Los pilotos de líneas aéreas comerciales son responsables de transportar con seguridad a miles de personas a diario, por lo que deben estar física y mentalmente aptos para desempeñar este trabajo. La salud mental del personal de aviación es una gran preocupación para las aerolíneas, los controladores y los pasajeros, puesto que la presencia de problemas psicológicos en los pilotos supone una amenaza para la seguridad del vuelo, pudiendo conllevar resultados catastróficos si no se toman las medidas pertinentes.

Con esta introducción, se presenta una nueva Declaración de Posicionamiento publicada por la Sociedad Británica de Psicología (British Psychological Society), bajo el título Aviation and aerospace psychology: Pilot mental health and wellbeing (Aviación y psicología aeroespacial: la salud mental y el bienestar de los pilotos).

El documento, elaborado por psicólogos expertos en el ámbito de la aviación, ofrece una perspectiva psicológica sobre el ambiente de trabajo y las condiciones únicas de los pilotos de líneas aéreas, analizando los factores que pueden incrementar el riesgo de desarrollar problemas de salud mental.

Los autores ponen de relieve la necesidad de que la industria de la aviación invierta en su infraestructura y en el bienestar de su personal laboral, de cara a satisfacer la creciente demanda de viajes aéreos y garantizar que la seguridad no se vea comprometida, siendo la aplicación de la Psicología y la incorporación de psicólogos cualificados, una parte integral de esta inversión.

Tal y como señala el texto, el personal de aviación trabaja en un entorno único y soporta una amplia gama de factores estresantes, tanto personales -enfermedades, duelo, dificultades matrimoniales y familiares, etc.-, como relacionados con el trabajo -jornadas irregulares y de larga duración, desfases horarios, problemas de sueño, emergencias médicas durante el vuelo, descanso insuficiente entre turnos, incertidumbre laboral, etc.-, que pueden aumentar de forma exponencial el riesgo de desarrollar un problema de salud mental (principalmente, ansiedad y depresión), por lo que es crucial una evaluación regular, y que los programas educativos y las opciones de intervención estén disponibles para todos.

De hecho, según afirman los autores, la mayor parte de la información actual con respecto a la prevalencia de las condiciones de salud mental en los pilotos de líneas aéreas proviene de  investigaciones de accidentes aéreos, exámenes médicos e informes de compañías aéreas o de organismos reguladores. Con respecto a las revisiones médicas, los datos muestran que las condiciones de salud mental suelen ser secundarias a las enfermedades cardiovasculares y se erigen como una de las principales razones para perder una licencia médica. Sin embargo, los autores advierten, “es probable que estas cifras subestimen la verdadera incidencia de problemas de salud mental en los pilotos de líneas aéreas”, dada la reticencia de estos a divulgar un problema de esta índole por el estigma asociado al mismo y/o por temor a perder sus licencias de vuelo.

Atendiendo a lo anterior, el documento afirma que la prevención e identificación de las condiciones de salud mental antes de que lleven a una crisis, podría lograrse si las aerolíneas implementaran el seguimiento y el apoyo psicológico de alta calidad a los pilotos y, cuando sea conveniente, una evaluación psicológica por parte de profesionales adecuadamente cualificados (esto es, que cuenten con los requisitos de formación y experiencia adecuados), junto con políticas para la mejora psicológica del personal laboral y la promoción de un óptimo bienestar.

A este respecto, recuerda que los psicólogos son profesionales “especialmente cualificados para ayudar a la industria de la aviación a abordar las insuficiencias en el sistema actual de detección y tratamiento de problemas de salud mental en los pilotos”, y pueden realizar contribuciones significativas en las siguientes áreas:

- Ayuda con la selección y formación de tripulación aérea.

- Mejora del proceso de identificación y abordaje de los problemas psicológicos existentes.

- Identificación de factores específicos en el ámbito laboral que pueden tener un impacto en la salud mental de los trabajadores de la aviación.

- Promoción del bienestar y prevención de posibles problemas de salud mental.

El documento finaliza con una serie de recomendaciones orientadas a la mejora del sistema actual, resaltando en ellas la contribución significativa de la Psicología en este ámbito:

Psicólogos de aviación

1. Para 2020, todos los psicólogos que trabajan en la industria aeronáutica y aeroespacial deben tener conocimientos, familiaridad y experiencia demostrados en aviación, por ejemplo, ser miembros de la Asociación Europea de Psicología de la Aviación (EAAP), y los que trabajan con personal deben ser profesionales registrados del Consejo de Profesiones de la Salud y la Atención (Health and Care Professions Council-HCPC).

2. Para 2020, la industria de la aviación, la Sociedad Británica de Psicología y las Instituciones de Educación Superior deberían desarrollar y aprobar un curso formal de posgrado de especialización en aviación y en Psicología Aeroespacial.

Evaluación en salud mental

3. Para 2020, las líneas aéreas deberían garantizar que los pilotos tengan acceso a psicólogos adecuadamente cualificados, para recibir apoyo continuo y, cuando esté indicado, evaluación psicológica a lo largo de su vida laboral.

4. Para 2020, las líneas aéreas deberían garantizar que todas las evaluaciones de salud mental del personal de aviación sean de alta calidad, llevadas a cabo por un psicólogo cualificado, que se rija por los estándares éticos de la Sociedad Británica de Psicología.

5. Para 2020, debería haber una colaboración activa entre los psicólogos de aviación y los examinadores médicos aéreos, incluyendo reuniones periódicas, presentación de casos y formación conjunta.

Promoción del bienestar

6. Para 2020, las líneas aéreas deberían contar con políticas relacionadas con la salud mental de su personal laboral, incluida la información sobre las diferentes formas de apoyo disponible y los pasos para la promoción de un bienestar óptimo.

7. Para 2020, las líneas aéreas y las organizaciones de formación de pilotos deberían proporcionar capacitación para que los pilotos comprendan, manejen y mantengan una óptima salud mental.

Recomendaciones de investigación

Para una mayor mejora de los sistemas, las condiciones y una máxima seguridad y satisfacción de los pasajeros, se necesita incrementar la investigación, abordando diversos aspectos:

- El efecto a largo plazo de diferentes factores estresantes en los pilotos y cómo estos podrían cambiar a medida que la industria crece.

- Una revisión sistemática de la información actual sobre la salud mental y el bienestar de los pilotos, en aras de identificar las brechas existentes y las mejores prácticas.           

- La eficacia de los diferentes tipos de intervención para promover el bienestar de los pilotos.

La Declaración de Posicionamiento puede descargarse desde la página Web de la BPS, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Aviation and aerospace psychology: Pilot mental health and wellbeing

Artículos Relacionados
Contribuciones de la Psicología a la prevención de accidentes aéreos – Comunicado de la EFPA
La valoración de la salud mental en el personal de vuelo – Entrevista a Adela González Marín, presidenta de la AEPA
El COP y la AEPA firman un Convenio de Colaboración
PSICOLOGÍA DE LA AVIACIÓN, UN NUEVO CAMPO DE INTERVENCIÓN – ENTREVISTA A LA PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA DE LA AVIACIÓN
La respuesta al estrés como predictora del rendimiento de los pilotos