa Arnedo. Especialista en Psicología Clínica y experto en psicooncologia. Director del programa Psicooncologia online y coordinador del Comité Psicosocial del Institut Català d’Oncologia-Hospital Duran i Reynals en Barcelona. Profesor asociado de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona e investigador principal en psicooncologia de un proyecto centrado en: 1) estudiar los procesos de trauma y crecimiento en cáncer y diseño de tratamientos, 2) facilitar el acceso a soporte psicosocial y tratamientos mediante las TIC. Han creado la primera comunidad terapéutica online para cáncer de mama.

Anna Casellas-Grau. Doctora en Psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona. Ha publicado diversos artículos centrados en la psicología positiva y el cáncer. Actualmente es investigadora en el Institut Català d’Oncologia – Hospital Duran i Reynals. Investigadora del programa de Psicooncologia Online. Su investigación se centra en el estudio de los tratamientos psicológicos en cáncer, presenciales y en línea, así como en la implementación de la primera comunidad terapéutica online para cáncer de mama.

Artículos Relacionados
La intervención psicológica debería ser uno de los tratamientos de primera línea para la fatiga asociada al cáncer, según un estudio
Guía europea para la mejora de la calidad del control integral del cáncer de la Unión Europea
Los beneficios de la intervención psicológica en el cáncer de mama, según la APA-Día Mundial contra el cáncer de mama
Tratamientos psicológicos para el trastorno por estrés postraumático en los supervivientes al cáncer
Análisis de las intervenciones psicológicas disponibles para reducir la fatiga en los supervivientes al cáncer
Uso de Internet en la evaluación psicológica a pacientes con cáncer de mama
La intervención psicológica es imprescindible en el tratamiento de pacientes con cáncer, según una encuesta
Optimismo y calidad de vida en el cáncer de mama