Georgina Guilera1, Óscar Pino2, Maite Barrios1, Emilio Rojo3, Eduard Vieta4 y Juana Gómez-Benito1

1University of Barcelona

2Granollers General Hospital - Benito Menni CASM (Barcelona)

3Sisters Hospitallers

4CIBERSAM

Con el fin de poder establecer un marco de evaluación biopsicosocial de la funcionalidad y discapacidad a nivel mundial y multidisciplinar, la Organización Mundial de la Salud desarrolló en 2001 el sistema de Clasificación Internacional de la Funcionalidad, de la Discapacidad y de la Salud (CIF). Desde entonces, la CIF se ha convertido en un estándar internacionalmente aceptado para describir y evaluar el funcionamiento en cualquier condición de salud a disposición de todos los profesionales de la salud.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Josh Hild Fecha descarga: 25/05/2020

En concreto, la CIF, partiendo del modelo biopsicosocial, se estructura en dos partes: por un lado, la clasificación de los aspectos referentes al Funcionamiento y discapacidad y por otro, la clasificación de aquellos aspectos relacionados con los Factores contextuales. A la vez, cada una de estas partes se divide en varios componentes (ver Figura 1). Dentro del Funcionamiento y discapacidad cabe distinguir entre Funciones corporales (p. ej., funciones mentales), Estructuras corporales (p. ej., estructuras del sistema nervioso), y Actividades y participación (p. ej., actividades relacionadas con la higiene personal o el cuidado de la propia salud). Mientras que dentro de los factores contextuales se diferencia entre Factores ambientales (p. ej., el apoyo que reciben las personas por parte de familiares o profesionales de la salud) y Factores personales (p. ej., el género de los individuos o su estilo de vida).

Figura 1. Modelo biopsicosocial del funcionamento y la discapacidad.

No obstante, la CIF cuenta con más de 1400 categorías para describir el funcionamiento, lo cual limita su uso en la práctica clínica. Por ello, en las dos últimas décadas se han desarrollado Conjuntos Básicos (CB) de categorías CIF (CIF-CB) para condiciones específicas de salud. Estos CIF-CB son una selección de las categorías más relevantes de la CIF que permiten describir el funcionamiento en una condición de salud determinada. De hecho, para cada condición de salud en la que se ha desarrollado un CIF-CB, existe una versión completa y una versión breve. La diferencia entre las dos versiones radica en que la versión completa permite realizar una descripción exhaustiva del funcionamiento, mientras que la versión breve sólo contiene aquellas categorías fundamentales que sirven de estándar mínimo para describir el funcionamiento de la persona que presenta una condición de salud específica.

En el campo de la salud mental, recientemente se han desarrollado CIF-CB para el trastorno bipolar, la depresión y la esquizofrenia. En nuestro estudio, hemos analizado los puntos comunes de los CIF-CB para estos tres trastornos con el fin de identificar las categorías comunes y desarrollar un nuevo CIF-CB para los trastornos mentales graves.

El examen de las categorías comunes de los CIF-CB de las tres condiciones de salud mental reveló un conjunto de 34 categorías comunes (10 para el componente de Funciones corporales, 14 para el componente de Actividades y participación y 10 para el de Factores ambientales). Estas categorías forman la propuesta del CIF-CB completo para trastornos mentales graves. Un total de 11 categorías fueron comunes a los CIF-CB breves formando el CIF-CB breve para trastornos mentales graves (3 para el componente de Funciones corporales, 6 para el componente de Actividades y participación y 2 para el de Factores ambientales). La Tabla 1 muestra las categorías concretas que forman el CIF-CB completo y breve para trastornos mentales graves.

Tabla 1. Categorías diagnósticas que forman el CIF-CB completo y breve para trastornos mentales graves. Nota: Las categorías identificadas con (B) son las que forman el CIF-CB breve

Una vez propuesto el CIF-CB completo y breve para trastornos mentales graves, el equipo se plantea como reto futuro operativizar estas categorías a ítems para desarrollar un instrumento estandarizado que permita la evaluación del funcionamiento de los trastornos mentales graves en la práctica clínica, en un contexto tanto nacional como internacional y multidisciplinar. En estos momentos se cuenta con una versión preliminar del cuestionario pendiente de ser validada próximamente. Para poder completar este objetivo, se hace un llamamiento a que la comunidad científica y clínica interesada en colaborar en este nuevo proyecto contacte con el grupo de investigación responsable (icf.schizophrenia@ub.edu).

El artículo completo puede encontrarse en la revista Psicothema:

Guilera, G., Pino, O., Barrios, M., Rojo, E., Vieta, E., Gómez-Benito, J. (2020). Towards an ICF Core Set for functioning assessment in severe mental disorders: Commonalities across bipolar disorder, depression and schizophrenia. Psicothema, 32(1), 7-14. doi: 10.7334/psicothema2019.186.

Georgina Guilera es Doctora en Psicología por la Universidad de Barcelona. Su investigación se centra en la calidad métrica de los instrumentos de medida psicológica desde un punto de vista tanto metodológico como aplicado. La salud mental es el campo de aplicación en el que ha trabajado los últimos años, concretamente en el trastorno mental severo. Es autora de diversos artículos científicos publicados en revistas de reconocido prestigio internacional.

Oscar Pino López es coordinador del CSMA y del CAS de Benito Menni CASM de l´Hospitalet del Llobregat. Profesor asociado médico de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona. Vocal Comisionado por las Universidades e Investigación del COPC. Miembro del Comité Asesor del Plan Director de Salud Mental y Adicciones de la Generalitat de Catalunya.

Maite Barrios es Doctora en Psicología por la Universidad de Barcelona y profesora agregada de la Facultad de Psicología de esta misma universidad. Su actividad investigadora se centra en el diseño y adaptación de instrumentos de medida, la psicometría, así como la aplicación de metodologías cuantitativas y cualitativas en diferentes ámbitos aplicados.

Emilio Rojo Rodes es Doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona, máster en gestión sanitaria por la UIC. Director médico de Benito Menni CASM, es experto en la gestión de Servicios sanitarios y en la clasificación de trastornos mentales y en el uso de catálogos asociados.

Eduard Vieta Pascual es Catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Barcelona, Jefe de Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínico de Barcelona, Jefe de Grupo de Investigación del Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y Director Científico del Centro de Investigación Biomédica en red de Salud Mental (CIBERSAM).

Juana Gómez-Benito es Catedrática de Psicometría de la Universidad de Barcelona. Sus intereses están focalizados en la elaboración, validación y adaptación de tests, así como en la investigación transcultural. Ha desarrollado estrategias para optimizar la validez de las mediciones y su aplicación al ámbito de la salud, particularmente en el estudio del funcionamiento desde la perspectiva psicobiosocial de la Organización Mundial de la Salud.

Artículos Relacionados
El papel del psicólogo en la atención a personas con trastorno mental grave y duradero - Entrevista a Abelardo Rodríguez
Vivir con una persona con trastorno límite de la personalidad. Una guía clínica para familiares y allegados
Nueva Web de información a mujeres con problemas de salud mental
Noruega abre el primer hospital psiquiátrico que ofrece tratamiento sin fármacos
Cómo reconocer un posible trastorno bipolar, según la APA
Los psiquiatras debaten la importancia de la terapia cognitivo-conductual en pacientes con trastorno mental grave
Guía para la integración laboral de las personas con trastorno mental grave