El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el Anteproyecto de Ley de la futura Ley de Identidad Sexual, que permitirá a los transexuales poder modificar los datos referentes a la adscripción al sexo biológico de nacimiento.

Esta ley, que tendrá carácter retroactivo, permitirá cambiar los datos en el Registro Civil de aquellas personas que hayan podido acreditar, mediante informe médico o psicológico colegiado, el diagnóstico de "disforia de género", así como haber estado recibiendo tratamiento médico para acomodar su físico biológico a su identidad genérica, al menos, durante dos años.

 

En la exposición de los motivos argumentados en el Proyecto de Ley se alude a que la transexualidad, entendida como un cambio de identidad de género, ha sido ampliamente estudiada por la medicina y la psicología, y que se trata de una realidad social que requiere de "una respuesta legal para garantizar el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad de las personas, cuya identidad de género no corresponde con el sexo con el que inicialmente fueron inscritas en el Registro Civil".

En este sentido, el papel de la psicología es de crucial importancia, tanto a la hora de ofrecer un diagnóstico necesario por ley, para proceder a este cambio de registro, como a la hora de ofrecer el tratamiento psicológico oportuno que, en cada caso, pudiera ser necesario en el tratamiento de cambio de sexo biológico de la persona con una identidad genérica diferente al mismo.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, como Alemania, el Anteproyecto recoge que para proceder a la rectificación registral de la mención del sexo, no es necesario que la persona se haya sometido a la intervención quirúrgica de reasignación sexual.

Con la futura puesta en marcha de esta ley, España se sumará a países como Suecia, Holanda y Alemania, que ya han dado cobertura jurídica a la necesidad del transexual diagnosticado de proceder a la modificación de la asignación de sexo biológico, el cual supone una contradicción con su verdadera identidad sexual. 

 

La aprobación de este proyecto ha sido celebrada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trasnsexuales y Bisexuales (FELGT), tal y como recogen en su web, al tratarse de una cuestión de justicia social e histórica para con este colectivo. No obstante, recuerdan que sigue pendiente que el Gobierno incluya en las prestaciones sanitarias todo el tratamiento necesario para la reasignación sexual que requieren estas personas.

Artículos Relacionados
GÉNERO Y BIENESTAR
IMPLICACIONES DEL FEMINISMO PARA LA IDENTIDAD SOCIAL DE LAS MUJERES