Tras los últimos suicidios mediáticos acaecidos recientemente en EEUU, la presidenta de la American Psychological Association, Jessica Henderson Daniel, ha aprovechado para alertar de la creciente crisis que sufrimos respecto al suicidio.

Según un estudio publicado en junio por los Centros para el control y prevención de enfermedades (Centers for disease control and prevention), el suicidio aumentó en un 25% en los EEUU de 1999 a 2016. La escalofriante cifra de 45.000 estadounidenses de más de 10 años, murió por suicidio en 2016.

De esta forma, Henderson señala que el suicidio debe ser una prioridad de salud pública, para lo que se necesita aumentar el acceso a las evaluaciones de salud mental y garantizar que se cubran tanto los servicios de prevención como el tratamiento.

Son necesarios más fondos para poder llevar a cabo un tratamiento basado en la evidencia y su difusión, incluidos los servicios de atención en crisis. Además, considera, es primordial más investigación, así como garantizar una evaluación de riesgos, programas de prevención y tratamiento basados en la evidencia para reducir la incidencia del suicidio.

La ciencia y la práctica de la psicología desempañan un papel esencial en la comprensión y el abordaje de los fundamentos biopsicosociales de este tema.

Se puede consultar la declaración completa en el siguiente enlace:

APA Calls Suicide Prevention a Public Health Priority

Artículos Relacionados
Factores de riesgo de suicidio en la adolescencia
Cómo afrontar la pérdida de un ser querido por suicidio, recomendaciones de la APA
La Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio pide a la Asamblea de Madrid incorporar más psicólogos clínicos en AP
La Psicología tiene un amplio campo de desarrollo en el suicidio general, y en particular cuando se trata de cuerpos policiales-Entrevista a Daniel López
Se pone en marcha un nuevo teléfono contra el suicidio
El suicidio continúa siendo la principal causa externa de muerte, según el INE