El Grupo de Políticas de Salud Mental, junto con un amplio conjunto de Organizaciones de salud mental británicas –como The Centre for Mental Health, The British Psychological Society y Rethink Mental Illness-, se han unido para firmar una Declaración Conjunta en pro de la mejora de las vidas de aquellas personas que presentan problemas de salud mental.

Tal y como advierte el documento, los problemas de salud mental siguen siendo una de las principales causas de discapacidad en Inglaterra, afectando a una de cada cinco madres durante el embarazo o en el primer año después del parto, a uno de cada ocho niños y jóvenes y a uno de cada seis adultos.

El texto pone de relieve también la significativa transformación que han sufrido los servicios de salud mental en los últimos años, principalmente a raíz de la publicación e implementación del Plan de cinco años para impulsar la mejora de los servicios de Salud mental, así como el cambio radical en la prioridad concedida a la salud mental por parte de legisladores, responsables de políticas sanitarias y formadores de opinión pública.

Atendiendo a la intención del Primer Ministro Británico de presentar un Plan de inversión a largo plazo para el Sistema Nacional de Salud, las organizaciones firmantes señalan la trascendencia de conceder a la salud mental el lugar de importancia que merece dentro de la agenda política, exponiendo para ello los siguientes principios:

1. En la próxima década debe contemplarse una paridad de estima real en la atención a la salud mental

Esto significará que, durante los próximos diez años, muchas más personas que viven con un problema de salud mental tendrán acceso a tratamiento y atención de alta calidad.

2. La salud mental debe tenerse en cuenta a lo largo del Plan a largo plazo del Sistema Nacional de Salud

Además de una inversión significativa en los servicios de salud mental, existen otras prioridades en el plan que desempeñarán un papel clave para mejorar el apoyo a las personas con problemas de salud mental y abordar los factores que pueden originarlos o agravarlos. Esto incluye áreas prioritarias como prevención, Atención Primaria, salud infanto-juvenil y apoyo a personas con múltiples problemáticas a largo plazo.

3. La mejora en el apoyo a la salud mental no se centra solo en el Sistema Nacional de Salud

El Plan a largo plazo del SNS debe ir acompañado de una estrategia similar a largo plazo entre los Gobiernos, con el fin de abordar de manera eficaz los determinantes sociales más amplios de la mala salud mental y permitirnos a todos disfrutar de vidas mentalmente sanas a lo largo de todo nuestro ciclo vital. Esto debe incluir el compromiso de invertir en iniciativas públicas de salud mental y atención social, suponiendo cambios en la educación, la seguridad social, la justicia penal y otros servicios públicos para un mejor apoyo a la salud mental durante toda la vida.

4. Se necesita apoyo "holístico" para ayudar a las personas de todas las edades a manejar su salud física y mental

Esto debería incluir un mejor apoyo para las personas que acuden a los sistemas de atención social y de salud y a otros servicios vitales, como la vivienda y las ayudas, así como un mejor uso de los sectores voluntarios y comunitarios para reducir las desigualdades y la exclusión. También debe otorgarse un papel más importante en la coproducción de servicios, que están diseñados en colaboración con las personas que los utilizan.

5. Se necesitan directrices ambiciosas y estándares de tiempo de espera para garantizar que las personas con problemas de salud mental reciban el tratamiento adecuado en el momento adecuado

Esto debe ir acompañado de datos mejorados para garantizar la responsabilidad.

6. Se debe impulsar la información psicológica entre el personal laboral de todo el SNS, dado que es vital de cara a ofrecer, en toda atención sanitaria, un verdadero enfoque holístico y centrado integralmente en la persona

Este personal laboral debería poder favorecer la salud mental de las personas siempre que necesiten ayuda, cualquiera que sea la parte del Sistema con la que estén en contacto, y también debe incluirse el apoyo necesario para la salud y el bienestar del mismo personal que desarrolla su labor dentro del SNS.

7. Deben abordarse los niveles desproporcionadamente bajos de inversión destinada a la investigación en salud mental

Necesitamos un mayor enfoque en la investigación para construir la base de evidencia sobre tratamientos existentes, medidas de prevención eficaces, detección de problemas de salud mental y desarrollo de nuevos tratamientos.

Se puede acceder a la Declaración Conjunta a través del siguiente enlace:

Mental Health Policy Group & Partner Organisations: Principles for mental health in the Long-Term NHS Plan

Artículos Relacionados
Reino Unido lanza una iniciativa para apoyar la salud física de las personas con problemas de salud mental
Es necesario invertir en terapias eficaces y más rentables, según un informe
La carga de los problemas de Salud Mental en Europa sigue siendo muy elevada, según un informe europeo
Psicólogos y psiquiatras británicos se unen en pro de la salud mental
Nuevas propuestas en la comprensión del sufrimiento humano: el Marco de Poder, Amenaza y Significado
Salud Mental para todos: un objetivo global