La Psicoterapia es eficaz en el tratamiento del trastorno de ansiedad social
06 Jun 2024

La Psicoterapia es un tratamiento eficaz para el abordaje del trastorno de ansiedad social, con tamaños del efecto de moderados a grandes en todos los tipos y formatos de tratamiento.

Así lo afirma un estudio publicado en la revista Journal of Anxiety Disorders, cuyo objetivo es el de analizar la eficacia de la Psicoterapia en el tratamiento del trastorno de ansiedad social.

Tal y como lo definen sus autores, el trastorno de ansiedad social (TAS) es uno de los más comunes a lo largo de la vida, caracterizado por “un miedo o ansiedad significativos y persistentes que surgen en respuesta al posible escrutinio por parte de los demás en una o más situaciones sociales”.

Según señalan, su prevalencia a lo largo de la vida varía entre el 4 y el 15,4% en todo el mundo, con tasas más elevadas en los países de altos ingresos. Asimismo, es el trastorno de ansiedad que surge a edades más tempranas (con una media de edad comprendida entre los 10,6 y los 13 años), aunque, con frecuencia, produce síntomas duraderos, lo que indica un curso crónico.

trastorno de ansiedad social

Fuente: freepik. Foto: freepik. Fecha: 04/06/24

A pesar de su impacto negativo, las tasas de búsqueda de tratamiento y acceso al mismo son sorprendentemente bajas

Entre sus consecuencias, el TAS puede provocar un deterioro asociado con una mala salud física, altos costes sociales, deterioro del funcionamiento social y laboral y una alta comorbilidad con otros trastornos mentales. El profundo impacto negativo que conlleva en los individuos y la sociedad, “enfatiza claramente” la necesidad de tratamiento. Sin embargo, a pesar su impacto negativo, los autores de este estudio destacan que “las tasas de búsqueda y recepción de tratamiento son sorprendentemente bajas”.

En este sentido, se estima que la tasa de búsqueda de tratamiento entre las personas con trastorno de ansiedad social es baja, con demoras de 12 años entre el inicio del trastorno y el primer tratamiento. De manera similar, menos del 40% de quienes tienen un TAS reciben algún tipo de tratamiento, con tasas de tratamiento más altas en los países de ingresos altos (44,2%), en comparación con solo el 18% de los países de ingresos bajos o medianos bajos.

Si, además, se tiene en cuenta que el tratamiento de cualquier tipo puede incluir la medicina alternativa y las intervenciones realizadas fuera del marco del sistema de atención a la salud convencional, entonces “solo una de cada diez personas con trastorno de ansiedad social recibe un tratamiento adecuado”. Para los autores del estudio, estas bajas tasas de tratamiento son el resultado de las barreras y los desafíos persistentes para acceder a la atención adecuada, que se encuentran las personas con trastorno de ansiedad social.

A este respecto, las principales barreras de acceso al tratamiento destacadas por las personas con TAS son el estigma, la vergüenza y la preferencia por manejar los problemas por su cuenta. La mayor gravedad de los síntomas y ser joven en el momento del diagnóstico se asocian con una alta percepción de barreras al tratamiento.

Destaca la terapia cognitivo-conductual como la más estudiada, con diferencia, en el abordaje del trastorno de ansiedad social

Del mismo modo, los investigadores recogen una serie de barreras generales que impiden que la mayoría de la población mundial acceda al tratamiento de psicoterapia, como el coste del tratamiento y la disponibilidad limitada de profesionales cualificados. Dado el número significativo de personas que no reciben tratamiento para el trastorno de ansiedad social, consideran esencial tener en cuenta los tipos y formatos de tratamiento de psicoterapia que potencialmente podrían reducir estas barreras y ser ‘más atractivos’ para las personas.

Con relación a esto, los formatos de prestación de tratamiento, como las intervenciones de salud electrónica guiadas y autoguiadas, surgen como posibles alternativas al tratamiento presencial. Las intervenciones de salud electrónica permiten a las personas con trastorno de ansiedad social recibir Psicoterapia desde la comodidad de sus propios hogares, al tiempo que aumentan la disponibilidad del tratamiento en entornos donde faltan psicoterapeutas debidamente capacitados y cualificados.

En lo referente a los tipos de psicoterapias, el estudio destaca la terapia cognitivo-conductual (TCC) como “la más estudiada, con diferencia”, para el trastorno de ansiedad social, y que ha “allanado el camino” para el desarrollo de nuevas terapias como las terapias cognitivo-conductuales de tercera generación, entre ellas, la terapia cognitiva basada en la atención plena y la terapia de aceptación y compromiso. Igualmente, las distintas investigaciones han analizado la eficacia de otros tipos de psicoterapia para el abordaje de este trastorno, como, por ejemplo, la terapia psicodinámica o la terapia interpersonal.

En vista de todos estos avances, los autores de este estudio subrayan la trascendencia de examinar a fondo la eficacia de todas las psicoterapias disponibles, de cara a ofrecer los mejores tratamientos basados ​​en la evidencia para el trastorno de ansiedad social.

Con esta finalidad, se ha llevado a cabo este metaanálisis, cuyo objetivo es proporcionar una síntesis y una visión general, actualizada y completa del campo, con las estimaciones más sólidas de la eficacia de la psicoterapia para el tratamiento de este trastorno.

Para ello, los investigadores han seleccionado estudios de una base de datos de ensayos aleatorios (ECA) sobre psicoterapias para trastornos de ansiedad (última búsqueda actualizada en PubMed, PsycINFO, Embase y Cochrane: 1 de enero de 2024), incluyendo los ECA que comparaban la psicoterapia con un grupo control para adultos con trastorno de ansiedad social y realizando un metaanálisis de los efectos para analizar la eficacia de la Psicoterapia en comparación con el grupo control tras el tratamiento.

Se han contado, finalmente, con sesenta y seis estudios con 5.560 participantes y 98 comparaciones entre grupos de psicoterapia y control (comparando, principalmente, la eficacia de la TCC). En términos de formatos de prestación del tratamiento, se incluyen estudios con intervenciones individuales y grupales cara a cara en persona, autoayuda guiada y no guiada a distancia, y otros formatos como realidad virtual o mixta.

Los datos muestran un efecto significativo de la Psicoterapia sobre los síntomas del trastorno de ansiedad social

En línea con la literatura previa sobre este tema, los datos obtenidos muestran un efecto significativo del tratamiento con Psicoterapia sobre los síntomas del trastorno de ansiedad social. De acuerdo con los autores, los resultados de este estudio tienen varias implicaciones importantes para la práctica clínica y para los legisladores políticos. Si bien el trastorno de ansiedad social puede ser muy incapacitante, muchas personas no buscan ni reciben tratamiento. A este respecto, se observan tamaños de efecto grandes y comparables para todos los tipos de Psicoterapia y la mayoría de los formatos de administración de tratamiento, lo que sugiere que son varios los tipos y formatos de Psicoterapia que se pueden considerar como opciones de tratamiento adecuadas para el trastorno de ansiedad social. El poder disponer de varias opciones de Psicoterapia “que podrían ser más atractivas” para el tratamiento del trastorno de ansiedad social, aumentaría la aceptación del tratamiento.

Los hallazgos evidencian la importancia de aumentar la disponibilidad de Psicoterapia para el tratamiento del trastorno de ansiedad social

Según se desprende de este metanálisis, los formatos de autoayuda grupal y guiada pueden ser de utilidad para tratar a varias personas a la vez en grupo, en comparación con el tiempo que se dedica a brindar retroalimentación a una sola persona en el formato de prestación de tratamiento de autoayuda guiada. Desde una perspectiva global, los autores consideran esencial destacar que los tratamientos de autoayuda guiados pueden ser alternativas eficaces a los formatos de prestación de tratamiento presencial. Además, aunque el efecto de la autoayuda no guiada es menor que otros formatos, aún sigue siendo de moderado a grande en comparación con el grupo control. Dado que la autoayuda no guiada es el formato de tratamiento posiblemente más rentable, “puede ser una opción viable en entornos donde las instalaciones de atención de salud mental son escasas o inaccesibles debido a los altos costes”.

Si bien existen algunas limitaciones, y es necesario emprender más investigadores futuras para determinar los efectos a largo plazo, el estudio concluye señalando la eficacia de la Psicoterapia como tratamiento para el trastorno de ansiedad social, con un gran tamaño del efecto, lo que pone de relieve la importancia de ampliar y aumentar la disponibilidad de la Psicoterapia para el tratamiento del trastorno de ansiedad social.

Fuente: de Ponti, N., Matbouriahi, M., Franco, P., Harrer, M., Miguel, C., Papola, D., … & Karyotaki, E. (2024). The efficacy of psychotherapy for social anxiety disorder, a systematic review and meta-analysis. Journal of Anxiety Disorders, 102881.

Noticias Relacionadas

Noticias

¿Cómo ayudar a los niños en caso de suicidio parental?

El fallecimiento de un padre o una madre, siempre es doloroso para un/a niño/a. Y si la muerte ha sido por suicidio (especialmente, según muestran las investigaciones, el suicidio de una madre), tiene un efecto aún más doloroso y potencialmente perturbador (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

¿Cómo ayudar a los niños en caso de suicidio parental?

El fallecimiento de un padre o una madre, siempre es doloroso para un/a niño/a. Y si la muerte ha sido por suicidio (especialmente, según muestran las investigaciones, el suicidio de una madre), tiene un efecto aún más doloroso y potencialmente perturbador (…)

leer más