Entrevista a Anne Marie Albano, premio Aitana 2023
16 Nov 2023

Anne Marie Albano es profesora de psicología en la Universidad de Columbia en Estados Unidos y ha dedicado toda su carrera al estudio y tratamiento de los trastornos de ansiedad en niños y adolescentes. Hace ya años desarrolló un programa de tratamiento cognitivo-conductual para adolescentes con fobia socia y varias guías de intervención para casos de rechazo escolar y depresión adolescente. Recientemente ha sido reconocida con el premio AITANA 2023 por el conjunto de sus contribuciones a la psicología clínica infantil. Con este motivo, José Pedro Espada, director del grupo de investigación AITANA ha tenido la oportunidad de realizar una entrevista a la profesora Albano y así conocer sus impresiones sobre los temas de mayor interés en el campo de la salud mental infantil.

entrevista a premio Aitana

Foto: Anne Marie Albano, premio Aitana 2023

José Pedro Espada: Felicidades en primer lugar por la concesión del Premio Aitana este año como reconocimiento a su trayectoria. Nos alegra mucho tenerla como conferenciante en el 9th International Congress of Clinical and Health Psychology in Children and Adolescents próximamente en Valencia. Dra. Albano, usted ha sido líder en el campo de estudio de los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo en niños y adolescentes. ¿Qué la inspiró a enfocarse en esta área particular de la psicología clínica?

Anne Marie Albano: Gracias, es todo un honor. Agradezco al comité que hayan pensado en mí para este reconocimiento, es algo que no esperaba. Creo que hay varias razones de mi interés inicial en los problemas de ansiedad infantil. En primer lugar, yo misma fui una niña ansiosa, así que comprendo bien la ansiedad. Tuve muchas fobias y algo de ansiedad social cuando era adolescente, aunque no al nivel que afectara realmente a mi desarrollo. Más tarde, cuando terminé mi máster, trabajé durante un tiempo con familias muy afectadas en las que existía abuso infantil y negligencia. Desde bebés hasta los 12 años. Observé y aprendí durante ese tiempo que los niños experimentaban mucha ansiedad y depresión como resultado de los problemas en su entorno.

Eso me llevó a estudiar un doctorado, porque me sentía limitada en lo que podía hacer por esos niños. Durante el doctorado tuve la oportunidad de especializarme con una beca postdoctoral con el destacado psicólogo clínico David Barlow, especialista en trastornos de ansiedad. Y resulta que él no tenía a nadie trabajando con niños. Yo tenía experiencia con niños, y empezamos a recibir llamadas. Y sucedió que vino un joven de 15 años, un adolescente. Era un joven encantador, pero estaba atrapado por su ansiedad social. No tenía vida social. No tenía amigos. Pasaba el día en la escuela, asustado, sin poder hablar con la gente y, simplemente se quedaba en su habitación la mayor parte del tiempo. Me dijo que no quería vivir debido a la ansiedad social que experimentaba.

Realmente le debo mucho a este joven, porque me marcó diciéndome que no valía la pena vivir la vida con la ansiedad que experimentaba por lo que la gente pensara de él. Y eso es realmente por lo que me sumergí en este campo de estudio y decidí convertirme en investigadora clínica y trabajar con jóvenes con trastornos de ansiedad y del estado de ánimo.

JPE: Efectivamente, el tratamiento de la ansiedad social ha sido uno de los campos en los más se ha trabajado. ¿Cómo cree que ha evolucionado durante los años la visión que tenemos de él y su aproximación clínica?

AMA: Creo que una de las cosas importantes sobre la ansiedad social es que, en primer lugar, no es simplemente una fase en la que los adolescentes están muy pendientes y centrados en sí mismos, sino que realmente es un trastorno clínico distinto a la timidez, que no es patológica. Los niños tímidos harán amigos. Harán cosas. Disfrutarán de la vida. La ansiedad social realmente les roba a los jóvenes la capacidad de elegir las cosas que quieren hacer. Les quita su libre elección y les dicta hacer cosas por miedo.

Y lo que hemos aprendido es que este trastorno es prevalente. Es el más prominente después de las fobias, que se da en la adolescencia y en la edad adulta. Y una vez que se establece, realmente desvía a las personas de sus trayectorias de desarrollo y también les vuelve bastante indefensos y limitados a largo plazo. Así que hemos aprendido que, en primer lugar, podemos tratarlo.

Pero, en segundo lugar, tenemos que tratarlo lo antes posible, y ahora podemos identificarlo incluso en niños pequeños de cuatro o cinco años. Nuestra conceptualización ha cambiado de ser una condición normativa de la adolescencia, a la idea de que realmente la ansiedad tiene sus raíces desde muy temprana edad. Y en la adolescencia es un trastorno puente hacia la depresión y el abuso de sustancias, y luego hacia la adultez. Hace que una persona quede bastante limitada. Así que hemos aprendido que tenemos que intervenir temprano. Debemos cambiar la ansiedad, pero no la personalidad del individuo. La persona debe ser quien es y reconocer de qué manera la ansiedad se interpone en su camino y de qué manera puede desenvolverse con su estilo de personalidad a pesar de la ansiedad.

JPE: Como terapeuta que dedica buena parte de su tiempo a la atención psicológica de adolescentes y familias, ¿cómo valora el estado de salud mental en los jóvenes y cuáles considera que son los nuevos desafíos que deben afrontar los adolescentes?

AMA: Esa es una pregunta que nos planteamos todo el tiempo. Y creo que realmente debemos hacer un balance porque, como adultos, nuestra infancia y adolescencia no fueron iguales a lo que los niños experimentan hoy en día. Cuando nosotros éramos niños, no teníamos redes sociales. No teníamos un bombardeo de información desde todo tipo de medios: visuales, auditivos y escritos. No teníamos noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Así que, si bien la tecnología ha traído grandes avances a nuestra sociedad, al mismo tiempo ha cambiado la trayectoria del desarrollo porque niños muy pequeños están obteniendo información que excede su capacidad de comprensión y su habilidad para lidiar con la realidad y entenderla sin caer en el pensamiento catastrófico.

También están recibiendo información que podría ser mal utilizada y estar dirigida hacia hacerles daño. Por ejemplo, el acoso escolar con adolescentes está en un nivel tan alto ahora que los niños, especialmente los más vulnerables, pueden sufrir acoso a un nivel que les causa gran angustia e incluso suicidio. Así que debemos estar atentos.

Y otra cuestión es, y no sé cómo será en España, que en Estados Unidos desde hace 25 años los niños están sometidos a una gran presión para saber qué quieren hacer cuando sean adultos. Y quieren decidirlo con 12 años. Yo no sabía lo que quería hacer con mi vida a esa edad. Solo quería jugar con mis amigos. Los niños ahora están tratando de averiguar a qué universidad van a ir, qué serán cuando crezcan y cuánto dinero tienen que ganar para sobrevivir. Eso también ha cambiado la naturaleza de esta orientación hacia el logro.

Y, finalmente, lo que nos preocupaba cuando éramos adolescentes. Nos preocupábamos por nuestra próxima cita y con quién estábamos saliendo. Nos preocupábamos por, ya sabes, ¿cuestiones de niños? Pero sabemos, a través de encuestas y, hablaré de esto en la conferencia, que nuestros jóvenes hoy se preocupan por el clima y el medio ambiente y si será sostenible para sus vidas largas. Se preocupan por las guerras que suceden en lugares que nunca tuvieron guerras, como en Estados Unidos.

Se preocupan por lo que les pasa a sus amigos. Una de las preocupaciones número uno es la violencia con armas, porque esa es la principal forma en que mueren actualmente los niños en los Estados Unidos, lo que es horroroso. Así que se preocupan por cosas que los adultos han hecho, y eso les está impactando a edades muy tempranas. Por lo tanto, ser adolescente hoy es muy diferente a cualquier otro momento. Y se puede ver cómo genera más ansiedad que en cualquier otro momento de la historia humana, creo.

JPE: Su libro para padres: «Tú y tu hijo ansioso» ha sido un recurso valioso para muchas familias. ¿Qué mensaje intenta transmitir a los padres para manejar la ansiedad de sus hijos?

AMA: El mensaje que quiero que los padres escuchen es, en primer lugar, que no es algo de lo que avergonzarse. Si su hijo está ansioso o tiene dificultades, no importa la edad que tenga, ya sea que duerma con ellos y tenga seis años, o necesite que se sienten con él a hacer los deberes si tiene 12, o tiene miedo de salir de casa a los 14, no se deben avergonzar ni sentir estigma. La ansiedad en sí misma es normal. Y cuando se sale de la normalidad, hay formas en que podemos ayudar.

Así que quiero que los padres comprendan eso porque creo que a veces esperan demasiado tiempo. Prueban muchas cosas diferentes, pero sabemos que si podemos ayudarlos de manera sistemática a enseñarles habilidades a sus hijos y enseñarles cómo trabajar con ellos de manera que fomenten que los niños tomen el control y resuelvan problemas, eso puede mejorar la situación largo plazo.

Y también intento que los padres comprendan que sus hijos necesitan experimentar ansiedad. Lo hemos observado en la investigación nosotros y colegas de todo el mundo: los padres de niños ansiosos tienden a sobreproteger y controlar demasiado, lo que termina debilitando a los niños. En esos casos, los niños no aprenden habilidades para resolver problemas por sí solos, el manejo de sus emociones, cuando están molestos, cuando quieren relacionarse con los demás… Esas habilidades se oxidan o no se aprenden y a largo plazo es perjudicial. Así que queremos que los padres controlen su ansiedad sobre la ansiedad de sus hijos, reconozcan lo que es una lucha que no es perjudicial, sino una experiencia de aprendizaje, y que orienten a sus hijos para que resuelvan las cosas por sí mismos. Esas son las grandes, grandes ideas que tengo para los padres.

JPE: Usted ha dedicado mucho tiempo a formar a nuevos profesionales. ¿Qué consejo tiene para los jóvenes psicólogos interesados en la psicología clínica infanto-juvenil?

AMA: Creo que hay un par de cosas que son bastante pragmáticas para un psicólogo. Una de ellas la aprendí hace mucho tiempo cuando hacía mis prácticas. Todas las noches, tal vez cada dos noches, intenta leer un artículo en una revista que haya salido para mantenerte al día en el campo, pero no solo en tu área, sino también artículos de revistas en áreas que estén fuera y estén relacionadas de manera más lejana con lo que estás haciendo.

Eso te permite mantenerte actualizado, te mantiene al tanto de las cosas. Y lee el trabajo de otras personas. Lee de manera amplia. Esto es algo que siendo un psicólogo que ha pasado por la universidad y la escuela de posgrado probablemente tengas. Con suerte, tienes un amor por el aprendizaje que ha sido inspirado por tus profesores y mentores. Y esto es lo que mis mentores y yo discutíamos: no solo lo que nos estaba sucediendo a nosotros, sino lo que estábamos leyendo en la literatura.

Y luego diría otra cosa para los jóvenes. Deben mantenerse involucrados de alguna manera en problemas y actividades que estén sucediendo en su comunidad y que, aunque puedan estar relacionados con su área de trabajo, tengan como objetivo dar un servicio de ayuda a las personas con las que conviven y que tienen a su alrededor. Admiro a tanta gente que está haciendo cosas por su comunidad… ya sea reuniendo a grupos de niños para hacer jardinería, no sólo para mejorar su salud mental, sino también para construir relaciones; o para pasar tiempo en hogares de ancianos con personas mayores y haciendo actividades variadas, como karaoke. En definitiva, haz cosas en tu comunidad porque eso te mantendrá en contacto con la gente y al tanto de lo que está sucediendo fuera de nuestro campo. Quizás esto impacte en tu forma de pensar o en tu trabajo.

JPE: Finalmente, ¿hay algún proyecto en el que esté trabajando actualmente que le gustaría compartir con nosotros?

AMA: Oh, voy a compartir esto también en mi conferencia. Pero en lo que estamos trabajando, nuestro trabajo más importante, es estudiar los hitos del desarrollo desde una edad temprana hasta la adultez. Normalmente pensamos en que los niños aprenden a caminar y hablar y atarse los zapatos. Pero hay muchos, muchos hitos a lo largo del desarrollo. Y, de hecho, incluso en la vejez, hay más hitos con los que habrá que lidiar.

Así que nuestro trabajo en esta área de hitos del desarrollo y su interacción con la ansiedad es muy crítico y es algo que estamos incorporando ahora en nuestro trabajo clínico. Y, luego, el otro tema es que volvemos a la pista. La pandemia nos frenó en nuestro trabajo con realidad virtual, pero volvemos para usarla y trabajar la exposición con personas especialmente con ansiedad social. Finalmente, también estamos trabajando en cómo involucrar mejor a los adolescentes y adultos jóvenes a través de métodos de telemedicina.

JPE: Doctora Albano, muchas gracias por habernos dedicado su tiempo y felicidades nuevamente por su premio. Estamos deseando escucharle muy pronto en Valencia.

AMA: ¡Oh, gracias! Yo también deseo que llegue pronto. Ojalá pudiera subir al avión hoy, pero les veré pronto. Muchas gracias.

Noticias Relacionadas

Noticias

La desinstitucionalización de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo

Las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo con grandes necesidades de apoyo tienen más probabilidades de vivir en entornos segregados y altamente institucionalizados. Es necesario abogar por políticas públicas que apoyen el cambio global hacia la eliminación de prácticas y condiciones opresivas a las personas con discapacidad, y emprender un cambio social y normativo (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

La desinstitucionalización de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo

Las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo con grandes necesidades de apoyo tienen más probabilidades de vivir en entornos segregados y altamente institucionalizados. Es necesario abogar por políticas públicas que apoyen el cambio global hacia la eliminación de prácticas y condiciones opresivas a las personas con discapacidad, y emprender un cambio social y normativo (…)

leer más