“A pesar de que la presencia de noticias y de representaciones negativas sobre salud mental no es mayoritaria, el hecho de que sigan siendo significativas, y de que estén presentes en la esfera mediática, contribuyen a la creación del estigma.”

Esta es una de las conclusiones del informe Construcción periodística de la salud mental y actitud de los españoles en la búsqueda y producción de información digital, un documento elaborado en el marco del grupo de investigación ScienceFlows, por iniciativa de la Federació Salut Mental Comunitat Valenciana -organización social sin ánimo de lucro que agrupa a las asociaciones de la comunidad valenciana relacionadas con la salud mental- (propulsora de este proyecto mediante la I Beca en Comunicación y Salud Mental [2016]).

El informe consiste en el análisis del tratamiento y la representación de la salud mental en los medios de comunicación, tanto en los textos periodísticos publicados en prensa digital, como en las publicaciones que aparecen en google y en páginas de Facebook que están dedicadas a algún tema de salud mental.

A continuación, presentamos las principales conclusiones del estudio:

  • La presencia de noticias y de representaciones negativas sobre salud mental no es mayoritaria, sin embargo, siguen siendo significativas y están presentes en la esfera mediática, por lo que contribuyen a la creación del estigma.

    A este respecto, la difusión de estereotipos negativos incide en mayor medida en la fijación de falsas creencias y prejuicios. Es necesario, no sólo dejar de publicar noticias e imágenes negativas, sino también, visibilizar lo positivo. De este modo, se puede evitar el daño y contribuir a su vez con “la reconstrucción y la regeneración de esos estereotipos que tanto afectan y ofenden al colectivo”.

  • El porcentaje de noticias positivas (las que hacen uso de un lenguaje correcto, establecen como tema principal las acciones defensoras del colectivo, los avances científicos, tratamientos e integración de las personas con problemas de salud mental) es del 21% del total del corpus analizado.

    La cifra de noticias negativas (donde se relaciona la enfermedad mental con la peligrosidad, la violencia, la imprevisibilidad o dependencia), representan un 14%; si bien este porcentaje es inferior al de aquellas noticias que construyen una imagen más positiva sobre problemas de salud mental, es esencial tener en cuenta que en prensa, las noticias negativas tienen mayor peso cognitivo para la ciudadanía.

    Asimismo, cuando se suma al 18% que suponen aquellas que utilizan los términos de la salud mental como metáfora (por ej., esquizofrenia como sinónimo de incoherencia), nos encontramos con “una proporción considerable, que suma el 32% de la muestra analizada”.

  • La mayoría de imágenes que se utilizan para ilustrar la salud mental son fotografías (46%), siendo estas de carácter documental (78%). Solo un 5% de los casos eran imágenes positivas, en los que se reflejaban a la persona integrada, feliz, sin un intento ‘absurdo’ de ilustrar la enfermedad mental. Esto contrasta con el 16% de imágenes que expresaban una connotación negativa.

  • Aunque se han aprobado códigos deontológicos y se han publicado y recomendado guías de estilo por parte de asociaciones de salud mental, la prensa sigue contribuyendo en la fijación del estigma que los grupos minoritarios sufren como consecuencia del refuerzo de estas ideas, tanto en noticias relacionadas con algún hecho violento, agresivo o descontrolado realizado por una persona con un problema de salud mental, como en la utilización del nombre de enfermedades mentales para designar conductas de este tipo.

  • En contraste con algunos estudios que afirman que en redes sociales es más común hallar imágenes positivas sobre la salud mental, la búsqueda de páginas en Facebook sobre salud mental llevada a cabo en este informe, arroja un porcentaje de “ruido” del 61% (dato obtenido de la suma de aquellas páginas en las que, simplemente, contienen palabras relacionadas con la salud mental, pero no tienen ninguna relación (heterogéneas, 33%), y aquellas que usan los términos para referirse a una faceta artística (28%). Tan solo el 5% de las páginas analizadas son positivas.

    De acuerdo con los autores del documento, el hecho de buscar sobre salud mental en páginas públicas, limita la experiencia consultada, pues “se deja a un lado la posible ‘narración’ normalizadora de las personas con problemas de salud mental en su espacio personal digital.”

  • En google, se observa un repunte en octubre en la búsqueda de los términos “salud mental”, “enfermedad mental” o “demencia”, coincidiendo con el aumento de noticias y con el período en el que se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. A juicio de los autores del informe, estos datos permiten afirmar que las campañas -como la que acabamos de mencionar- “funcionan, promueven el interés de los ciudadanos y la publicación de noticias, fomentando que el público esté más interesado y pro activo a la hora de hacer búsquedas en Internet”.

En muchas ocasiones, el estigma asociado con los problemas de salud mental impide que las personas con estas problemáticas busquen ayuda o acudan al psicólogo, por ello, es esencial romper con este estigma, concienciando a la sociedad sobre la salud mental y la importancia de evitar la difusión de imágenes negativas, peyorativas o metafóricas sobre los problemas en este ámbito.

Fuente: Cano-Orón, Lorena y Moreno-Castro, Carolina (2019). Construcción periodística de la salud mental y actitud de los españoles en la búsqueda y producción de información digital. Valencia: Federació Salut Mental Comunitat Valenciana.

Artículos Relacionados
El papel del lenguaje en el fomento del estigma en salud mental
Las palabras sí importan: guía de estilo sobre salud mental para medios de comunicación
Es fundamental que el entorno laboral no estigmatice los problemas de salud mental, según una nueva guía
La OMS advierte del estigma de la salud mental en muchas partes del mundo
Salud Mental para todos: un objetivo global
Manual para hablar en el aula sobre los problemas de salud mental