El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha dado a conocer los resultados de la Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) para los años 2016/2017.

Este estudio se enmarca dentro de una serie de encuestas bienales que, desde 1994, se dirigen a los estudiantes de Enseñanza Secundaria de entre 14 y 18 años (3º y 4º de la ESO, bachillerato y ciclos formativos de grado medio), con el propósito de conocer la situación, las tendencias y patrones de consumo de drogas, los factores asociados y las opiniones y actitudes ante las drogas de los estudiantes españoles, así como orientar el desarrollo y evaluación de intervenciones destinadas a reducir el consumo y los problemas asociados.

Para su realización, se ha contado con una muestra de 35.369 estudiantes pertenecientes a 863 centros educativos públicos y privados y 1.726 aulas. Como novedad en esta edición, se ha incluido el análisis de más de 20 sustancias psicoactivas (2 más que en la anterior).

A continuación, presentamos algunas de las principales conclusiones del informe ESTUDES 2016-2017:

  • Las drogas consumidas por un mayor porcentaje de estudiantes son el alcohol, el tabaco y el cannabis. Resulta especialmente llamativo que los hipnosedantes (con o sin receta) ocupan el cuarto puesto.

  • En comparación con el año 2014, en 2016/2017 se detecta una disminución del consumo de alcohol, alucinógenos y cocaína.

  • Con respecto a la prevalencia de consumo por sexo, se observa que el consumo de todas las drogas ilegales está más extendido entre los hombres que entre las mujeres. Por el contrario, el uso de drogas legales como tabaco, alcohol o hipnosedantes está más extendido entre las mujeres.

  • La edad media de inicio en el consumo de las diferentes drogas se mantiene estable con respecto a ediciones anteriores. Sin embargo, llama la atención el inicio temprano en el consumo de hipnosedantes (edad media de 13,7 años para esta medicación con o sin prescripción médica, y 14 cuando su uso es sin receta).

  • En relación con consumo de tabaco, continúa disminuyendo el porcentaje de estudiantes que viven en hogares donde se fuma diariamente (de un 49,7 en 2014 a un 47,8 en 2016). El 88% de los consumidores de entre 14-18 años son menores de edad, y el 52,5% son mujeres.

En el 30,4% de los casos (12,3% en el total de estudiantes), existe permisividad por parte de los padres para fumar. Los tipos de tabaco más consumidos son: 45,6% de cajetilla, 10,2% de liar, y el 44,2% ambos.

Asimismo, ha habido un elevado incremento en la incidencia de estudiantes –el 95% menores de edad- que empezaron a fumar, pasando de una tasa de 129‰ (137.200) en 2014, a una de 163‰ (184.600) en 2016.

Se da un uso de los cigarrillos electrónicos entre los jóvenes: el 20,1% de los estudiantes de 14 a 18 años han usado cigarrillos electrónicos alguna vez en la vida, el 26% con el permiso de sus padres.

  • Con respecto al consumo de alcohol, el 93,2% de los consumidores son menores de edad. Es reseñable la permisividad de los padres en este aspecto: 48,3% (36,8% en total estudiantes) superando en 20 puntos la permisividad al tabaco. Aunque la prevalencia de uso de alcohol en adolescentes ha disminuido en los últimos años, sigue siendo bastante elevada.

La incidencia de nuevos bebedores se ha elevado también en estos 3 años: 286.000 estudiantes en 2014 (463‰) a 323.900 en 2016(476,6‰).

Las bebidas alcohólicas más consumidas son la cerveza entre semana y los combinados/cubatas durante el fin de semana. El 34,9% las obtienen por ellos mismos, principalmente, en bares o pubs, tiendas de barrio o supermercados.

  • En lo que se refiere a los hipnosedantes, el 90% de los adolescentes que los toman son menores de edad, el 62,2% de ellos mujeres. Asimismo, en el 60,8% (28,8% en el total de estudiantes) existe policonsumo (3 o más sustancias).

  • Con relación al cannabis, el 88,2% de los consumidores son menores, el 57% de ellos son hombres. Del perfil de estos adolescentes, se extrae que el 44,2% (27,8% en el total de estudiantes) son repetidores, el 12,4% (6,8% en el total) han suspendido, el 8,8% (2,4% en total) cuentan con el permiso de sus padres para consumir cannabis, en el 89,9% se da policonsumo.

La incidencia de los que se inician en el consumo se ha elevado de 146.300 (tasa 120‰) a 170.000 (tasa 138,8‰). El 4,2% de los que han iniciado el consumo de cannabis en el último año realizan un consumo problemático.

Basándose en los resultados del test CAST (Cannabis Abuse Screening test), se observa una tendencia estable en la prevalencia del consumo problemático. De los 61.810 jóvenes que hacen un uso problemático de esta droga, el 58,6% (27,8% en total estudiantes) repiten curso, el 19,7% (6,8% en el total) suspenden, el 55,2% (22,2% del total) regresa a casa más tarde de las 4, el 20% (2,4% en total) tiene permiso parental para consumir.

Las graves situaciones experimentadas por los estudiantes, en función del consumo son conflictos o discusiones importantes con padres o hermanos, resacas y amnesia al día siguiente después de salir, relaciones sexuales sin preservativo, peleas o agresiones físicas, etc.

  • El consumo de cocaína (polvo y/o base), se da en el 84% de los menores, siendo el 73,6% hombres. El 53,8% (27,8% en total de estudiantes) son repetidores, el 17,2% (6,8% en el total) suspenden las notas, y el 55,8% (22,2% total) regresa a casa pasadas las 4.

Existen diferencias significativas en función del sexo al iniciar el consumo de cocaína (el 62% de los hombres frente al 38% de las mujeres).

  • Se detecta una tendencia ascendente en el consumo de éxtasis, anfetaminas y metanfetaminas.

  • El 27,2% de los estudiantes (91% de ellos menores de edad) han consumido alguna vez sustancias estimulantes con el fin de mejorar el rendimiento en el estudio sin que lo haya recetado un médico, principalmente por parte de un familiar, amigo o conocido. Estos jóvenes suelen ser repetidores de curso y tienen dificultades de concentración en el colegio.

  • En función del riesgo percibido, el alcohol es la sustancia que se percibe como menos peligrosa. Persiste (desde 2010) la consideración del tabaco como más peligroso que el cannabis. Sin embargo, en 2016 ha disminuido la percepción del riesgo del consumo de hipnosedantes y alcohol.

  • Sigue disminuyendo la percepción de disponibilidad percibida para todas las drogas excepto para el alcohol y la cocaína. La droga ilegal que se percibe como más disponible es el cannabis. Según opinan los jóvenes, la medida menos eficaz en la lucha contra las drogas es la legalización.

  • Se da una relación entre el consumo de drogas y el ocio: a medida que aumenta la frecuencia de las salidas y se retrasa el horario de llegada a casa, lo hace también el consumo.

  • El informe incorpora datos sobre adicciones psicológicas entre adolescentes. A razón de los mismos, se observa un aumento significativo en el uso compulsivo de Internet (pasando de un 16,4% en 2014 a un 21% en 2016). Asimismo, la prevalencia de estudiantes que juegan dinero es de 6,4% cuando se hace a través de la red (10,2% hombres vs 2,5% mujeres) y se eleva a 13,5% cuando se juega fuera de Internet (21,6% hombres vs 5,4% mujeres).

El documento ESTUDES se encuentra disponible en la página del Ministerio de Sanidad, correspondiente al Plan Nacional sobre Drogas.

Para acceder a una versión abreviada del informe, pincha aquí:

ESTUDES 2016/17. Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España

Artículos Relacionados
Se reduce el consumo de drogas en general entre la población adolescente-Encuesta ESTUDES 2014-2015
SIGUE DESCENDIENDO EL CONSUMO DE COCAÍNA ENTRE LOS JÓVENES ESPAÑOLES
Se aprueba emprender medidas para prevenir la adicción a los juegos y apuestas online
Nuevo cuento para la prevención del consumo de drogas desde la infancia
Nueva aplicación para concienciar a los jóvenes sobre los efectos de las drogas
El Congreso aprueba la necesidad de reforzar los procedimientos de alerta temprana ante las nuevas sustancias psicoactivas
El cannabis es la droga ilegal más consumida y con menor percepción de riesgo entre los jóvenes-Informe Alcohol, tabaco y drogas ilegales 2016