La AESPPU (Asociación Española de Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos Universitarios) fue creada en 2009. Se define en su creación como una Asociación sin ánimo de lucro que aglutina a los servicios de estas características pertenecientes a las universidades españolas, tanto públicas como privadas, y cuyo cometido es la promoción y difusión de los trabajos realizados por los diferentes servicios.

La creación de esta Asociación respondió a la necesidad de representar a estos centros que venían funcionando en las Universidades Españolas. Los primeros de ellos, los pertenecientes a las Universidades de Málaga y Sevilla, fueron puestos en marcha en 1986.

Con el objetivo de conocer la labor que se realiza en estos servicios, su nivel de desarrollo actual y su organización, Infocop ha entrevistado a Miguel Ángel Rando Hurtado, presidente de AESPPU. Miguel Ángel Rando, psicólogo Especialista en Psicología Clínica y de la Salud y psicólogo Especialista en Psicoterapia, es Profesor Asociado en el Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Málaga, así como miembro del Servicio de Atención Psicológica de dicha universidad desde hace 27 años, desempeñando desde el año 2008 el cargo de coordinador de este Servicio de Atención Psicológica.

Miguel Ángel Rando

ENTREVISTA

Para comenzar, podría explicarnos ¿cuál es el estatuto jurídico de los servicios psicológicos y psicopedagógicos universitarios? ¿Son entidades autónomas dentro de la Universidad con sus propios reglamentos y dirección, o dependen de los Decanatos de las Facultades o de las Direcciones de los Departamentos? En ese caso, ¿de qué Facultades o Departamentos?

Cada uno de ellos está regido por sus reglamentos de organización y funcionamiento interno. Al ser servicios para  la comunidad universitaria dependen de los vicerrectorados (Extensión Universitaria, Alumnado, Responsabilidad Social…). En cada caso, encontramos que pertenecen a diferentes vicerrectorados y, por lo tanto, todos se rigen por la legislación universitaria vigente, por los Estatutos de cada Universidad y las normas que lo desarrollen.

En muchos casos, existe una clara vinculación con las Facultades de Psicología, siendo estas las que en ocasiones proponen la Dirección de los Servicios, aunque hemos de tener en cuenta que en algunas Universidades donde no hay Facultad de Psicología sí existen Servicios de estas características, como por ejemplo, en Universidades Politécnicas.

En la mayoría de los casos, por tanto, la dirección corre a cargo de un profesor de algún Departamento de Psicología, muy frecuentemente, del Área de Evaluación y Tratamiento.

En los Estatutos de la Asociación no se especifica quién debe organizar o prestar los servicios psicológicos o psicopedagógicos en la Universidad para solicitar la admisión de un Servicio como socio de la Asociación. ¿Eso significa que puede haber Servicios de Psicología y Psicopedagogía Universitarios que estén organizados por Departamentos o Facultades ajenos a la Psicología y que formen parte de la Asociación?

Como ya hemos comentado estos casos se dan: hay servicios vinculados a Facultades de Psicología y otros que no lo están.

Existen dos tipos de servicios: aquellos con una orientación claramente clínica (que se encargan de ofrecer intervenciones terapéuticas a la comunidad universitaria) y aquellos otros con una orientación psicopedagógica (que se encargan de ofrecer programas de apoyo, orientación y asesoramiento a la comunidad).

Defendemos el carácter multidisciplinar de estos servicios, respetando la especialización y competencias de los diferentes profesionales. Las plantillas de los servicios se definen según la orientación de los mismos. Así, aquellos con orientación clínica están integrados por profesionales de la Psicología clínica y/o sanitaria, mientras que en los que se decantan por una intervención psicopedagógica cuentan también en sus plantillas con profesionales de otros campos como la Pedagogía.

¿Qué relación existe entre los Servicios de Psicología y Psicopedagogía con las Clínicas Universitarias de Psicología que se han creado en algunas Facultades de Psicología, como la de la UCM o la UB?

No existe ninguna diferencia, estamos hablando de lo mismo. La entrada en vigor de la Ley  44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias, obligó a la práctica totalidad de los servicios a adaptarse a las exigencias de la misma procediendo así a constituirse como centros sanitarios. Esto ha dado pie a que algunos servicios cambien su denominación por la de clínicas universitarias, mientras que otros han mantenido la categorización de servicios psicológicos. Pero en ambos casos sus estructuras y funciones son las mismas, destacando las que a continuación detallamos:

  • Ofrecer servicios de atención psicológica de calidad (primaria o/y especializada) a toda la comunidad (alumnado, PAS y PDI) de la Universidad que lo solicite.
  • Desarrollar programas de información, prevención y promoción en el ámbito de la salud y la educación entre el colectivo universitario.
  • Prestar servicio de asistencia e información psicológica, mediante convenio de la Universidad, con instituciones y organismos ajenos a la Universidad.
  • Fomentar que los estudiantes de Psicología, alcancen las competencias definidas en su plan de estudios, mediante la realización de prácticas en psicología sanitaria y educativa, bajo una adecuada supervisión
  • Favorecer el desarrollo de la Investigación, especialmente en el campo de la psicología de la salud y la educación, como resultado de la actividad asistencial.

¿Existen condiciones o estándares legales o profesionales exigibles dentro de esos Servicios de Psicología y Psicopedagogía Universitarios? ¿Cuáles son?

Por supuesto que sí. Como hemos mencionado anteriormente los centros que llevan  a cabo actividades clínicas o sanitarias han de contar con la debida acreditación de sus respectivas comunidades autónomas para poder funcionar como centros sanitarios. Esto además de exigir unas características físicas y administrativas a los mismos impone unos criterios en cuanto al personal que puede ejercer en ellos, que tienen que contar con la Especialidad de Psicología Clínica y de la Salud o con la acreditación o titulación de Psicología Sanitaria. Al margen de esto cada Universidad lleva a cabo sus procesos de selección, siendo en la mayoría de los casos (especialmente en las Universidades públicas) por concurso de méritos, lo cual garantiza el acceso de candidatos altamente cualificados.

¿A qué población atienden los Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos? ¿Existen datos sobre su actividad? ¿Qué tipo de problemas atienden con más frecuencia?

Existe variedad en cuanto a la población que cubre cada uno de los Servicios. El punto de coincidencia es el colectivo de estudiantes que constituye el principal objetivo. Otros servicios amplían su cobertura a los colectivos de personal docente e investigador y a los de administración y servicios de las respectivas universidades. Por último, algunos servicios ofrecen atención clínica a personas externas a sus Universidades, bien mediante convenios con otras instituciones o aplicando las tasas vigentes en cada caso para personal externo con el fin de no incurrir en cuestiones de competencia desleal con los centros privados.

Existen datos de actividad de cada servicio pero en la actualidad estamos trabajando para poder ofrecer cifras globales que reflejen la importancia de estos servicios en la Universidad Española.

¿Podría decirse que esos servicios pueden actuar como competencia desleal de los servicios prestados por la asistencia psicológica privada, en la medida que pueden atender problemas psicológicos de la población universitaria y están financiados por un presupuesto público ajeno al sanitario?

Por supuesto que no, las universidades públicas cuentan en sus presupuestos con partidas destinadas a invertirse en su propio colectivo. Estas cantidades se retraen del pago de las matrículas de los estudiantes y de las nóminas de sus empleados y se invierten en diferentes actividades que benefician a la comunidad universitaria (actividades deportivas, culturales, etc…) entre las cuales se encuentra la cobertura que prestan los Servicios Psicológicos.

Tan solo en los casos en los que se atiende a población no universitaria este servicio no estaría cubierto por dichas partidas por lo que se ha de proceder a cobrar las tarifas vigentes en cada población para no establecer una situación de competencia desleal con los centros privados.

¿Considera importante que esos servicios tengan algún tipo de coordinación con los servicios asistenciales, tanto sanitarios o educativos, que son competencia de las Comunidades Autónomas?

Por supuesto. Ya existe por parte de los Servicios Universitarios coordinación con servicios sanitarios para derivación en caso de trastornos graves o problemas que no sean propios de sus competencias.

En el caso de los servicios educativos se coordinan acciones para realizar una mejor integración y adaptación en el ámbito universitario de los estudiantes que ingresan en la Universidad desde la enseñanza secundaria.

¿Qué importancia tienen esos Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos en la docencia pre y post-grado de la Psicología?

Muchos de nuestros Servicios desde su creación vienen acogiendo a estudiantes pre y post-grado para su formación. Incluso tenemos experiencia de movilidad nacional para prácticas.

Los servicios psicológicos se han convertido en un referente necesario e importante para la formación de los profesionales del posgrado en Psicología General Sanitaria, puesto que les permiten entrar en contacto con una práctica clínica real y altamente cualificada, que se nutre de los resultados de las investigaciones llevadas a cabo en las Universidades y del intercambio de profesionales que las mismas facilitan.

¿Considera importante que esos servicios tengan algún tipo de coordinación con los servicios asistenciales, tanto sanitarios o educativos, que son competencia de las Comunidades Autónomas?

Por supuesto. Ya existe por parte de los Servicios Universitarios coordinación con servicios sanitarios para derivación en caso de trastornos graves o problemas que no sean propios de sus competencias.

En el caso de los servicios educativos se coordinan acciones para realizar una mejor integración y adaptación en el ámbito universitario de los estudiantes que ingresan en la Universidad desde la enseñanza secundaria.

¿Considera que la constitución de Servicios de atención psicológica, clínica y no clínica, dentro de las Universidades son un recurso esencial para el desarrollo de una docencia de calidad en el ámbito de la Psicología?

Por supuesto, una de las necesidades que manifiestan los grados y master son centros de prácticas que acojan al elevado número de estudiantes universitarios. En este sentido los Servicios, son centros donde se pueden desarrollar prácticas del grado y posgrado de Psicología en un contexto universitario que plantea la seguridad de los criterios de calidad que se necesitan.

Para finalizar, ¿desea añadir alguna otro comentario al tema que nos ocupa?

Os aporto junto a la entrevista un artículo que refleja la historia y evolución de todos los servicios españoles y que creo contiene datos importantes para ilustrar esta entrevista.

Artículos Relacionados
Es necesario conceder más prioridad a la salud mental en colegios y universidades, según un informe
Según un estudio el 62% de los universitarios han vivido alguna situación de violencia de género
El Servicio de Atención Psicológica en el Instituto Anatómico Forense de Madrid realiza más de 1.700 intervenciones anuales
EL SERVICIO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA DE LA UMA CUMPLE 25 AÑOS – ENTREVISTA A SU DIRECTORA, MARGARITA ORTIZ-TALLO
EL SERVICIO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD DE MÁLAGA CUMPLE 25 AÑOS