El uso de antipsicóticos en dosis altas o prolongadas en el tiempo se asocia con dificultades de funcionamiento cognitivo. Esta es una de las conclusiones de un estudio longitudinal publicado en la revista Psychological Medicine, en el que se ha realizado un seguimiento de 5 años a 189 personas diagnosticadas de esquizofrenia.

En el estudio, los autores realizaron una evaluación continua del funcionamiento cognitivo, del estado de salud y de la calidad de vida de los pacientes que durante ese periodo decidieron abandonar el consumo de antipsicóticos (n=60) frente a los pacientes que continuaron con la medicación (n=129).

Tal y como se muestra en el estudio, ambos grupos mostraron deficiencias en el funcionamiento cognitivo al año y medio de haber iniciado el tratamiento con antipsicóticos. No obstante, a los 5 años, los participantes que habían decidido abandonar el consumo de antipsicóticos mostraron una mejora significativa en diferentes dominios de funcionamiento cognitivo, mientras que los participantes que continuaron con el tratamiento farmacológico mostraron un deterioro significativo, específicamente en memoria. Los análisis estadísticos realizados revelaron que los participantes que abandonaron la medicación antipsicótica mostraron una mejora significativamente mayor en todas las medidas de funcionamiento cognitivo (sobre todo, tareas motoras, velocidad de procesamiento y cognición general) que los participantes que continuaron medicados, incluso después de controlar factores como la edad, el sexo, el nivel funcionamiento previo y los síntomas negativos.

Asimismo, en la evaluación final de seguimiento, el grupo de pacientes que abandonaron el uso de antipsicóticos tenían unos índices de empleabilidad significativamente más altos y un porcentaje significativamente mayor había iniciado una relación sentimental. Respecto a la sintomatología psicótica, el grupo de participantes que abandonó el consumo de antipsicóticos presentaba unas puntuaciones significativamente más bajas que el otro grupo, y más del 50% se encontraba en proceso de remisión frente al 40% del otro grupo. Cabe destacar que, según se recoge en el estudio, el 95% de los participantes que señaló haber abandonado la medicación indicó que ellos mismos habían decidido suspender el tratamiento, a pesar de las recomendaciones de sus médicos.

Si bien resulta difícil establecer la influencia de la medicación antipsicótica frente a la propia sintomatología psicótica en el funcionamiento cognitivo, esta investigación se suma al creciente conjunto de estudios que ha puesto en evidencia la presencia de serios déficits cognitivos en personas con esquizofrenia, lo que puede tener serias consecuencias para la calidad de vida y posibilidades de recuperación de los pacientes.

Fuente:

Albert, N., Randers, L., Allott, K., Jensen, H. D., Melau, M., Hjorthøj, C., Nordentoft, M. (2019). Cognitive functioning following discontinuation of antipsychotic medication. A naturalistic sub-group analysis from the OPUS II trial. Psychological Medicine, 49(7), 1138-1147.

Artículos Relacionados
¿Cuál es el estado actual de la eficacia del litio, los psicoestimulantes, los antipsicóticos y otros fármacos?
¿Nos podemos fiar de los estudios sobre eficacia de los fármacos antipsicóticos?
Un nuevo estudio cuestiona la prescripción de antipsicóticos en 1 de cada 4 niños con TDAH
Se podría reducir el consumo de psicofármacos en ancianos con demencia, según un estudio
No hay evidencia a favor del uso de antipsicóticos de segunda generación para la anorexia nerviosa
Los antipsicóticos se asocian a una mala adaptación psicosocial en jóvenes con trastorno bipolar, según un estudio
Un seguimiento a 20 años revela que los antipsicóticos no reducen los síntomas psicóticos en esquizofrenia