La Psicología es crucial para reducir la propagación del Covid-19, al ayudar a comprender y cambiar el comportamiento y anticipar las respuestas de las personas a los cambios en las políticas y directrices. El comportamiento es clave para prevenir la infección y mejorar los resultados.

Para optimizar las políticas y la comunicación, los psicólogos recomiendan:

1. Minimizar el "yo" y enfatizar el "nosotros". Crear un punto de vista colectivo, utilizando mensajes que resalten cómo podemos cuidarnos unos a otros, en lugar de cómo puede cuidarse una persona a sí misma.

2. Los mensajes emitidos deben proceder de fuentes creíbles, en términos relacionados con el público al que están dirigido. La sociedad necesita confiar en políticas, estrategias, información y orientación. Quien transmite el mensaje debe considerarse creíble y la información ofrecida debe ser relevante y asequible.

Foto: Pixabay Fuente: pexels Fecha descarga: 27/02/2020

3. Crear preocupación, pero no miedo. La investigación de otras pandemias, como la gripe porcina (H1N1), muestra que la baja asimilación de comportamientos protectores -como el lavado de manos y el distanciamiento social-, se vinculaba a una falta de preocupación pública. Es importante generar una sensación de preocupación para motivar la aceptación de estos comportamientos, pero es fundamental tener en cuenta los niveles elevados de ansiedad, ya que pueden generar miedo y una respuesta de "lucha o huida". El miedo puede conducir a conductas de negación y evitación.

4. Identificar qué factores influyen en cada comportamiento preventivo y asegurarse de que las políticas, mensajes e intervenciones se dirijan a todos los impulsores relevantes. Los factores conductuales están vinculados con la capacidad de llevar a cabo los comportamientos (por ejemplo, conocimiento/habilidad), la oportunidad de realizarlos (por ejemplo, normas sociales/recursos físicos) y la motivación para ello (por ejemplo, deseo/emoción/hábito). Todos deben estar presentes para que ocurra el comportamiento.

5. Especificar claramente los comportamientos y su eficacia. Los mensajes deben dar consejos e instrucciones sobre acciones de conducta claras y sus resultados relacionados. Es esencial utilizar un lenguaje apropiado para evitar confusiones y consecuencias no deseadas. A este respecto, la BPS se alinea con la petición de la Organización Mundial de la Salud para utilizar el término “distanciamiento físico”, en lugar de “distanciamiento social”, para no desalentar la interacción social vital. Cuando los mensajes oficiales deban cambiar con el tiempo, es necesario proporcionar una justificación clara y un conjunto de acciones.

6. Evitar consecuencias negativas no deseadas. Las políticas, la información y los mensajes pueden tener consecuencias psicológicas, sociales y conductuales no deseadas (por ejemplo, aumento de la ansiedad, ampliación de la privación social, aislamiento social). Es importante conocer al público al que se dirige la información para evitar la desigualdad.

7. Crear canales claros de acceso para la alfabetización en salud. Cuando la ansiedad aumenta, el procesamiento cognitivo puede ser desafiado. La información y los mensajes procedentes de múltiples canales pueden ser abrumadores y, por lo tanto, más difíciles de procesar. Es esencial brindar información mediante una comunicación clara, a través de canales accesibles, verosímiles y fiables.

8. Basarse en la evidencia psicológica y en los estudios sobre comportamiento para apoyar la respuesta al Covid-19. Los líderes internacionales en Psicología ya están asesorando a los gobiernos sobre el manejo y la contención del virus utilizando estrategias de comportamiento.

9. Hacer una promesa de trabajar juntos, a través de un enfoque multidisciplinar. #COMBATCOVID19TOGETHER

Se puede acceder al documento desde la página Web de la BPS o bien directamente a través del siguiente enlace:

Behavioural science and disease prevention: Psychological guidance

Artículos Relacionados
Consideraciones psicológicas y sociales y sobre salud mental de la OMS durante la pandemia provocada por el COVID-19
Es necesario tener en cuenta a las personas con discapacidades psicológicas y sociales, ahora y después del COVID-19, según Mental Health Europe
La trascendencia de atender adecuadamente a las personas con problemas de salud mental durante la pandemia del COVID-19
Decálogo de Recomendaciones para profesionales del ámbito sanitario para un afrontamiento psicológico eficaz ante el malestar generado por el brote de Coronavirus-Covid 19
Recomendaciones sencillas para afrontar la cuarentena