La Comunidad Autónoma de Cantabria cuenta ya con un equipo de Psicólogos para la atención psicológica a víctimas y familiares afectados por situaciones de emergencia que tengan trascendencia pública y generen alarma social.

El consejero de Presidencia, José Vicente Mediavilla, y la decana del Colegio Oficial de Psicólogos de Cantabria, Aurora Gil, firmaron el pasado 4 de abril el convenio de colaboración, en virtud del cual, el Gobierno destinará un total de 106.000 euros hasta 2008 a este colectivo profesional (30.000 euros en el presente año; 36.000 en 2007, y 40.000 en 2008).

Mediavilla y Gil, tras la firma del convenio

El Gobierno regional es consciente de que un desastre puede romper en diversos grados la estructura social, pero su impacto va a variar en función de la capacidad de las víctimas para reaccionar de manera adecuada psicológicamente, como de la capacidad técnica y recursos con los que cuenten los servicios de emergencia de la Comunidad.

Por ello, para dar una respuesta a las necesidades de índole psicosocial, se pondrá en funcionamiento un proceso ágil de actuación en situaciones de emergencia grave, desastre o catástrofe, mediante la movilización de un grupo de psicólogos expertos en este tipo de intervención para evitar improvisar en el momento que ocurran las situaciones mencionadas.

Del mismo modo, se contribuirá a mejorar el nivel asistencial de los diferentes profesionales y entidades que necesariamente intervienen en este tipo de acontecimientos, procurando en todo momento que en las actuaciones encaminadas a la resolución de la catástrofe, sean considerados los efectos y reacciones psicológicas adversas que se provocan en víctimas, familiares, allegados, población en general o en los propios integrantes de los operativos de rescate que pudieran actuar.

El consejero de Presidencia, José Vicente Mediavilla, destacó la importancia de la firma de este convenio, ya que considera que la atención psicológica es "una necesidad básica" cuando acontecen desastres y graves siniestros.

Para Mediavilla, el equipo de psicólogos con los que cuenta la Comunidad "mejorarán la calidad de vida de las víctimas y de sus propios familiares, ayudándoles a superar las secuelas, además de optimizar la actuación de los distintos profesionales que intervienen en las emergencias".

Descripción del servicio

La decana del Colegio de Psicólogos, Aurora Gil, valora la colaboración con el Gobierno, pionera en Cantabria, ya que "no se debe esperar a que se produzcan desastres para intervenir y dar un servicio adecuado". 

Gil explica las situaciones en las que el equipo de diez psicólogos intervendrá de forma inmediata, en sucesos que se producen de forma repentina e incontrolada y que normalmente suelen implicar la pérdida o riesgo de la vida y de las propiedades.

La decana puso como ejemplo reciente el hundimiento del 'Nuevo Pilín', y otros sucesos que suelen perturbar a la comunidad y que pueden provocar situaciones psicológicas adversas.

La intervención del equipo de psicólogos incluye, además de la asistencial, una labor preventiva, con el objeto de reducir el riesgo de que se desarrollen problemas de salud mental en las primeras horas del suceso.

La decana destaca también la importancia de atender a los miembros del resto de servicios de emergencia que intervienen en la Comunidad Autónoma, que "están sometidos a un alto nivel de estrés". 

Artículos Relacionados
EL GRUPO DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN DESASTRES DE LA REGIÓN DE MURCIA ATIENDE A LA MENOR IMPLICADA EN EL ACCIDENTE DE JUMILLA
LOS PSICÓLOGOS INTERVIENEN EN EL SINIESTRO DE LA AUTOVÍA DEL MEDITERRÁNEO