Ya se encuentra disponible en la red la página web del Programa de Prevención de Psicosis (P3), una original iniciativa que viene a complementar e informar sobre el programa de detección y atención temprana en trastornos psicóticos que se viene desarrollando desde el año 2000 en la Unidad de Salud Mental del área sanitaria de Torrelavega-Reinosa, en Cantabria.

 

En ella se puede obtener de manera clara y sencilla información que permita al lector tener unas nociones básicas sobre qué es la psicosis, sus principales formas clínicas y la sintomatología más habitual en las primeras fases de la enfermedad, al mismo tiempo que se le ofrecen unas pautas a seguir para facilitarle el acceso, tanto a la información como a los dispositivos de atención específicos.

Esta web se inscribe dentro de un proyecto mayor de prevención de la Psicosis, resultado de la colaboración entre el Servicio Cántabro de Salud, a través del Hospital Sierrallana de Torrelavega, y la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo, apoyados económicamente por los Ministerios de Ciencia y Tecnología y de Educación y Ciencia, dentro de las convocatorias del Plan Nacional I+D+I.

Este programa, cuyo objetivo central es la detección y tratamiento tempranos de jóvenes con riesgo de desarrollar patología psicótica en una población de unos 160.000 habitantes, es pionero en el ámbito nacional y cuenta con la peculiaridad de que se implementa dentro del Sistema Público de Salud, a diferencia de lo que ocurre en otros países donde ya existen programas de similares características como Canadá, Australia o Nueva Zelanda.

Tal y como se recoge en su página web, desde el Programa P3 se plantean tres propósitos básicos, tomando como referencia las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional de Psicosis Temprana (IEPA):

1.- Desarrollar una estrategia local de detección y evaluación temprana de las personas de riesgo, desde los centros de atención primaria y servicios locales de salud mental.

2.- Aplicar un programa de tratamiento, adaptado a un sistema público de salud, que incluye terapia cognitivo-conductual y, eventualmente, farmacológica a bajas dosis.

3.- Hacer un seguimiento de las personas tratadas, para someter a prueba la eficacia del programa de detección e intervención clínica.

Este nuevo recurso de Internet está dirigido a la población general, a los profesionales de la salud mental, así como, de manera muy especialmente, a aquellas personas que puedan estar pasando por experiencias psicóticas o que puedan apuntar al riesgo de acabar desarrollando la enfermedad.