Tener una discapacidad se convierte en un factor de riesgo para sufrir acoso y/o ciberacoso, así como para ser victimizado/a. En España, sin embargo, apenas existen datos o estudios específicos que dimensionen el problema del acoso escolar en los niños y niñas con discapacidad.

Conocer la situación que vive el alumnado con discapacidad víctima de acoso y/o ciberacoso escolar de la manera más realista posible servirá de ayuda para poner los medios adecuados en la prevención de este tipo de situaciones, así como para atajarlas en el caso de que se estén produciendo en la actualidad.

Con esta introducción, se presenta un estudio impulsado por la Fundación ONCE y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), a través del cual se pretende realizar una aproximación al fenómeno del acoso y el ciberacoso escolar entre el alumnado con discapacidad, dándole visibilidad.

Este estudio de investigación ha sido llevado a cabo por el Departamento de Estudios e Investigación Social, de ILUNION Tecnología y Accesibilidad, utilizando encuestas online y la revisión de fuentes secundarias estadísticas, también mediante la realización de sesiones grupales y entrevistas para recabar la opinión de tres tipos de perfiles: alumnado (y ex-alumnado) con discapacidad víctima de acoso, profesionales del ámbito educativo o expertos/as en acoso escolar y familiares (padres/madres) del alumnado con discapacidad.

Tal y manifiestan sus autores, cuanto más certero sea el conocimiento acerca del acoso y ciberacoso escolar en los alumnos y alumnas que presentan discapacidad, “mayores y mejores serán las medidas que se podrán implementar de cara a su prevención e intervención.

Para ello, se incluye información y datos de este tipo de violencia entre este colectivo, en aras de hallar variables que influyan en una mayor probabilidad de sufrir el acoso y ciberacoso, analizando, a su vez, el tipo de medidas y políticas que se están implementando desde el Estado, las Comunidades Autónomas y otras entidades.

A continuación, resumimos las principales conclusiones, relacionadas con las diferentes dimensiones del acoso y/o ciberacoso escolar abordadas en la investigación:

  • Causas del acoso y/o ciberacoso escolar: profesionales del ámbito de la educación, familiares y el propio alumnado con discapacidad coinciden en señalar que el mayor factor de riesgo para sufrir acoso, es el hecho de “ser diferente” o tener una discapacidad (80,3%).

  • Prevalencia: el primer ciclo de Educación Secundaria y el segundo de Educación Primaria son los cursos en los que se registra una mayor proporción de acoso y/o ciberacoso entre los niños y niñas con discapacidad. La prevalencia del acoso en 1º y 2º de la ESO está en torno al 40% de los casos, mientras que la de 5º y 6º de Primaria se sitúan alrededor del 37% de los casos.

  • Tipos de acoso sufrido: las modalidades de violencia escolar más frecuentes (8 de cada 10 casos), son las burlas, el aislamiento y el rechazo. El ciberacoso se manifiesta, principalmente, a través de comentarios desagradables por medio de WhatsApp (18,8%) y Facebook (10,3%).

  • Características espacio-temporales del acoso y/o ciberacoso escolar: en un 58% de los casos, las situaciones de acoso hacia estos alumnos y alumnas, se prologan durante años y suelen ser ejercidas por un grupo pequeño de compañeros y compañeras, y perpetradas por personas de su entorno más próximo (de su misma aula o curso).

  • Estrategias de afrontamiento: las estrategias utilizadas por el alumnado con discapacidad para hacer frente al acoso y/o ciberacoso escolar son muy diversas: desde la evitación, hasta la defensa con violencia, pasando por el aislamiento o la puesta en conocimiento a familiares o profesorado de la situación.

    Determinados afrontamientos inadecuados pueden conllevar que estos alumnos y alumnas experimenten indefensión aprendida, incrementando su victimización.

  • Consecuencias: las consecuencias que la experiencia de acoso escolar tiene sobre los niños y niñas con discapacidad son muy negativas, desde el punto de vista emocional, social y académico. Igualmente, estas consecuencias negativas lo son tanto para la/s persona/s agresora/s de la víctima, como para los/as espectadores/as.

    De acuerdo con los datos del informe, las reacciones más frecuentes suelen ser el empeoramiento de las calificaciones (31,3%), el descenso de la motivación para asistir a clase (57,8%), así como el incremento de la tristeza (62,5%) y las “ganas de llorar” (53,6%).

  • Reacción de la comunidad educativa ante las situaciones de acoso y/o ciberacoso: las reacciones suelen ser variadas.

  • La tendencia del alumnado espectador es permanecer en silencio ante el acoso; no obstante, es cierto que cuatro de cada diez profesionales del ámbito educativo opinan que defienden a la víctima y ponen la situación en conocimiento del profesorado.

  • Más de la mitad de los y las profesionales del ámbito educativo revelan que las familias de los agresores y las agresoras se muestran reacias ante la posibilidad de que sus hijos/as puedan actuar como tal.

    Con relación al comportamiento de las familias de la víctima, el mismo porcentaje de profesionales afirma que éstas están predispuestas a atajar y solventar la situación, pese a que en muchas ocasiones desconozcan cómo actuar ante el acoso.

  • El 57,5% de los y las profesionales del ámbito educativo conocen la existencia de la situación de acoso, porque se lo ha contado un compañero o una compañera del alumno o alumna, o porque la misma víctima se lo ha confesado (56,9%). Ante la toma de conciencia de esta situación, los profesionales suelen poner en marcha, en primer lugar, protocolos internos en el centro educativo, previamente a la activación de procedimientos externos de denuncia.

  • Resulta especialmente preocupante el hecho de que, aunque existen protocolos de prevención e intervención contra el acoso y/o ciberacoso escolar, dichos protocolos no siempre se aplican, se desconocen, o no existen recursos suficientes en los centros educativos para su implementación.

En base a las conclusiones obtenidas, los autores del estudio establecen una serie de recomendaciones, con el fin de abordar, de una manera integral, la prevención, detección e intervención sobre el acoso y/o ciberacoso escolar en el alumnado con discapacidad, entre ellas, las siguientes:

  • Desarrollar protocolos de prevención, detección e intervención sobre el acoso y/o ciberacoso escolar, que incorporen las necesidades específicas del alumnado con discapacidad, favoreciendo la accesibilidad de este alumnado a los mecanismos de información, orientación, prevención e intervención contra estas formas de violencia escolar.

  • Favorecer un trabajo interdisciplinar -que incorpore a los diferentes profesionales del ámbito educativo, entidades vinculadas con la discapacidad y familias- que vaya encaminado a mejorar y/o desarrollar las habilidades sociales del alumnado con discapacidad, para que pueda evitar las situaciones de acoso, así como reconocerlas, verbalizarlas y denunciarlas, en el caso de que ocurran.

  • Evaluar y mejorar las campañas de prevención de este grave problema y desarrollar líneas de intervención contra el acoso, que tengan en cuenta las necesidades de todos sus protagonistas: alumnado con discapacidad, alumnado ejecutor del acoso, alumnado espectador, comunidad escolar (familiares y profesionales del ámbito educativo), y entidades sociales del ámbito de la discapacidad.

  • Mejorar y garantizar la accesibilidad de los canales de comunicación entre familiares de alumnado con discapacidad, profesionales de los centros educativos y asociaciones del ámbito de la discapacidad, de cara a desarrollar, de una forma efectiva, la prevención, detección e intervención sobre el acoso y/o ciberacoso en alumnado con discapacidad.

  • Incorporar la figura del “alumnado ayudante” entre los alumnos y alumnas con discapacidad.

Se puede acceder al documento completo desde la página Web del CERMI, o bien directamente a través del siguiente enlace:

El acoso y el ciberacoso escolar en el alumnado con discapacidad

Artículos Relacionados
Aún se siguen vulnerando muchos Derechos Humanos de las personas con problemas de salud mental, según un informe
Es esencial dotar a los centros sanitarios de psicólogos clínicos, según un informe sobre DDHH y discapacidad
2 de cada 10 estudiantes universitarios con discapacidad aún encuentran barreras de accesibilidad en sus Facultades
Guía para la inclusión laboral de personas con daño cerebral adquirido
Se establece el Día nacional de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas
Publicado el primer informe sobre los Derechos Humanos de mujeres y niñas con discapacidad en España