La disponibilidad de drogas en Europa es elevada y en algunas zonas incluso está aumentando. Asimismo, se estima que en 2016 se produjeron en Europa más de 9.000 muertes por sobredosis, principalmente relacionadas con la heroína y otros opioides, lo que supone un incremento notable respecto a los últimos cuatro años. Estas son algunas de las conclusiones del Informe Europeo sobre Drogas 2018: Tendencias y novedades, del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA), en el que se ofrece una perspectiva del problema de las drogas en Europa y de las respuestas aplicadas por los diferentes gobiernos.

El informe, elaborado a partir de una revisión exhaustiva de los datos europeos y nacionales,  revela también que Europa está comenzando a constituirse como un productor importante de drogas estimulantes sintéticas, como la MDMA y que la venta por internet de drogas ilegales está aumentando rápidamente.

En lo que respecta al consumo, y como viene siendo una tendencia habitual, el cannabis constituye la droga ilegal más consumida en Europa: se estima que el 7,2% de los adultos entre 15 y 64 años consumieron esta sustancia en el último año, lo que equivale a 24 millones de europeos, y que el 1% consume cannabis de manera diaria.

En relación con la cocaína, que ocupa el segundo puesto en prevalencia de consumo (con un 1,1% de la población europea), se ha detectado un aumento de su suministro en el territorio europeo y de su grado de pureza, siendo el más alto registrado en los últimos diez años. El aumento de disponibilidad de esta droga se ha visto reflejado en el incremento del número de personas admitidas para recibir tratamiento especializado relacionado con esta sustancia (se calcula que más de 67.000 pacientes iniciaron tratamiento para la cocaína en 2016), y del consumo de crack entre la población europea. Según los datos del informe, cerca de 8.300 pacientes que iniciaron tratamiento por drogas señalaron el crack como su problema principal. Tal y como ha declarado a los medios Alexis Goosdeel, director del EMCDDA, Las consecuencias sobre la salud del consumo de cocaína deben interesarnos a todos (…) Estos cambios subrayan la creciente importancia de proporcionar intervenciones eficaces de prevención, tratamiento y reducción de daños para los consumidores de cocaína”. El consumo de cocaína supone además un dato especialmente importante para nuestro país, en la medida en que España, de acuerdo con los datos aportados en el informe, ocupa el segundo puesto en la lista de países de la Unión Europea con mayor porcentaje de personas que han probado esta sustancia (un 9,1% de la población), tan sólo por debajo de Gran Bretaña (con un 9,7%).

Otras sustancias, como los cannabinoides sintéticos, también están siendo objeto de preocupación. Su consumo se ha asociado a muertes e intoxicaciones agudas y comienza a ser especialmente frecuente en los centros penitenciarios y entre los grupos marginados, aunque su impacto suele pasar inadvertido debido a la facilidad con la que estas sustancias se pueden pasar de contrabando en las cárceles y a las dificultades para detectar su consumo.

Del mismo modo, el informe alerta sobre la creciente aparición de nuevas sustancias relacionadas con las benzodiacepinas y las nuevas sustancias psicoactivas. Respecto a las sustancias relacionadas con las benzodiacepinas, desde 2015 se han denunciado 14 nuevos tipos al Sistema de alerta temprana de la Unión Europea. Estas sustancias, que no son medicamentos autorizados en la Unión Europea y cuya toxicología es poco conocida, es probable que aumenten los riesgos cuando se consumen junto con drogas ilegales o alcohol, por lo que se considera que desempeñan un papel importante pero ignorado en las muertes por sobredosis de opioides. Por otro lado, las nuevas sustancias psicoactivas también suponen uno de los mayores desafíos para el control de las drogas en Europa. Según los datos recogidos en el documento, cada año se notifican alrededor de 400 nuevas sustancias de este tipo y la lista sigue creciendo con una velocidad imparable.

De esta manera, el último análisis del sobre el fenómeno de las drogas en Europa pretende poner de manifiesto las tendencias más recientes, con la finalidad de que los responsables políticos implementen planes de acción capaces de dar respuesta a estos nuevos desafíos, mediante programas de prevención e intervención eficaces.

Las personas interesadas pueden acceder al documento a través del siguiente enlace:

Informe Europeo sobre Drogas 2018: Tendencias y novedades

Artículos Relacionados
Una psicóloga, nueva Delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas
Los adolescentes cada vez están más deprimidos y tienen más riego de suicidio
Nuevas sustancias psicoactivas, ludopatías y adicciones tecnológicas, nuevo manual para padres y alumnos
Estándares de calidad del NICE en prevención de drogas
Disminuye la edad de inicio en el consumo de hipnosedantes-ESTUDES 2016-17
Se aprueba emprender medidas para prevenir la adicción a los juegos y apuestas online
Nueva aplicación para concienciar a los jóvenes sobre los efectos de las drogas
El Congreso aprueba la necesidad de reforzar los procedimientos de alerta temprana ante las nuevas sustancias psicoactivas
El cannabis es la droga ilegal más consumida y con menor percepción de riesgo entre los jóvenes-Informe Alcohol, tabaco y drogas ilegales 2016