Tamara Redondo-Elvira1, Celia Ibáñez-del-Prado2 y Sara Barbas-Abad3

1AECC Pontevedra

2Hospital Virgen de la Poveda, SERMAS, Madrid

3Fundación Aladina, Madrid

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los cuidados paliativos (CP) como «el enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento, por medio de la identificación temprana y la impecable evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas físicos, psicológicos, sociales y espirituales».

En esta situación de final de vida la persona se enfrenta a la amenaza de su propia finitud, y cobra vital importancia la percepción de recursos que puedan ayudarle a hacerle frente. Dentro de las funciones que desempeña el psicólogo de cuidados paliativos está el trabajo con este tipo de recursos. Es múltiple la bibliografía sobre este campo de la psicología y poco a poco se va desmembrando la realidad implicada. Dentro de nuestro equipo de trabajo nos planteamos valorar si dos de los recursos que clínicamente se nos muestran como más certeros estarían relacionados en pacientes en fase final de vida, ambos recursos son la resiliencia y las necesidades espirituales. Los estudios con otras poblaciones muestran una estrecha relación entre resiliencia y necesidades espirituales, ambas variables conformarían gran parte del bienestar emocional en los pacientes al final de la vida.

La resiliencia, se conceptualiza como un constructo que hace referencia a la capacidad del ser humano para sobreponerse a la adversidad, recuperarse y salir fortalecido, por tanto puede ser un gran recurso ante esta situación de final de vida. La resiliencia se convertiría así en un elemento protector frente al sufrimiento. Tradicionalmente el estudio de la resiliencia se ha centrado en otros campos como la oncología, los profesionales sanitarios o en cuidadores informales. Potenciar este tipo de afrontamiento en pacientes al final de la vida ayudaría a contrarrestar los niveles de sufrimiento de las personas que se encuentran en este momento vital. Desde el punto de vista técnico podría convertirse en un elemento central sobre el que pilotar la mejora de la situación emocional y consecución de bienestar.

Alcanzar el alivio del sufrimiento necesita también del complejo entramado espiritual de la persona. Satisfacer las necesidades espirituales favorece tanto la percepción de salud como el bienestar psicológico de las personas, por tanto en cuidados paliativos es un gran aliado frente al sufrimiento. Este elemento no está únicamente relacionado con la experiencia religiosa sino con la vertiente más existencial del ser humano, tanto a nivel interpersonal o en relación con los otros, como intrapersonal y transpersonal. Son necesidades frecuentes la búsqueda de sentido a la existencia y a su devenir, sentirse amado y amar, buscar el encuentro con los otros o reconciliarse, obtener el perdón o perdonar, legar, fundirse con realidades superiores o repasar lo que ha significado lo vivido.

En base a todo lo anterior, realizamos un trabajo donde se buscaba analizar la relación entre  resiliencia y espiritualidad en sus tres dimensiones (intrapersonal, interpersonal y transpersonal) en pacientes que se encuentran ingresados en una unidad de cuidados paliativos de un hospital de media estancia (Hospital Virgen de la Poveda-SERMAS). En él, confirmamos dicha relación. Estableciéndose una vinculación más importante entre resiliencia y la dimensión espiritual intrapersonal, en otros estudios la relación más relevante aparecía para la dimensión interpersonal. La dimensión intrapersonal expresada a través de la búsqueda de sentido ha probado ser de gran relevancia que suelen aflorar en momentos límite, de intenso sufrimiento, como son la enfermedad o la cercanía de la muerte. En este contexto, se facilita ese proceso de búsqueda, en el que se trata de dotar de sentido a la propia vida, pero también al sufrimiento de ese momento, revisando su biografía y elaborando un legado para sus allegados (Breitbart, 2002 ).

Las dimensiones interpersonal y trascendental también juegan un papel relevante y ambas están relacionadas con la resiliencia. El ser humano presenta la necesidad de conectarse con los demás, sentirse parte del entramado emocional y afectivo de los demás. Ante el fenómeno de lo desconocido, lo temido, la trascendencia aparece como mecanismo de alivio. Pertenecer a una realidad superior, conectarse con la naturaleza o con su propio interior son procesos que ayudan a calmar las encontradas emociones que surgen ante el abismo.

En cualquier caso, al extrapolar estos datos a la práctica clínica no podemos desatender ninguna de estas dimensiones.

Las necesidades espirituales, una vez cubiertas, se convierten en recurso, favoreciendo el bienestar emocional y propiciando la salida reforzada de ese contacto directo con el sufrimiento, ese sería un afrontamiento resiliente (Benito, Barbero et al., 2014; Frankl, 1996 ).

Diferentes investigaciones muestran que también la resiliencia puede ser trabajada y entrenada. Se han desarrollado grupos de terapia para el entrenamiento de la resiliencia y el manejo del estrés, en los que mediante terapia cognitivo-conductual y, usando la resiliencia como mecanismo, se enseña a los pacientes a redirigir sus percepciones sobre eventos estresantes y focalizarse en el crecimiento personal (por ejemplo, aceptación, propósito o gratitud) y el ajuste a las situaciones cambiantes del proceso vital (Loprenzi et al., 2011).

Este trabajo confirma la necesidad de los equipos de cuidados paliativos de seguir trabajando en relación a estos dos conceptos, prestando atención al campo espiritual de la persona y ofreciendo soporte desde el inicio de la vinculación terapéutica y al mismo tiempo entrenar este tipo de afrontamiento con enfermos y cuidadores, para en última instancia conseguir un abordaje y afrontamiento resiliente de la situación de final de vida.

El artículo completo puede leerse en la revista Psicología y Salud:

Redondo, T., Ibáñez, C. y Barbas, S. (2017). Espiritualmente resilientes. Relación entre espiritualidad y resiliencia en cuidados paliativos. Clínica y Salud, 28, 117-121.

Tamara Redondo Elvira es licenciada en Psicología por la UCM. Ha realizado el Magíster en Psicooncología y Cuidados Paliativos en la misma universidad. Ha trabajado como Psicóloga colaboradora en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Virgen de la Poveda (Madrid) y también en el servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal. En la actualidad, tras su paso por la Junta Local de Vigo de la Asociación Española Contra el Cáncer, desempeña su labor asistencial en la Junta Provincial de La Rioja. Ha colaborado en diversas investigaciones en el campo de los cuidados paliativos, centrando sus esfuerzos en la resiliencia y las necesidades espirituales.

Celia Ibáñez del Prado es licenciada y doctora en Psicología por la UCM y Magíster en Psicooncología en la misma universidad. Inició su carrera docente en la UCM en 2013 como Profesora Asociada en el departamento de Psicología Clínica de dicha universidad. Es Psicóloga general sanitaria y psicóloga de la Unidad de cuidados paliativos del Hospital Virgen de la Poveda perteneciente al Servicio Madrileño de Salud. Su principal campo de especialización son los cuidados paliativos y la psicooncología, donde también ha llevado a cabo distintas investigaciones centradas en la evaluación del insomnio en cuidados paliativos y necesidades espirituales.

 

Sara Barbas Abad es licenciada en Psicología por la UCM. Ha realizado el Magíster en Psicooncología y Cuidados Paliativos en la misma universidad. Ha trabajado como Psicóloga colaboradora en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Virgen de la Poveda (Madrid). En la actualidad desempeña su labor asistencial como psicooncóloga en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Ha colaborado en diversas investigaciones en el campo de los Cuidados Paliativos, centrándose fundamentalmente en los temas relativos a necesidades espirituales y afrontamiento.

Artículos Relacionados
La construcción de la resiliencia entre los refugiados - Día de la Psicología en la ONU
El sentido de la vida es una vida con sentido. La resiliencia
Construir la resiliencia para manejar la exposición indirecta al miedo, según la APA
Manual de promoción de la resiliencia infantil y adolescente
Fomentando la resiliencia en las familias con enfermedad mental parental: los talleres kidstime
Una cobertura universal de salud con cuidados paliativos - Día Mundial de los Cuidados Paliativos
España pierde puestos en el Ranking del desarrollo de cuidados paliativos en la UE
“Vidas ocultas/pacientes ocultos”, Día Mundial de los cuidados paliativos 2015
¿Cuál es el papel actual de los psicólogos en cuidados paliativos?
El Ministerio de Sanidad propone unos criterios de atención paliativa para la población infantil
El 90% de las personas que necesitan cuidados paliativos no los recibe, Atlas Mundial de Cuidados Paliativos
Mitos y realidades en torno a los cuidados paliativos
El 42% de los países carecen de servicios de cuidados paliativos, según un informe