Según el informe presentado recientemente por el Grupo de Política de Salud Mental del Centro de Actuaciones Económicas de la Escuela de Economía de Londres (The Centre for Economic Performance’s Mental Health Policy Group, London School of Economics), la terapia psicológica debería ofertarse a todas las personas que presentan depresión y ansiedad, dado que es efectiva y preferible frente a la prescripción de medicación. Según se explica en el informe, a corto plazo, la terapia psicológica es tan eficaz como la medicación, y ambas son preferibles al no tratamiento; sin embargo, a largo plazo, es la terapia psicológica la que muestra efectos más duraderos.

El informe, conocido como informe sobre depresión (The Depression Report – A new deal for Depression and Anxiety Disrorders), ha sido elaborado por un prestigioso grupo de investigación en salud mental, que incluye colaboradores pertenecientes a algunas de las más conocidas asociaciones y organizaciones relacionadas con la salud del Reino Unido. En el mismo se denuncia la situación a la que se enfrentan las personas que sufren depresión, ansiedad y/o esquizofrenia, ante la dificultad, e incluso imposibilidad, de recibir terapia psicológica desde los dispositivos habituales de salud (mental y física) en el Reino Unido.

Tal y como indican los resultados de la investigación, sólo una de cada cuatro personas con depresión recibe algún tipo de tratamiento y, con frecuencia, éste consiste en la prescripción de medicación. Los datos contrastan, sin embargo, con las recomendaciones y directrices propuestas por el Instituto Nacional para la Excelencia Clínica (National Institute for Clinical Excellence), que asesora al Ejecutivo británico en materia de sanidad, y que considera, basándose en la evidencia existente al respecto, que la terapia psicológica es más eficaz que la medicación y que debería estar disponible para todos los pacientes que puedan solicitarla.

El informe continúa aclarando que el 40% de incapacidades (físicas y mentales) tiene su origen en algún trastorno mental. Así mismo, refleja que el 40% de las personas que perciben algún tipo de ayuda económica por incapacidad, lo hacen por la presencia de algún trastorno mental, que es, además, un factor secundario en al menos el 10% de incapacidades de otro tipo.

En la investigación se indica, además, que el 16,5% de la población en el Reino Unido presenta depresión, trastornos de ansiedad y/o esquizofrenia y que, de acuerdo con la Encuesta de Morbilidad Psiquiátrica (Psychiatric Morbidity Survey, 2000), cerca de seis millones de personas cumplen criterios para los diagnósticos de trastornos de ansiedad, depresión o un trastorno mixto, lo que representa una sexta parte de la población adulta.

 

A pesar de estas cifras, la mayoría de los casos terminan por no recibir tratamiento. De hecho, únicamente una cuarta parte de las personas diagnosticadas en la Encuesta de Morbilidad Psiquiátrica se encontraban en tratamiento en el momento de ser encuestados. De aquéllos que sí estaban en tratamiento, en la mayoría de los casos éste consistía en tomar algún tipo de medicación, prescrita por el médico general, a pesar de que casi todos refirieron que preferirían recibir terapia psicológica.

Las razones por las que la terapia psicológica no está disponible, indica el informe, son múltiples, y esta falta de acceso a los tratamientos psicológicos es la que explica, además, porqué la mayoría de los casos de trastornos mentales terminan por no ser tratados. Si bien una primera razón reside en el hecho de que las terapias psicológicas eficaces se han desarrollado más recientemente que la medicación, también lo es que existen otras razones relacionadas con la organización de los propios sistemas de salud, como lo demuestra el que mientras la depresión y la ansiedad explican un tercio de todas las discapacidades, en el Reino Unido sólo se destina a la partida de estos trastornos un 2% del presupuesto anual.

Los costes económicos que supone al Gobierno británico la falta de tratamiento de estos trastornos son alarmantes, pues implican la pérdida de 12.000 millones de libras al año (unos 17.500 millones de euros), relacionadas con la inactividad de las personas que se encuentran de baja y/o el pago de pensiones por incapacidad; mientras poner en marcha los dispositivos de terapia adecuados, supondría únicamente un coste de 0.6 millones de libras (unos 900 millones de euros). En resumen, el dinero que el Gobierno británico pierde por la falta de tratamiento de estos trastornos, supera con creces la inversión que tendría que hacer para crear los servicios necesarios.

 

Dado que en el momento actual, la lista de espera para acceder al servicios de tratamiento psicológico, en los casos en que este servicio existe, supera los nueve meses, el informe propone que desde el Sistema Nacional de Salud Británico se diseñe y ponga en marcha un servicio de terapia de alta calidad donde los médicos generales, terapeutas ocupacionales, etc. puedan derivar a los pacientes.

El informe recomienda la incorporación, en el plazo más corto posible, de 5.000 psicólogos clínicos al Sistema Nacional de Salud (NHS) británico, y la formación de otros 5.000 co-terapeutas (enfermeras, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, etc.) que puedan colaborar en este tipo de intervenciones.

El informe presentado en el Reino Unido, se halla en consonancia con las solicitud que el Consejo de Colegios Oficiales de Psicólogos ha venido realizando en España en los últimos años, en relación a la incorporación de mayor número de psicólogos en el Sistema Nacional de Salud español. Recientemente se ha puesto en marcha una iniciativa por la que se está promoviendo un manifiesto en defensa de la atención psicológica en el Sistema Nacional de Salud, para reivindicar una atención psicológica suficiente y de calidad en el mismo.

Tal y como declara el manifiesto, a pesar de que son numerosas las situaciones que evidencian la necesidad de intervención de los profesionales de la Psicología para mejorar el bienestar y la salud de diferentes colectivos en gran diversidad de situaciones, el número de psicólogos dentro en nuestro sistema de salud es muy escaso en el nivel de atención especializada y prácticamente inexistente en el nivel de atención primaria.

Es por ésta, entre otras razones, que la promoción y defensa de la incorporación de psicólogos se ha convertido en un objetivo prioritario para el colectivo.

Ver informe completo (inglés)

Ver manifiesto  

Artículos Relacionados
PREVALENCIA DE LOS TRASTORNOS MENTALES Y FACTORES ASOCIADOS: RESULTADOS DEL ESTUDIO ESEMED-ESPAÑA
EL PVPS EVIDENCIA LA FALTA DE PROFESIONALES SANITARIOS DESTINADOS A LA ATENCIÓN EN SALUD MENTAL INFANTIL EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE VALENCIA
EL 25% DE CONSULTAS DE ATENCIÓN PRIMARIA EN GALICIA PRESENTA TRASTORNOS MENTALES Y DEL COMPORTAMIENTO
DEFENSOR DEL PACIENTE (ADEPA) - MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD
NUEVAS ENTIDADES FIRMAN EL MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD
MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD
EL CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE PSICÓLOGOS PROMUEVE UN MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD