Ayer martes, 10 de diciembre, se celebró el Día Internacional de los Derechos Humanos, una fecha en la que se conmemora la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en 1948, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Se trata de un documento histórico que proclamó los derechos inalienables inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, lugar de nacimiento, ni ninguna otra condición. Es el documento más traducido del mundo y está disponible en más de 500 idiomas.

Tal y como ha señalado la ONU, tras un año marcado por la celebración del 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño (en noviembre de 2019), se pretende “aprovechar esa energía ya generada”, destacando el papel de liderazgo de la juventud en los movimientos colectivos como fuente de inspiración para un futuro mejor. 

Bajo el paraguas del llamamiento genérico para "Defender los Derechos Humanos", el objetivo de la ONU es celebrar el potencial de los y las jóvenes como agentes constructivos del cambio, ampliar sus voces e involucrar a una amplia gama de audiencias globales en la promoción y protección de estos derechos. La campaña, dirigida por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), está diseñada para alentar, reactivar y mostrar cómo los y las jóvenes de todo el mundo defienden los Derechos Humanos y muestran su oposición al racismo, el discurso de odio, la intimidación, la discriminación y el cambio climático, entre muchas otras temáticas.

Con motivo de este Día, la EFPA (European Federation of Psychologists' Associations-Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos), ha emitido también una nota de prensa, mediante la cual pretende alentar a todos los psicólogos y psicólogas a conmemorar este relevante aniversario, recordando el papel fundamental que juega la Psicología en la promoción y defensa de los Derechos Humanos y Sociales.

A continuación, transcribimos el comunicado de la Federación Europea:

“El martes, 10 de diciembre de 2019, se celebra el Día de los Derechos Humanos, fecha en la cual, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó, en 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos, EFPA, celebra las acciones de todos aquellos y aquellas en todo el mundo, entre ellos/as, psicólogos y psicólogas, que actúan para proteger los Derechos Humanos. También recordamos a muchas personas, jóvenes y mayores, que sufren violaciones de estos Derechos y están privadas de sus derechos fundamentales. A continuación, se presentan algunos ejemplos, donde la Psicología desempeña un papel esencial en la promoción y protección de los Derechos Humanos:

1. El impacto de la emergencia climática y medioambiental se desarrolla de una manera que lleva a que, aquellos y aquellas que menos han contribuido al cambio climático, son los más afectados; esto es, la injusticia climática.

La Cumbre internacional sobre Psicología y Salud Global: un líder en acción climática, celebrada entre los días 14 y 16 de noviembre de 2019 en Lisboa (Portugal), reunió a líderes en el campo de la Psicología, procedentes de unos 40 países de todo el mundo, con el fin de poner de relieve el rol fundamental de la Psicología en el abordaje del cambio climático global, específicamente, para ayudar a alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13 de las Naciones Unidas: ‘Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos’, acordando para ello, la necesidad de una acción inmediata y urgente.

2. Otro campo importante de violación de los Derechos Humanos es la negación de los derechos de las mujeres. Según lo descrito por UNICEF, 153 países tienen leyes que discriminan económicamente a las mujeres, incluidos 18 países donde los esposos pueden impedir legalmente que sus esposas trabajen.

En promedio, a las mujeres se les paga un 24% menos que a los hombres por un trabajo comparable, en todas las regiones y sectores. Casi dos tercios de los 781 millones de adultos analfabetos del mundo son mujeres, una proporción que no ha cambiado durante dos décadas. A nivel mundial, 1 de cada 3 mujeres y niñas experimentarán violencia o abuso en su vida. Los psicólogos se encargan de las evaluaciones y las intervenciones para valorar y empoderar a las mujeres para una participación equitativa y una mejor autoestima. Al mismo tiempo, desarrollan programas de diversidad, con el fin de que las condiciones de trabajo sean más adecuadas para los grupos minoritarios, entre los que se encuentran las mujeres.

3. Un tercio de los refugiados que llegan a Europa son niños y niñas y, en todo el mundo, muchos/as crecen en campamentos de refugiados, a menudo sin el amor y el cuidado de sus padres. Según la evidencia científica y el conocimiento ampliamente aceptado, los niños y las niñas necesitados/as y traumatizados/as dependen del cuidador/de la cuidadora para regular los estados y las emociones, para sentirse seguros/as y desarrollarse de manera sólida. La separación del cuidador/de la cuidadora en tiempos de guerra, así como los peligros y el estrés prolongado, probablemente inducirán más daño al niño y a la niña, crearán otra pérdida y profundizarán los traumas ya infligidos. Para los niños y las niñas en estas circunstancias, es esencial un buen apoyo psicológico y social.

Un ejemplo maravilloso de cómo se puede ayudar a los y las menores en tales situaciones, es la Fundación Fairstart, fundada por el psicólogo Niels Peter Rygaard. El propósito de Fairstart es apoyar a los/as cuidadores/as mediante el uso de programas innovadores de formación, de bajo coste basados ​​en la evidencia, que utilizan Internet para los sistemas de atención locales. Esta iniciativa ha sido traducida a muchos idiomas y se ha implementado en muchos países de todo el mundo, lo que marca la diferencia en las vidas de los niños y las niñas.

Todas estas amenazas a los Derechos Humanos y muchas otras deben acometerse. Hacemos un llamamiento a todos los psicólogos y todas las psicólogas, para que contribuyan a mejorar la situación de las personas que se encuentran en situaciones desfavorecidas. Para promover y proteger los Derechos Humanos, los psicólogos y las psicólogas deben comprometerse aún más con estos Derechos y aprender sobre cómo, dónde y cuándo están en juego los derechos fundamentales."

Fuente: EFPA 

Artículos Relacionados
Día Universal del niño: La Psicología debe pasar a la acción-Comunicado de la EFPA
Reducir las prácticas coercitivas en salud mental y establecer un modelo que respete los derechos humanos
El cuidado de la salud mental debe tener en cuenta los Derechos Humanos, según un informe
Acciones desde la Psicología para hacer frente al cambio climático y mitigar su impacto
La Psicología, clave para frenar la emergencia climática
La Psicología se moviliza contra el cambio climático