Francisco Xavier Méndez Carrillo

Editorial: Pirámide

201 páginas

Los niños experimentan diferentes miedos a lo largo de su desarrollo. Los ruidos fuertes, las personas extrañas, la soledad, animales como arañas, ratones, perros o serpientes, seres encantadores como brujas, fantasmas o extraterrestres, las inyecciones o los dentistas representan una muestra de temores comunes en la infancia.

Los miedos evolutivos son saludables porque brindan la posibilidad de aprender a enfrentarse a situaciones difíciles y estresantes con las que ineludiblemente el niño se encontrará en su vida. Pero, alrededor del 5 por 100 de los miedos infantiles son tan intensos que constituyen una fuente de sufrimiento, interfieren en el funcionamiento diario y repercuten negativamente a nivel familiar, escolar y social. Asimismo, son tan persistentes que continúan en la adultez.

Con la lectura de esta obra los padres, profesores y personas que conviven con niños podrán saber cómo ayudarles a superar sus miedos. También es de utilidad para estudiantes y profesionales cuyo trabajo se relaciona con el mundo infantil (…)