La Asociación Médica Británica (BMA-British Medical Association) ha expresado su preocupación ante la elevada magnitud de problemas de salud mental en el Reino Unido, así como por el ingente aumento en la demanda de atención por estos problemas, cuyo incremento es mucho más rápido que el de los recursos disponibles para atender a las personas con necesidades de salud mental.

Así lo ha manifestado en el informe titulado Tackling the causes: Promoting public mental health and investing in prevention (Abordar las causas: promover la salud mental pública y la inversión en prevención), a través del cual se hace eco de datos tan preocupantes como el hecho de que aproximadamente, uno de cada cuatro adultos se diagnostica de un problema de salud mental cada año, representando estos problemas la mayor carga de enfermedad en el Reino Unido, con un coste de entre 70 y 100 mil millones de libras anuales (una quinta parte atribuible a costes de salud y asistencia social).

En esta línea, la Asociación Médica pone de relieve el impacto de la mala salud mental sobre la salud física, el bienestar y las vidas diarias de sus pacientes, y manifiesta la trascendencia de emprender medidas urgentes para garantizar la provisión adecuada de servicios de salud mental. Sin embargo, reconocen que muchos de los factores que impactan en la salud mental de las personas se encuentran en  el entorno social, económico y físico en el que se desenvuelven las personas. Por tanto, considera de importancia adoptar un enfoque integral de salud pública, que ayude a prevenir el desarrollo de futuros problemas de salud mental, reduzca el estigma en torno a las enfermedades mentales, apoye la recuperación de problemas de salud mental o evite que empeoren, y mejore la salud mental y el bienestar de la sociedad.

Para tal fin, el informe destaca la necesidad de llevar a cabo esta acción integral sobre los determinantes sociales de la salud mental, analiza la relación entre la salud física y mental, determina la inversión actual en este ámbito de la salud en todo el Reino Unido y establece una serie de recomendaciones para mejorar el deterioro de la salud mental pública:

Los determinantes sociales de la salud mental

El documento define los determinantes sociales de la salud como las condiciones en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, es decir, factores ambientales que pueden tener un impacto significativo en la salud mental. Los entornos socioeconómicos más difíciles (pobreza, desempleo, estrés relacionado con el trabajo, etc.), así como los problemas familiares y de pareja, se asocian con tasas más altas de problemas de salud mental. Asimismo, el contexto escolar y universitario puede presentar riesgos para la salud mental de niños, adolescentes y jóvenes, tales como el acoso o el estrés provocado por los exámenes.

El abordaje de estos problemas a través de un enfoque de "salud en todas las políticas", puede conllevar importantes consecuencias en la mejora de la salud mental pública.

Atendiendo a lo anterior, la Asociación Médica señala distintas medidas orientadas a apoyar mejor la salud mental a lo largo del ciclo vital:

Infancia

- Programas de educación parental en la infancia.

- Programas de atención temprana y centros infantiles para apoyar a niños vulnerables.

- Salud mental y apoyo de asesoramiento en las escuelas, con un papel más relevante a la salud mental dentro de los programas educativos.

Edad adulta

- Servicios adecuados de apoyo familiar.

- Cursos de concienciación sobre salud mental para la mejora del conocimiento en torno a la misma y mejorar la resiliencia.

- Mayor apoyo a la salud mental laboral.

- Prescripción social (esto es, remitir a las personas a una serie de recursos locales no clínicos), para mejorar la salud y la participación social.

Ancianidad

- Prescripción social y programas comunitarios para reducir el aislamiento.

- Iniciativas de promoción de la salud dirigidas a personas mayores.

La relación entre la salud mental y física

Existe una estrecha relación entre la salud mental y física. En muchos casos, las personas con problemas de salud mental pueden presentar también problemas de salud física a largo plazo. Desde la salud mental pública deben abordarse las necesidades de salud física así como los factores de riesgo del estilo de vida de las personas que viven con problemas de salud mental, promoviendo las conductas de salud positivas.

Inversión actual en salud mental pública

Aunque hay cierta inversión en salud mental pública, la Asociación Médica considera que “está lejos de ser óptima”, con insuficiente claridad en torno a quién es responsable de invertir en salud mental pública, y escasa consideración sobre el impacto en la sociedad de los recortes económicos aplicados en este ámbito de la salud.

En este punto, el informe subraya el rol fundamental que pueden jugar tanto los centros educativos como los ámbitos laborales en el apoyo a la salud mental pública (por ej., implementando intervenciones en el ámbito escolar o creando ambientes de trabajo saludables), así como algunas iniciativas a nivel nacional, entre ellas, aquellas dirigidas a la erradicación del estigma en salud mental y a la prevención del suicidio.

Por todo lo expuesto, la Asociación Médica indica las siguientes áreas clave para la acción:

  • Para mejorar la salud mental pública, se requiere una acción integral sobre los determinantes sociales de la salud mental. La Asociación Médica Británica apoya un enfoque de "salud en todas las políticas" para la formulación de políticas, esto debe incluir una consideración específica del impacto de todos los nuevos cambios de políticas en la salud mental.

  • Se requiere una inversión mucho mayor en los servicios locales de salud pública destinados a promover la salud mental. Las restricciones de financiamiento actualmente están socavando la capacidad de las áreas locales para invertir en servicios diseñados para evitar que las personas desarrollen problemas de salud mental.

  • Se requiere un enfoque de curso de vida para mejorar la salud mental pública, que garantice el apoyo a la salud mental de las personas en etapas clave a lo largo de sus vidas, incluida la infancia, la educación, el empleo y la jubilación.

El documento completo se encuentra disponible (en inglés) en la página Web de la BMA, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Tackling the causes: Promoting public mental health and investing in prevention

Artículos Relacionados
La OMS pide implementar intervenciones coste-eficaces para prevenir las ENTs y promover la salud mental
Asociaciones europeas llaman a la acción para empoderar a las personas con problemas de salud mental
Impacto de las redes sociales sobre la salud mental de los jóvenes, según el Centre for Mental Health
El papel clave de los psicólogos en la prevención de la salud mental, según la EFPA
Reino Unido lanza una iniciativa para apoyar la salud física de las personas con problemas de salud mental
Manuales de formación en salud mental de la OMS