Los niños y jóvenes que actualmente están experimentando un problema de salud mental tienen más del triple de probabilidades de haber sufrido intimidación y acoso a través de las redes sociales a lo largo del último año. Este es uno de los datos aportados en un reciente informe elaborado por una reconocida organización de salud mental de Reino Unido, Young Minds, que lleva por título Safety Net: Cyberbullying’s impact on young people’s mental health (Red segura: el impacto del acoso cibernético en la salud mental de los jóvenes).

El informe evidencia el daño potencial que supone el acoso a través de las redes sociales en la salud mental de los jóvenes, mostrando además los siguientes resultados:

  • El uso de las redes sociales por usuarios por debajo de la edad establecida (13 años) es una práctica común. A pesar de que la mayoría de las principales empresas de redes sociales -incluyendo Facebook, Twitter, Snapchat, YouTube e Instagram- especifican que los usuarios deben tener 13 años para tener una cuenta, los resultados del informe revelan que el 61% de los jóvenes se había creado una primera cuenta en estas redes a los 12 años.
  • Los niños y jóvenes utilizan las redes sociales durante largos periodos y hacen uso de múltiples perfiles. Según los resultados del estudio elaborado por Young Minds, casi la mitad de los niños y jóvenes (44%) pasan más de tres horas al día en las redes sociales, y cerca de uno de cada 10 (9%) usan las redes sociales entre la medianoche y las 6 a.m.
  • Existe una relación entre el uso intensivo de las redes sociales y la salud mental. El 38% de los jóvenes informan que las redes sociales tienen un impacto negativo en cómo se sienten acerca de sí mismos, en comparación con el 23% que refieren que este uso tiene un impacto positivo. Las cifras son más elevadas para el caso de las niñas, de las que un 46% afirma que las redes sociales influyen negativamente en su autoestima.
  • Ciberacoso: una nueva forma de intimidación. Si bien el acoso fuera de las redes sociales sigue siendo la forma más común de acoso escolar, el ciberacoso presenta un matiz diferente y es más potente en su impacto, debido a su rápida expansión y a que es percibido como más implacable por parte de los jóvenes encuestados.
  • Los pasos que están tomando las compañías de redes sociales en respuesta al ciberacoso son inconsistentes e inadecuados. Según la opinión de los jóvenes, las iniciativas que han promovido algunas redes sociales para dar respuesta a contenidos abusivos online, o a los problemas de ciberacoso, siguen siendo insuficientes e inadecuadas. Así, los jóvenes solicitan mayores esfuerzos para atajar el problema del acoso cibernético. A este respecto, el 83% de los jóvenes afirma que las empresas de redes sociales deberían implementar nuevas acciones para combatir el acoso cibernético en sus plataformasl.
  • Existe una percepción de impunidad para aquellos que se involucran en el comportamiento de intimidación. Los jóvenes perciben que no existen consecuencias para aquellos que se involucran en conductas de ciberacoso, al  igual que ocurre con el acoso escolar (fuera de las redes sociales)s.
  • Las empresas de redes sociales deben hacer más para promover la salud mental positiva y el bienestar. El 82% de los jóvenes señalaron que las compañías de redes sociales deberían desarrollar estrategias e iniciativas para promover la salud mental y las interacciones positivas en sus plataformas.

Asimismo, teniendo en cuenta los resultados obtenidos de su estudio, la organización Young Minds ha establecido una serie de recomendaciones para asegurar el establecimiento de entornos digitales que limiten la prevalencia del acoso cibernético y su impacto en los niños y jóvenes. Entre dichas recomendaciones se encuentran las siguientes:

  • Las plataformas de redes sociales deben ser apropiadas para la edad, y las empresas deben implementar medidas para identificar a los menores de 13 años y obtener el consentimiento explícito de los padres.
  • Las empresas de redes sociales deberían dar a conocer a los niños y jóvenes sus derechos y responsabilidades, incluido su comportamiento hacia los demás.
  • Las compañías de redes sociales deberían proporcionar respuestas oportunas, efectivas y consistentes al acoso online.
  • Las empresas de redes sociales deberían priorizar la promoción de la salud mental y el bienestar de niños y jóvenes en sus plataformas.
  • Los gobiernos deberían mejorar las exigencias a las empresas de redes sociales para que publiquen datos sobre su respuesta a las denuncias de acoso online.
  • Los gobiernos deberían realizar investigaciones adicionales sobre la escalada del acoso online y su impacto en los niños y jóvenes.
  • Los gobiernos deberían tener en cuenta las necesidades expresadas por los jóvenes para  el desarrollo de políticas de seguridad en Internet.
  • Los gobiernos deberían educar a los niños y jóvenes a tener un comportamiento seguro y responsable online y asegurarse de que saben cómo responder positivamente a las agresiones en este entorno, incluido el ciberacoso.

Las personas interesadas pueden acceder al recurso a través del siguiente enlace:

Cyberbullying’s impact on young people’s mental health

Artículos Relacionados
Yo a eso no juego, informe sobre bullying y ciberbullying de Save The Children
Bullying, ciberbullying y sexting: ¿Cómo actuar ante una situación de acoso?
El Canal YouTube del COPM recibe cerca de 5.000 visitas
Repercusión nacional de la Guía "Ciberbullying: prevenir y actuar" del COP Madrid
Facebook lanza un Centro de Prevención del Acoso
CYBERPROGRAM 2.0. Programa de intervención para prevenir y reducir el ciberbullying