Lo más probable es que, tras el diagnóstico de diabetes, se produzca una crisis, ya que la enfermedad de uno de los miembros de la familia generará una modificación del sistema familiar que afectará a todos sus miembros.

La actitud de la familia y de las personas que rodean a la persona con diabetes a partir de este momento es crucial para el establecimiento de pautas saludables en el manejo adecuado de la diabetes.

Así lo indica la primera guía de acompañamiento emocional para las familias de niños y adolescentes con diabetes, una herramienta de consulta para familias con niños y adolescentes que viven con la diabetes elaborada por dos psicólogos expertos en diabetes y miembros de la Sociedad Española de Diabetes.

Esta guía es fruto del Proyecto Diguan (un proyecto de intervención emocional desarrollado por psicólogos expertos en la materia con el objetivo de prevenir y manejar adecuadamente las emociones negativas que pueden surgir en los adolescentes con diabetes tipo 1, desde el diagnóstico y durante la enfermedad), y su objetivo es facilitar pautas y recursos a nivel emocional para gestionar las propias emociones de la familia y así poder ayudar a los hijos de la mejor forma posible.

Tal y como señalan sus autores, el proceso de cronicidad en niños y niñas afecta emocionalmente a toda la familia. Asimismo, el diagnóstico suele suponer un evento traumático para los padres, manifestado con enojo, culpa y preocupaciones.

Foto: Guía acompañamiento emocional para las familias de niños y adolescentes con diabetes Fuente: Asociación Diabetes Madrid Fecha descarga: 29/07/2020

Por otro lado, es posible que el o la menor no pueda asumir la total responsabilidad del tratamiento o que no lo atiende, por lo que la implicación de los progenitores es clave.

Dado lo anterior, a lo largo de sus páginas, la guía se estructura en diversos apartados en los que se abordan distintos aspectos, tales como los diferentes modelos de reacción familiar ante el diagnóstico, las consideraciones para contribuir de forma positiva a que un hijo o una hija lleve de la mejor manera posible la diabetes (por ejemplo, implicarse activamente en el tratamiento, ser paciente, facilitar la comunicación emocional del niño, etc.), aspectos que los padres deben tener en cuenta consigo mismos para seguir manteniéndose bien, diferentes maneras de interpretar la patología y de comportarse ante ella en función de la edad de los niños y las niñas, pautas para que las familias puedan ayudarles, cómo comunicar que un hijo o una hija tiene diabetes y cómo abordar el tema desde el aula (en función de cada curso escolar).

El documento finaliza recogiendo las distintas experiencias de los talleres de salud emocional en las colonias de jóvenes con diabetes.

Se puede acceder al documento desde la biblioteca de la Asociación Diabetes Madrid o bien directamente a través del siguiente enlace:

Guía de acompañamiento emocional para las familias de niños y adolescentes con Diabetes

Artículos Relacionados
Los adolescentes con diabetes presentan un mayor riesgo de problemas de salud mental, según un estudio
Nueva guía para niños, niñas y adolescentes con diabetes y sus familiares
Manual para hablar en el aula sobre los problemas de salud mental
El apoyo psicológico es fundamental en el tratamiento de la diabetes, nueva campaña de la Asociación Diabéticos de Madrid
La diabetes de mi hijo: Manual de apoyo psicológico para padres de niños y adolescentes con diabetes tipo 1