En pacientes con insuficiencia cardíaca, es frecuente la aparición de trastornos de depresión y ansiedad, asociándose con resultados adversos, entre ellos, una baja adherencia al tratamiento, un mal funcionamiento, el incremento de hospitalizaciones y mortalidad elevada. A pesar del impacto negativo de estos trastornos, la ansiedad y la depresión siguen siendo infradiagnosticadas y no se tratan adecuadamente.

Así lo advierte un estudio publicado recientemente en la revista Harvard Review of Psychiatry, bajo el título Depression and Anxiety in Heart Failure: A Review (Depresión y Ansiedad en Insuficiencia Cardíaca: una revisión).

Tal y como señalan los autores del mismo, la insuficiencia cardíaca es un deterioro crónico de la función cardíaca, caracterizada generalmente por dificultad para respirar, edema o fatiga, y que afecta a más de 5 millones de estadounidenses, previéndose para 2020, un incremento de la prevalencia a 8 millones.

Según indican, tanto la depresión como los trastornos de ansiedad (principalmente, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno por estrés postraumático y trastorno de pánico), se asocian con el desarrollo y la progresión negativa de la insuficiencia cardíaca, incluyendo mayores tasas de mortalidad, “probablemente mediadas por mecanismos tanto fisiológicos como conductuales”. A este respecto, dada la superposición entre los síntomas cardíacos y psiquiátricos, diagnosticar con precisión estos trastornos emocionales en pacientes con insuficiencia cardíaca puede ser un desafío.

Atendiendo a lo anterior, el estudio consiste en una revisión de la literatura científica en torno a este ámbito, con el fin de determinar las asociaciones entre la depresión y la ansiedad con la incidencia y las consecuencias de la insuficiencia cardíaca, los mecanismos potenciales subyacentes a estas relaciones, y los diferentes métodos para diagnosticar y tratar los trastornos de depresión y ansiedad en esta población de alto riesgo.

Con respecto al manejo de los problemas de ansiedad y depresión, en palabras de los autores, “la Psicoterapia ofrece varias ventajas sobre la farmacoterapia”, estas ventajas serían, a razón de los datos, la posibilidad de adaptar el tratamiento a cada paciente individual, así como la inexistencia de efectos secundarios conocidos y ausencia de interacciones con los medicamentos específicos para los síntomas cardíacos. Asimismo, consideran que la Psicoterapia puede ayudar a estos pacientes a desarrollar habilidades para mejorar los síntomas a largo plazo y prevenir las recaídas.

En esta línea, pese a manifestar la escasez de estudios al respecto, subrayan el papel de la terapia cognitivo-conductual (TCC) como “el único tratamiento psicoterapéutico que se ha probado sistemáticamente en pacientes con insuficiencia cardíaca, con efectos beneficiosos”, sugiriendo su uso junto con otras intervenciones orientadas a mejorar las conductas de salud.

Asimismo, los datos muestran la importancia de los modelos de atención colaborativa en el manejo de la depresión y la ansiedad en estos pacientes. En el contexto de Atención Primaria, donde estos programas se han estudiado y aplicado con mayor frecuencia, hay evidencia de que los programas de atención colaborativa han conllevado mejoras en la depresión, la ansiedad y la calidad de vida relacionada con la salud de esta población de alto riesgo.

El estudio finaliza haciendo hincapié en la necesidad de realizar más investigaciones para mejorar la detección y desarrollar tratamientos eficaces para estos trastornos en pacientes con insuficiencia cardíaca.

Fuente: Celano, C.M., Villegas, A.C., Albanese, A.M., Gaggin, H.K., Huffman, J.C. (2018). Depression and Anxiety in Heart Failure: A Review. Harvard Review of Psychiatry: July/August 2018-Vol. 26 (4), p. 175–184. doi: 10.1097/HRP.0000000000000162 

Artículos Relacionados
El importante papel del Psicólogo en las enfermedades cardíacas, según la APA
El papel de la Psicología en las enfermedades cardíacas, según la APA
Mapa mundial de las enfermedades cardiovasculares de la Federación Mundial del Corazón
Adoptar hábitos saludables, clave en la prevención de Enfermedades cardiovasculares-Día Mundial del Corazón 2016
La UE inicia una nueva Acción Conjunta sobre enfermedades crónicas, coordinada por España