La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association-APA) aboga por eliminar las barreras a la salud y la atención médica para todas las mujeres. Así lo afirma en un artículo publicado en su página sobre Salud Física y Mental, un recurso online a través del cual recoge iniciativas orientadas a lograr el acceso universal a los servicios de salud física y mental, con el fin de reducir las disparidades en salud y promover el tratamiento justo y equitativo en todos los segmentos de la sociedad.

Tal y como señala la APA en su artículo, diversas investigaciones indican que, debido a las desigualdades en materia de salud, las mujeres pertenecientes a diversos grupos raciales y étnicos, las mujeres LGBT, las mujeres con discapacidad y las mujeres de bajos ingresos soportan una carga de enfermedad desproporcionada, por lo que pone de relieve la necesidad de ofrecer atención especial a estas poblaciones.

A este respecto, considera clave la prevención de la violencia contra las mujeres, la mejora de la salud mental y la garantía de la salud reproductiva:

1. Salud reproductiva

En este punto, la Asociación pone de relieve su dilatada participación en la defensa de la salud reproductiva de las mujeres, concretamente, en el apoyo e impulso de la investigación de las ciencias sociales y del comportamiento para abordar problemas que son exclusivos de las mujeres, como la maternidad, la menopausia, la infertilidad y/o el cáncer ginecológico. Asimismo, manifiesta su apoyo a la libertad de elección reproductiva como un problema de bienestar infantil y salud mental.

2. La violencia contra las mujeres

Según señala la APA, la violencia es una de las principales causas de temor, angustia, lesiones e incluso de muerte en algunas mujeres, y trasciende de la raza, la etnicidad, la situación económica, la discapacidad o la edad. Dado lo anterior, insta a que se incrementen tanto las ayudas destinadas a la investigación de las causas de este tipo de violencia y su prevención, como las políticas que apoyen el fomento e implementación de servicios centrados en las víctimas.

3. Salud Mental

La Asociación aborda la mejora del estado, la salud y el bienestar de las mujeres, a través de diversos temas como las disparidades de género, la violencia doméstica, la discapacidad y los problemas de salud mental específicos de las mujeres, como la depresión posparto.

De hecho, señala, la depresión es común durante el embarazo y el posparto. Aunque la detección de la depresión en mujeres embarazadas no es universal, las estimaciones de depresión durante el embarazo varían de 14% a 23%; a lo largo del primer año tras el parto, las estimaciones de la depresión materna oscilan entre el 5% y el 25%.

En la misma línea, recoge una serie de datos de diferentes estudios, que dan cuenta de la prevalencia e incidencia de este grave problema:

  • La depresión postparto afecta de manera desproporcionada a las mujeres de bajos ingresos y pertenecientes a minorías.

  • Las mujeres con antecedentes de abuso de alcohol, depresión o antecedentes familiares de depresión tienen un mayor riesgo de depresión perinatal.

  • El 20% de las mujeres con depresión postparto experimentan pensamientos suicidas; aproximadamente dos tercios, presenta trastornos de ansiedad comórbidos, y más de una de cada cinco es diagnosticada con trastorno bipolar.

  • Aunque en algún caso se puede necesitar medicación, esto no siempre es factible durante el embarazo o el período de posparto.

  • La depresión materna y la psicosis tienen efectos duraderos en madres, padres y niños.

  • Las tasas de depresión paterna son más elevadas cuando la madre tiene depresión postparto.

  • La depresión postparto se asocia con consecuencias negativas del embarazo, que incluyen preeclampsia, parto prematuro y bajo peso al nacer.

  • La depresión postparto tiene efectos duraderos en los niños, incluida la interrupción de la lactancia materna, la disfunción familiar, e incluso el maltrato y abandono infantil.

  • Las intervenciones conductuales que se centran en la participación de los padres y el apoyo social han demostrado tener éxito en la disminución de los síntomas de la depresión postparto.

Como bien indica la APA, a pesar de la evidencia en torno a su incidencia y prevalencia, la depresión materna a menudo pasa desapercibida y, en muchas ocasiones, no llega a tratarse, porque no se llevan a cabo pruebas de detección universales para detectar la depresión, ni durante el embarazo ni tras el parto. A esto se suma la preocupación sobre la seguridad de tratar con medicamentos la depresión durante el embarazo.

En esta línea, insiste en la necesidad de la detección universal, de incrementar el acceso a los servicios de salud mental a todas las madres, especialmente a aquellas de bajos ingresos, así como de aumentar la financiación de la investigación de tratamientos seguros y eficaces.

Fuente: American Psychological Association

Artículos Relacionados
Recomendaciones para la prevención de la depresión perinatal
1 de cada 10 mujeres experimenta depresión perinatal
La prevención de la depresión en el proceso de embarazo y postparto - Entrevista a Mª Fe Rodríguez Muñoz
Investigadores lanzan una campaña de ayuda para desarrollar una App que prevenga la depresión perinatal
Salud mental perinatal - kit de herramientas online para profesionales sanitarios
La atención al parto normal y el papel del psicólogo - Entrevista a Diana Sánchez y Sara Jort, fundadoras de la AEPP
Factores de riesgo y epidemiología de los síntomas de ansiedad durante el embarazo
Declaración institucional del COP con motivo del Día Internacional de la Mujer
Reducir la aceptabilidad social de la violencia sexual es clave para prevenir este tipo de violencia, según un nuevo informe
Los psicólogos desempeñan un papel importante en el abordaje de la violencia contra la mujer, según la EFPA